Este lunes 11 de noviembre más de una docena de activistas denunciaron el maltrato animal en Cuba frente al Centro de Observación Canina en La Habana – Zoonosis. Lograron salvar 12 perros y sumaron a varios vecinos de la comunidad.

La manifestación pacífica ocurrió luego de los reiterados reclamos que en las últimas semanas han aparecido en las redes sociales, a causa de las acciones de Zoonosis — organismo encargado de regular la situación de los animales callejeros en La Habana. Capturas masivas y violentas de perros y gatos por toda la capital y sacrificios antes de las 48 horas estipuladas para su reclamo, “sugirieron” la limpieza de la ciudad de cara a la visita a Cuba de los reyes de España Felipe VI y Letizia.

Mientras los animalistas dialogaban con las autoridades en el municipio La Lisa, otros cubanos convocaban a un tuitazo para respaldar la actitud de los activistas habaneros. Al mismo tiempo, en Facebook compartían las fotos que desde el sitio posteaba la joven Beatriz Batista una de las protectoras más activas.

Desde que esta joven logró la autorización para realizar una marcha por los animales en abril de este año, no ha parado de exigir a las autoridades una Ley de Protección Animal.

Activistas marchan a favor de la protección animal (+Video)

“A la media hora de estar con los carteles, llegó la policía y funcionarios del gobierno, el partido, la provincia, el municipio y del Ministerio de Salud Pública, era exactamente lo que queríamos: que nos escucharan, que nos vieran y nos tomaran en serio”, cuenta Beatriz.

Según la activista llegaron al acuerdo de trabajar en conjunto con el Gobierno y el Centro de Higiene, Epidemiología y Microbiología para dar soluciones y hacer un proyecto por el bienestar animal en Cuba.

Por su parte, la actriz Violeta Rodríguez quien también participó en la acción de rescate y denuncia en Zoonosis, expresó: “Nunca antes he tenido tantos perros en mi carro, tan cerca bajo mi responsabilidad. Es muy emocionante saber que salvas esas vidas y verlos al principio miedoso, pero luego alegres y agradecidos!”.

“Hoy, 11 de noviembre de 2019, los Protectores de Animales en Cuba volvimos a hacer historia”, posteó Beatriz Batista.

 

Protectores de animales rescatan a perros que se encontraban en la sede de Zoonosis. Foto: tomada del perfil de Facebook de Beatriz Batista.

Protectores de animales rescatan a perros que se encontraban en la sede de Zoonosis. Foto: tomada del perfil de Facebook de Beatriz Batista.

ARTE PARA SALVAR A LOS QUE NO TIENEN VOZ

El rechazo al maltrato que sufren los animales en el país ha trascendido las organizaciones animalistas. Artistas y ciudadanos en general se han reunido para “hablar por los que no tienen voz”. La principal demanda es una Ley de Protección que contribuya al bienestar de los animales.

“Zoonosis (del griego zoo, animal y gnosis, enfermedad). Se dice de cualquier enfermedad propia de los animales que incidentalmente puede comunicarse a las personas”, escribió en su muro de Facebook el fotógrafo Gabriel Guerra Bianchini. “En Cuba han logrado revertir el significado: se dice de cualquier enfermedad propia de las personas que incidentalmente destruye a los animales, la vida, la consciencia y la sensibilidad”.

Acompañó la publicación con varias fotos de su serie “Tal vez ahora puedan vernos”, en la cual muestra gatos y perros de grandes dimensiones, en espacios públicos de La Habana.

Sin embargo, pareciera que solo en las fotos se veían nítidamente los animales. En la vida real, las capturas y “sacrificios” continúan sucediendo.

Foto: Gabriel Guerra Bianchini, tomada de su perfil en Facebook.

Foto: Gabriel Guerra Bianchini, tomada de su perfil en Facebook.

EL MALTRATO ES ALGO SERIO

Autoridades del Instituto Nacional de Medicina Veterinaria aseguraron a Cubadebate que la masa canina controlada ascendía a casi dos millones y la de gatos a 500 mil en 2017. “Las estimaciones realizadas por la Dirección Nacional de Higiene y Epidemiología calculan un perro por cada diez personas. En La Habana solamente habría más de 200 mil”.

Ya sea por las celebraciones del 500 aniversario de la capital o por la visita de los Reyes de España, nada justifica las capturas masivas, violentas y abusadoras de animales que han denunciado en las redes sociales bajo la etiqueta #LeyDeProteccionAnimalYa.

Varios actores y actrices han manifestado públicamente su rechazo a los malos tratos que reciben los animales al ser capturados por Zoonosis y luego “sacrificados”.

“¿Con tantas cosas que pudieron hacerse para que la ciudad (La Habana) tuviera una mejor cara en su 500 aniversario, y lo que se les ocurre es satanizar la ciudad (léase matanza masiva de perros)?”, denunció en el humorista Ulises Toirac.

