En la Calzada de Diez de Octubre, exactamente en el centro de comunicación de las Asambleas de Dios de La Habana, cinco muchachos organizan la programación del canal. Allí mismo tienen su set de televisión. Sin derroche de infraestructura o recursos, pero con el equipamiento que necesitan: tres cámaras, trípodes, luces y una escenografía sencilla. Al lado del set tienen una cabina donde, además de editar las producciones propias, seleccionan todos los materiales que divulgarán a través de las redes de distribución alternativas a la comunicación controlada por el Estado en Cuba.

Abraham Campos, de 34 años, es el principal artífice y creador de este proyecto. Creyente desde la adolescencia y psicólogo de profesión, ha dedicado más de una década a trabajar para la iglesia como articulista de revistas evangélicas, diseñador, músico, conductor y ahora también como director de Luz Visión.

“La idea tiene ocho años. Al inicio solo recogía las producciones internas de nuestra congregación, que distribuíamos en discos CD o DVD. En ese entonces el alcance era muy limitado, hasta hace seis meses que comenzamos a utilizar el paquete para mostrar lo que hacíamos.

“En el país la programación televisiva no admite un canal cristiano. En las emisoras radiales tampoco ha habido espacio para nosotros (excepto algún que otro mensaje por fechas señaladas) ni ha sido posible difundir a gran escala las publicaciones evangélicas. El Paquete es el único sitio que nos ha permitido llegar a los hermanos de toda Cuba.

Foto: Claudio Pelaez Sordo

“Aclaro que no tenemos un afán de proselitismo, ni de ir sumando adeptos, como algunos han dicho”, insiste Abraham. “Nuestro propósito es agrupar materiales informativos y dramatizados, siempre cristocéntricos, y compartirlos con quienes estén interesados. Ahora pensamos incorporarle una marca de agua a nuestros contenidos que diferencie lo que originalmente proponemos de lo que a veces llega a las provincias. Por el camino el Paquete se va deformando y en el interior de Cuba hemos visto promociones en la carpeta de Luz Visión que no son nuestras. Queremos evitar eso”.

Lee otros temas en el especial: Jóvenes y Religión

Quien busque esta sección encontrará una variedad de materiales tanto cubanos como internacionales: archivos de música en MP3, videoclips, libros, predicaciones; además de reportajes y testimonios sobre la labor comunitaria de las Iglesias cristianas. Entre estas propuestas también hay audiovisuales propios que producen en su set. Hasta ahora son productos de corta duración y sin altas pretensiones de realización, pero la aspiración de este grupo de jóvenes es producir más y mejores programas. “El próximo proyecto es lograr una revista variada con diferentes secciones”.

Foto: Claudio Pelaez Sordo

Luz Visión, con solo seis meses llegando a toda Cuba, ha permitido mostrar el trabajo de los realizadores independientes de la comunidad evangélica. Creadores que no tenían otro espacio de visibilidad y que ahora gracias a esta plataforma reciben muestras de aceptación.

Abraham explica que no ambicionan para ellos mismos un espacio en la televisión nacional. Dicen estar conscientes de la lejanía de esta posibilidad en Cuba. Pero sí confiesan que añoran ver su comunidad reflejada en los medios de comunicación, sin prejuicios mediante. “En los últimos tiempos grupos o minorías que eran marginados están teniendo su sitio en los medios masivos, como un ejemplo de tolerancia, de inclusión.  Entonces, ¿por qué no hay espacio para nosotros?”.

Como no lo hay, se lo han creado.

Foto: Claudio Pelaez Sordo