Cómo hizo Medellín para bajar drásticamente su temperatura en tres años

El jardín vertical del Ayuntamiento. Foto: Peter Yeung

Cómo hizo Medellín para bajar drásticamente su temperatura en tres años

8 / mayo / 2024

Por Peter Yeung

Es media tarde a lo largo de la Avenida Oriental de Medellín, una carretera congestionada por el tráfico que cruza el corazón de la segunda ciudad más grande de Colombia, y Nicolas Pineda está agachado mientras los coches pasan a toda velocidad por ambos lados.

Vestido con ropa de trabajo resistente y armado con un machete, Pineda está desmalezando una franja gruesa de vegetación bordeada de árboles que corre entre los carriles. Corta un parche de arbustos muertos y marrones, y luego arranca un arbusto rebelde con forma de zig-zag junto a su pie.

“Es bien bonita”, sonríe el hombre de 54 años, evidentemente satisfecho con su trabajo. “Está muy limpia. Eso es lo que me gusta ver: una ciudad limpia y verde”.

Pineda ha ayudado a sembrar y mantener cientos de miles de árboles y plantas en toda Medellín como parte de un programa liderado por ciudadanos para combatir el calor extremo a través de una red de “corredores verdes”.

Jardineros ciudadanos en acción. Foto: Peter Yeung

Frente a un planeta que se calienta rápidamente, la Ciudad de la Eterna Primavera — apodada así gracias a su clima templado durante todo el año — ha encontrado una manera de mantener la frescura.

Anteriormente, Medellín había experimentado años de rápida expansión urbana, lo que llevó a un severo efecto de isla de calor urbana, y aumentó las temperaturas en la ciudad a niveles significativamente más altos que en las áreas suburbanas y rurales circundantes. Las carreteras y otras infraestructuras de concreto absorben y mantienen el calor del sol durante mucho más tiempo que la infraestructura verde.

“Medellín creció a expensas de los espacios verdes y la vegetación”, dice Pilar Vargas, ingeniera forestal que trabaja para el Ayuntamiento. “Construimos y construimos y construimos. No hubo mucho pensamiento sobre el impacto en el clima. Se hizo evidente que eso tenía que cambiar.”

La ingeniera forestal Pilar Vargas inspeccionando una flor. Foto: Peter Yeung

Los esfuerzos comenzaron en 2016 bajo el entonces alcalde de Medellín Federico Gutiérrez (quien, después de completar un mandato en 2019, fue reelegido a finales de 2023). La ciudad lanzó un nuevo enfoque para su desarrollo urbano, uno que se centró en las personas y las plantas.

La iniciativa de $16.3 millones llevó a la creación de 30 corredores verdes a lo largo de las carreteras y vías fluviales de la ciudad, lo que mejoró o creó más de 70 hectáreas de espacio verde, que incluye 20 kilómetros de rutas sombreadas con carriles para bicicletas y caminos peatonales.

Estos espacios llenos de plantas y árboles —que conectan todo tipo de áreas verdes como plazas, parques, jardines verticales, e incluso algunas de las siete colinas que rodean la ciudad— producen aire fresco frente al calor urbano. Los corredores también están diseñados para imitar un bosque natural con niveles de plantas bajas, medianas y altas, e incluyen plantas nativas y tropicales, bambú, pastos y palmeras.

Las temperaturas de Medellín bajaron 2 °C en los primeros tres años del programa de corredores verdes. Foto: Peter Yeung

Infraestructuras que atrapan el calor, como estaciones de metro y puentes, también se han convertido en espacios verdes como parte del proyecto, y los edificios gubernamentales han sido adornados con techos verdes y jardines verticales para combatir el calor. El primero de ellos se instaló en el Ayuntamiento de Medellín, donde casi 100,000 plantas y 12 especies cubren la superficie de 1,810 metros cuadrados.

“Es como acupuntura urbana”, dice Paula Zapata, asesora para Medellín en C40 Cities, una red global de alrededor de 100 de los principales alcaldes del mundo. “La ciudad está haciendo estas pequeñas intervenciones que juntas actúan para tener un gran impacto”.

En el lanzamiento del proyecto se agregaron 120,000 plantas y 12,500 árboles a carreteras y parques de la ciudad. Para 2021, la cifra había llegado a 2.5 millones de plantas y 880,000 árboles. Cada uno fue cuidadosamente seleccionado para maximizar su impacto.

Un jardín vertical en el Ayuntamiento de Medellín. Foto: Peter Yeung

“El equipo técnico pensó mucho en las especies utilizadas. Eligieron las endémicas que tienen un uso funcional”, explica Zapata.

Las 72 especies de plantas y árboles seleccionadas proporcionan alimento para la vida silvestre, ayudan a que la biodiversidad se expanda y combaten la contaminación del aire. Un estudio, por ejemplo, identificó a Mangifera indica como la mejor entre seis especies de plantas encontradas en Medellín para absorber la contaminación PM2.5 — materia particulada que puede causar asma, bronquitis y enfermedades cardíacas — y sobrevivir en áreas contaminadas debido a sus “mecanismos bioquímicos y biológicos”.

Y la plantación urbana continúa hasta hoy.

El trabajo de campo lo llevan a cabo 150 jardineros ciudadanos como Pineda, que provienen de entornos desfavorecidos y de minorías, con el apoyo de 15 ingenieros forestales especializados. Pineda ahora es el líder de un equipo de otros siete jardineros que atienden corredores en toda la ciudad, cambiando según las prioridades actuales.

