La invasión del reguetón seguro empezó por el transporte, por las guaguas, los boteros, los bicitaxis; de ahí, poco a poco, se fue colando en todos los espacios: cafeterías, discotecas, fiestas… El reguetón retador, conflictivo, vulgar, incomprendido, adorado por unos y aborrecido por otros, va en ascenso. Es, como fenómeno musical, incontrolable, y eso lo sabes. No hay forma de librarse.

Pa’ los que dicen que al reguetón le queda poco / ustedes están mal, ustedes están locos” (Gente de Zona, 2010)

Las autoridades no han podido censurarlo, no han podido evitar que se escuche aunque no se ponga en la radio o se distribuya de manera oficial; nadie, ni tú mismo, puede mantenerte alejado de él.

El reguetón ha acompañado nuestras vidas en los últimos casi 20 años. Desde Cubanito 2002 y Elvis Manuel hasta Chocolate y Negrito, Kokito & Manu Manu, mucho ha llovido.

En 2011 el Chupi Chupi fue criticado por las autoridades cubanas y eliminado de los Premios Lucas en la categoría Elección popular.

Felicidades Santa (2016), de Yomil y El Dany, originalmente contenía fragmentos de la melodía que acompaña a Santa Claus, por lo que fue censurado y retirado de YouTube por violar derechos de autor.

El video del tema Sucio (2018), del Chacal, desató gran polémica en las redes sociales por su componente erótico sin censura. En 2011, el Chacal y Yakarta habían causado polémicas semejantes con los videoclips de Ellas son locas y La corrupción, pues en ambos había contenidos sexuales explícitos.

Entre un escándalo y otro, el reguetón se alimenta del conflicto. Necesita contradicción, por eso se la inventa y hace cómplice al público.

“Pregúntale a la gente, soy mejor que tú” (El Taiger feat. Negrito, Kokito & Manu Manu, 2018)

Después de la ruptura entre Jacob Forever y Alexander comenzó una etapa de “tiradera” entre ambos. Eso fue en 2013. Después de que Jacob arremetió contra su ex colega, Alexander junto a Randy Malcom, ex cantante de la Charanga Habanera, saca la canción Pinocho (2013) donde decía: “Pinocho tiene una lengua tan larga / que se la pisa / se la pasa comentando / y diciendo cosas que me dan risa”.

En 2009 había ocurrido algo semejante con Baby Lores e Insurrecto, ruptura que terminó con la aparición del Chacal en la escena nacional.

Por otro lado, según cuenta Lobo King Dowa, el tema Pisteo (2015) lo compuso él. Había grabado una maqueta con Wildey pero este se llevó el tema y lo cantó con Harryson. A partir de ahí comenzó una larga enemistad. Años después, King Dowa y Harryson retoman la amistad y deciden hacer una colaboración musical, La choqué (2018), durante uno de los pases temporales de la prisión que recibe King Dowa. Wildey, sin embargo, protagonizó un nuevo conflicto, al robar la  canción Chao Channel (2017) a Popy & La Moda.

También en Humorista igual que el Choco (2018) El Kamel se disculpa por llamar bufón, de cierto modo, a Chocolate. Esta canción abrió fuego entre ambos y una fuerte polémica en las redes sociales. La disputa se trataba, básicamente, de demostrar y aclarar quién de los dos era el dueño de la corona del reparterismo. Una de las canciones que dio como resultado esta polémica, fue la popular Bajanda (2018), en la que Chocolate le dice al Kamel que “se deje de gracia ya con la corona”.

“Porque hay que estar arriba de la moda, arriba de la moda” (Popy & La Moda, 2018)

Si no sabías esto es porque “estás al flay”, y eso sí entiendes lo que significa, aunque no seas un devoto del género. Frases como “estoy a la my love”, “vamos a parisear” o “ustedes son unas canchanfletas” se colaron en el habla popular de los cubanos. Casi cualquiera sabe cómo usarlas.

“No me parece”, de Yomil y El Dany, puede anunciar bronca, pelea, chusmería; “suéltame, la mía” (en sustitución de “basta ya”) y “hasta que se seque el malecón”, de Jacob Forever, se fijaron en la jerga de gran cantidad de personas que aludían a disímiles contextos.

De Guachineo (2015), considerado como la revolución del reparto, todavía se desconoce el origen etimológico de la palabra y su posible significado, pero sí está claro que bailar con la punta del pie y otros movimientos realizados por Chocolate durante el videoclip, se impusieron en muchas canciones posteriores.

El reguetón no solo ha hecho aportes al idioma (aunque la Real Academia de la Lengua no lo reconozca), sino también a la danza, con el invento de sus propios pasillos.

En 2011 William el Magnífico, en la canción Tócame la flauta, bailaba simulando que tocaba una flauta. El Micha, para la canción Con dinero y pasma’o (2010), creó su propio baile, que se usaba en la mayoría de sus canciones.

La patica en el aire (2012) del Yonki también fue un suceso: había que levantar una pierna y hacer movimientos pélvicos al mismo tiempo.

Lo mismo sucedió con Flotando (2017) de Osmani García, El Príncipe y Adonis Mc Represent; El Gusanito (2012) de William el Magnífico, Ona Ona (2016) de Harryson… Y en 2018 con El Pasillito Loco (Negrito, Kokito & Manu Manu con Tikko) y el Bum Bum Ye (Titico & Kn1 One), ¿te acuerdas?

“Déjate de mareo que tú estás pa’ un bulto de cosas” (El Kamel feat. Los Pichichi, 2018)

Seguramente te has dado cuenta de que sabes más de reguetón de lo que imaginas. Como una banda sonora que a veces interrumpe y otras acompaña, este género es parte de nuestro tiempo. De ahí la pregunta ¿qué temas han sido los más pegados en Cuba?

A continuación te dejamos una encuesta con canciones de los últimos ocho años y nos gustaría saber tu opinión.

Captura de pantalla de la encuesta.