El ambiente pop surcoreano ha entrado en Cuba con tal fuerza que, cienteos y hasta miles de jóvenes, y no tan jóvenes, hacen festivales, asociaciones (no legales) y bailan las canciones del llamado K-Pop.