Hola, amig@s:

En esta edición de Xel2 me gustaría reflexionar sobre “las colas”, tan de moda en estos tiempos.

Recordaba hace unos días unos dibujos animados que mostraban los años de La fiebre del oro de California a mediados del siglo XIX. En ellos, se recreaba el ambiente de delirio del momento por la búsqueda desesperada del preciado metal y había una frase recurrente: “Encontraron oro en las colinas”; lo que provocaba un gran revuelo.

Nada más parecido a nuestra realidad. Si por casualidad alguien en Cuba, en medio de un grupo de personas, anuncia que “entró” pollo en alguna tienda cercana, veremos el mismo panorama. Todos guardan un javita de nailon en algún bolsillo, nadie sabe en qué lugar ni momento puede aparecer el valioso oro desplumado.

Desde que tengo uso de razón, seguimos en la misma cola, esperando que lleguen los buenos tiempos, sin embargo, los de adelante siguen en el mismo lugar, siempre son los primeros y hacen uso del recurso “cuele” para adelantar hacia esas posiciones a quienes creen conveniente.

Ahora se anuncian masivos molotes y asoman la cabeza paliativos inventos comestibles. Será necesario aprovechar mejor el tiempo que gastamos haciendo la cola, mantener la ecuanimidad ante el mal humor de las personas bajo el sol y no dejar que nos afecten los comentarios tóxicos de los dependientes.

Nos despedimos por ahora, deseándole que puedan ser los primeros en la próxima cola,

Wimar Verdecia Fuentes.