En un país donde la comunicación era hasta hace poco controlada única y exclusivamente por el gobierno, que unos jóvenes con un teléfono móvil y una conexión a internet se conviertan en generadores autónomos de contenidos es un cambio, es un cambio radical.

En la Cuba de poco y caro internet, decenas de adolescentes han creado ya una audiencia con sus canales de youtube. Retos, belleza, tips de los temas más insospechados, humor y sobre todo, mucho carisma, hacen que estos jóvenes se conecten con la realidad mundial de sus coetáneos, a pesar de las dificultades del país.

Producen para el Paquete Semanal y para Youtube, porque, como dicen, saben que las audiencias son diferentes y quieren llegar a tantas personas como les sea posible.

Luego de muchos videos, han comenzado a surgir alianzas entre ellos y han logrado articularse desde sus propios intereses.