“Medellín creció a expensas de los espacios verdes y la vegetación. Construimos y construimos y construimos. No hubo mucho pensamiento sobre el impacto en el clima. Se hizo evidente que eso tenía que cambiar”. —Pilar Vargas Foto: Peter Yeung

Una de ellas es Victoria Perez. De regreso en la Avenida Oriental, donde con jardines se han reemplazado 2.3 kilómetros de pavimentación, ella está podando un arbusto. La mujer de 40 años, como todos los otros jardineros en el proyecto de corredores verdes, recibió capacitación de expertos del Jardín Botánico Joaquín Antonio Uribe de Medellín.

“Estoy completamente a favor de los corredores”, dice Perez, quien creció en un suburbio pobre en la ciudad de 2.5 millones de personas. “Realmente mejora la calidad de vida aquí”.

Wilmar Jesus, un agricultor afrocolombiano de 48 años en su primer día de trabajo, está contento con las posibilidades del proyecto para su propio futuro. “Quiero aprender más y ser mejor”, dice. “Esto me da la oportunidad de superarme”.

Los impactos más amplios del proyecto son como un soplo de aire fresco. Las temperaturas de Medellín bajaron 2 °C en los primeros tres años del programa, y las autoridades esperan una disminución adicional de 4 a 5 °C en las próximas décadas, incluso teniendo en cuenta el cambio climático. A su vez, el Ayuntamiento dice que esto minimizará la necesidad de aire acondicionado de alto consumo energético.

Wilmar Jesus. Foto: Peter Yeung

De cara al futuro, prevenir y adaptarse a temperaturas más altas será un desafío importante y urgente para las ciudades. El número de ciudades expuestas a “temperaturas extremas” está programado para triplicarse en las próximas décadas, según C40 Cities. Para 2050, más de 970 ciudades experimentarán temperaturas máximas promedio en verano de 35 °C.

Un estudio separado estimó que en solo uno de los corredores de Medellín, el nuevo crecimiento de vegetación absorbería 160,787 kg de CO2 por año y que durante el próximo siglo, se capturarán 2,308,505 kg de CO2, aproximadamente el equivalente a sacar 500 coches de la carretera.

Además, el proyecto ha tenido un impacto significativo en la contaminación del aire. Entre 2016 y 2019, el nivel de PM2.5 disminuyó significativamente y, a su vez, la tasa de morbilidad de la ciudad por infecciones respiratorias agudas disminuyó de 159.8 a 95.3 por cada 1,000 personas.

También ha habido un aumento del 34.6 por ciento en el ciclismo en la ciudad, probablemente debido a los nuevos carriles para bicicletas construidos para el proyecto, y estudios de biodiversidad muestran que la vida silvestre está regresando — una muestra de cinco corredores verdes identificó 30 especies diferentes de mariposas.

Un mapa de los corredores verdes de Medellín. Foto: Ayuntamiento de Medellín

Otras ciudades ya están tomando nota. Bogotá y Barranquilla han adoptado planes similares, entre otras ciudades colombianas, y el año pasado São Paulo, Brasil, la ciudad más grande de América del Sur, comenzó a expandir sus corredores después de lanzarlos en 2022.

“Por supuesto, los corredores verdes podrían funcionar en muchos otros lugares”, dice Zapata.

Pero hay algunos desafíos. Los corredores en las áreas del centro de la ciudad tienen que lidiar con grandes cantidades de contaminación a medida que el tráfico se acumula. A menudo, los conductores también arrojan basura a lo largo de los corredores. Y las personas sin hogar se ven obligadas a refugiarse en esos espacios.

“Como cualquier cosa, la naturaleza requiere mantenimiento de vez en cuando”, agrega Zapata. “Necesitas asignar parte del presupuesto para esto”.

La administración anterior “no asignó suficiente dinero” para mantener los corredores adecuadamente, dice Zapata, lo que significa que algunas partes están demasiado crecidas y sucias.

Eso es un problema particularmente complicado, ya que la ciudad ahora tiene una deuda de $2.8 mil millones. Mantener los corredores verdes de la ciudad cuesta $625,000 por año, según el Ayuntamiento.

Pero ahora que está de regreso en el cargo, el alcalde Gutiérrez se ha comprometido a revitalizar el proyecto de plantación urbana. Y la experimentación con nuevas tecnologías, como pavimentos “geotextiles” que pueden absorber la lluvia y doblarse para permitir que las raíces de los árboles se extiendan, ya está en marcha.

“El plan es plantar más corredores verdes y vincularlos a aún más colinas y arroyos, y recuperar lo que ya hemos plantado”, dice Gutiérrez a Reasons to be Cheerful. “Será una Medellín más verde”.

Peter Yeung es editor colaborador en Reasons to be Cheerful. Es un periodista radicado en París, que también escribe para publicaciones como The Guardian, LA Times y BBC. Ha presentado historias desde toda Europa, Asia, África y América.

Esta historia fue publicada originalmente en Reasons to be Cheerful (EE.UU.) y se republica dentro del programa de la Red de Periodismo Humano, con el apoyo del ICFJ, Centro Internacional para Periodistas.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR375.00 CUP
+5
1 USD360.00 CUP
1 MLC300.00 CUP
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification