“J” es uno de los pocos hombres trabajadores domésticos en Cuba. Su condición de emigrado sin papeles en La Habana, ha complicado su permanencia en esta ciudad, hasta considerar prostituirse.