El primer día de clases en septiembre es una fiesta para muchos jóvenes cubanos; y también el momento en que comprueban que los reglamentos no les dejarán lucir los peinados de moda, que no estarán todos los maestros necesarios o que no hay suficientes opciones de recreación. 

¿Cómo lo asumen? Míralo aquí.