Con la intención de probar suerte, Carlos Milián llegó a Costa Rica y terminó enamorándose y quedándose allí. Luego, tomó la mejor receta de pizzas que conocía, y desde entonces combina la cocina tica con la cubana: una forma de mezclar la migración con el éxito.

[Esta pieza fue producida en el marco de la 3era generación de la Red LATAM de Jóvenes Periodistas de Distintas Latitudes. Se publica en elTOQUE como parte de una alianza de medios cubanos y latinoamericanos]