También el actor Luis Alberto García se pronunció al respecto. “¿Y por qué no le contamos a los niños cubanos que el gobierno o una parte del gobierno o personas que aseguran que son del gobierno, están recogiendo a los perritos que están en las calles y los están asesinando; que hay caballos que caen derrengados en las calles y se mean a chorros, porque les sacan con ellos el kilo a los turistas en larguísimos recorridos; que los que pelean perros se forran con las apuestas y el reguero de sangre; que hay vecinos que envenenan gatos por doquier o los meten en sacos cerrados y los echan en ríos, lagos y costas; que hubo y hay vallas de gallos ‘permitidas’?”.

Desde la imagen gráfica varios artistas visuales también pusieron su tinta en función de denunciar el maltrato animal y la necesidad urgente de una ley que los proteja.

Wimar Verdecia, coordinador del suplemento dominical humorístico Xel2, compartió en su muro varias ilustraciones de caricaturistas cubanos como Ramsés Morales, María Esther Lemus, Arassay Hilario e Irán Hernández Castillo, conocido por su serie de dibujos “Hablando con gato”.

Ilustración Irán Hernández

Ilustración Irán Hernández

Mayo Bous y Jennifer Ancizar compartieron una serie de ilustraciones llamadas Zookete, en las cuales describen cuál fuera la realidad de los seres humanos si los animales nos trataran como nosotros a ellos.

“Hoy Zookete existe como protesta, como llanto, como marcha. Es hora de hacer algo, si un poco de confianza me queda es en los amigos, en los que sé son también dolientes y por lo tanto familia. No dejemos que esto avance”, publicaron.

Cantantes como el reguetonero Yomil Hidalgo, pidieron al gobierno a través de las redes que “de tanto presupuesto que en muchos casos se malgasta en el país sería bueno que destinarán el más mínimo o que por la televisión se convoque una campaña para que el mismo cubano sea parte de brindar una simple ayuda con tal de salvarle la vida a esos inocentes animalitos”.

Iniciativas como Protección de Animales de Ciudad (PAC) y Bienestar Animal en Cuba (BIENAC) emitieron declaraciones para exigir el control de las poblaciones de animales callejeros sin causarles sufrimiento.

“Desde hace 7 años contribuimos a reducir el número de animales ambulantes, siempre a través de métodos humanos, nobles y, sobre todo, respetuosos, como lo son la adopción, la reubicación, la promoción de valores óticos, la información, la educación y el control de la natalidad”, indicó el documento publicado por PAC.

En su declaración, BIENAC exhortó a las autoridades a impulsar la aprobación de una ley de protección animal y a no permitir que estos actos criminales sean vistos como algo normal. “Vemos el negativo impacto que puede tener en los más jóvenes que crecen en medio de estos Inaceptables hechos. Necesitamos incentivar en nuestro país la sensibilidad y el amor hacia los animales”.

Ilustración: Wimar Verdecia.

Ilustración: Wimar Verdecia.

EL PODER DE INTERNET

En la plataforma de ciberactivismo Change.org la petición de un perrito callejero llamado Tobi, reúne ya más de 3 mil 180 firmas. Con menos de 24 horas de ser lanzada, la petición del can —escondido en la Isla y con miedo— sirve de excusa para exigir el fin del maltrato animal y una ley que los proteja.

También dándole voz a los animales, un post del jovencito Israel Rojas López fue de los más compartidos en los últimos días. “Yo nací en cualquier rincón/ quién sabe dónde/. Soy la imagen de un país/ que no me odia/ pero me esconde”, dice en su inicio la publicación de Facebook. Lo escribió de un tirón, según cuenta. “Ojalá hubiera sido todo una fakenews”, dice.

Otras iniciativas como un marco contra el maltrato animal también se hizo popular en Facebook. Varios cubanos actualizaron con ese “adorno” su foto de perfil. Algunos solo compartieron publicaciones ajenas, los más conocedores del asunto recomendaron soluciones como iniciar campañas de adopción, mejorar las condiciones y oportunidades de esterilización, no usar el sulfato de estricnina como dosis letal para los “sacrificios”.

El uso de la estricnina es inaceptable por las organizaciones Panamericana de la Salud y Mundial de Sanidad Animal, a las que Cuba pertenece. Ambas entidades califican este veneno para sacrificar animales como “altamente invasivo y violento”. Pero Cuba no tiene la obligación de cumplir con estas indicaciones.

Eliminar esa sustancia para sacrificar animales y usar otra que les permita “una muerte dulce”, es uno de los mayores reclamos de la comunidad animalista cubana. Una investigación de la revista Bohemia y publicada en Cubadebate indica cómo puede el país usar otros barbitúricos y evitar el sufrimiento de los animales al morir.

La también animalista Odalis Jaramillo ha hecho en su perfil de Facebook varias publicaciones al respecto. En una de ellas se le ve portando una pancarta que indica Estricnina no. La ha levantado frente al Centro de Observación Canina en La Habana donde este 11 de noviembre estuvo junto a otros animalistas. Juntos han escrito un nuevo capítulo de la lucha a favor de la protección animal en Cuba.