Una nueva moda corre por las redes sociales. Seguro ya te has topado con ella o, quizá como miles de jóvenes, te has sumado a esta tendencia. Ya los perfiles que llegan nuevos a Facebook o Instagram no se llaman por su nombre y apellidos. Ahora parece todo de otro idioma, del que usan los durakos.

La escritura con caracteres especiales es, sin dudas, para los más jóvenes, una forma de destacar en las redes y de lucir singular sobre los aburridos y normales perfiles, como el mío.

Antes tenía entre mis amigos de Facebook a Sara Esther Rodríguez, pero hace una semana ella es Säritäh Bbëxhïtäh. Entre los perfiles más durakos de esta tendencia están también: Chrís ThēËmøjï Bøss, Ändrësïtôh QuïnQuïn Böss, Randolph Teäm Lüxüry, Fäbï Bæ Bløndê Fantaxy y Nânîttāhh Rîčh Ōvêr.

Estas palabras combinan el alfabeto latino con símbolos de las matemáticas y con caracteres de los alfabetos griegos, ruso y vietnamita.

En los teléfonos o tablets, para escribir cada letra se debe mantener pulsado el caracter hasta que salgan todas las opciones disponibles. ¿Cuánto tiempo tardará en escribirse un párrafo de esta manera? Detalle que no parece importarle a los seguidores de la tendencia.

A dicha moda se le unen frases trending tomadas del reguetón, que marcan el vocabulario de los adolescentes. Lo cual no es algo novedoso; el reguetón es un género que siempre ha triunfado en Cuba, y sus ocurrencias se pegan muy fácilmente a las conversaciones del día a día.

Cuando yo estaba en el pre era “to está fresa, to está rico, estás en talla, empingao”. Ahora los reguetoneros latinos y cubanos han pegao “to Gucci, to tiza, to durakos, los intocables, los royal, los bad boys y las sugar babys”, etc. Por no hablar de las Bbsitas y Bbsitos de Anuel AA y Karol G, que me salen hasta en la sopa.

Ana Beatriz Gutiérrez, estudiante del preuniversitario del Vedado “Saúl Delgado” no se identifica con esta moda: “Eso es muy repa”. Nos comenta que estos términos vienen de las canciones que ellos escuchan, como “Bajanda” de Chocolate o “Chambea” de Bad Bunny. “Estoy toa duraka es como decir que estás en la última, que estás en talla, que estas pegá”.

Pero para hacerse más singulares, estos perfiles no solo utilizan las letras especiales o las frases de reguetón en sus nombres, lo incluyen en cada espacio que Facebook les dé. En el texto de la publicación, en los hashtags, en los comentarios y hasta en las ubicaciones.

Seguro ya han visto que las “nenas” o “bebesitas to tizas”, que son “real hasta la muerte”, se encuentran “en donde tú no llegas” y sus publicaciones tienen más de 1000 “brrrrr” o likes. Si te perdiste, debes escuchar más reguetón.

Los chicos de las secundarias, los pre y los técnicos no solo imitan a los cantantes de reguetón en sus estilos de vestir y palabras, sino que toman las canciones y las ponen en sus estados de Facebook. El estilo Bad Bunny se ha extendido a todos los rincones de internet. “Todos te quieren probar, lo que no saben es que no te dejas llevar por cualquiera”, es un lugar común de dichas publicaciones. Al “conejo” se le suma el cantante de moda Anuel AA. Las canciones de estos puertorriqueños han aportado más vocabulario a los adolescentes que la Real Academia de la Lengua Española.

De las letras de los cantantes latinos también se forman los teams. Al igual que los reguetoneros hacen sus alianzas o featurings, los muchachos forman grupos en la web según sus afinidades personales. Cada grupo de muchachos pertenece a un team, y así lo resaltan en sus perfiles. Están los Durakos, los Iluminati, los TopŠtars, los Bøss, los QuïnQuïn, los Lüxüry, los Chïc Rïkürïta y todos los vocablos que suenen en las pistas de reguetón.

Para pertenecer a un equipo o grupo, los integrantes deben cumplir las reglas que ellos mismos imponen. Por ejemplo, Froilán Rodríguez de la secundaria “Abraham Lincoln” en San Miguel del Padrón, comenta que para entrar al grupo Chïc Rïkürïta hay que obtener más de 100 likes en la mayoría de las publicaciones.

A los teams se entra por invitación, personal o por mensaje de las redes sociales, como alianza para ganar más seguidores y más “brrrrr”. Entre los teams realizan videos en grupos o retos de likes, a modo de tiradera de reguetoneros. Y los ganadores de los challenges se proclaman entonces “løs grüpøs más dụrâkøs”.

Este texto fue publicado originalmente en Vistar Magazine y su autora es Daniela Oliva.