Los cambios planteados con la Tarea Ordenamiento –unificación monetaria y del tipo de cambio, eliminación de subsidios y reforma en los ingresos– han generado un incremento nominal considerable del presupuesto del Estado para 2021. A pesar de que las cantidades destinadas a las partidas presupuestales son mayores, estas toman en cuenta las modificaciones ocurridas en los precios, salarios e impuestos.

Por ello, si bien la Comisión Económica para América Latina y el Caribe estima un crecimiento, en torno al 3 %, de la economía del país para 2021, las elevadas cifras del presupuesto no implican un ascenso proporcional en la actividad económica. Durante el VI Periodo Ordinario de Sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional, la ministra de Finanzas y Precios, Meisi Bolaños Weiss, señalaba que el aumento «es resultado de la aplicación de las transformaciones que se llevan a cabo en la economía».

Al crear su presupuesto, el país puede estimar los fondos de los que dispondrá durante el año –procedentes de contribuciones tributarias (impuestos) y retribuciones no tributarias– y planificar cómo gastarlos. Así, para 2021, se proyectan ingresos netos por un valor de 288 mil 101 millones 600 mil pesos, según el Decreto Ley No. 137, publicado el 11 de enero en la Gaceta Oficial de la República de Cuba No. 2 Extraordinaria.

Con respecto a los gastos, estos se contemplan en 374 mil 846 millones 100 mil pesos y, al ser superiores a los ingresos, se genera un déficit de 86 mil 744 millones 500 mil pesos.

Periodismo de Barrio responde varias preguntas para comprender la asignación de recursos en el presupuesto del Estado cubano de este año.

¿Cómo se cubre el déficit generado por la diferencia entre ingresos y gastos?

El déficit es solo una parte de la deuda pública total del país, la cual asciende a 132 mil 542 millones 200 mil pesos. El resto corresponde a los pagos de deudas con vencimiento en 2021, el diferencial de la tasa de cambio de las deudas vencidas con el exterior y de las garantías soberanas activadas que son recuperables, explica el Decreto 137 en su Artículo 48.

Esta deuda total –no solo el déficit– es financiada mediante la emisión de Bonos Soberanos de la República de Cuba, que son adquiridos por el sistema bancario nacional. Tales bonos permiten solventar diferentes tipos de gastos públicos que no se logran cubrir con los ingresos y representan el compromiso del emisor (el Estado) de pagar su deuda al banco en un plazo de entre 1 y 20 años, con una tasa de interés promedio de 2.5 %, especifica el Artículo 50.

Mujeres cubanas. Foto: Sadiel Mederos.

Foto: Sadiel Mederos.

¿No es posible gastar menos?

La distribución de gastos muestra las prioridades que establece el gobierno cubano. Este año la mayor cantidad de recursos estarán destinados a la salud y la asistencia social, con 67 mil 41 millones 600 mil pesos cubanos, aproximadamente, un 18 % del gasto total. En segundo lugar, se encuentran los gastos en inversiones y transferencias de capital, con 62 mil 462 millones 700 mil pesos cubanos, que representan el 16 %; y luego la educación, con 57 mil 777 millones 700 mil pesos cubanos, el 15 % del total.

Las inversiones y transferencias de capital son aquellos gastos que se realizan en obras públicas o bienes de capital. Un 47 % (29 mil 636 millones 300 mil pesos cubanos) de la cantidad asignada a este rubro se empleará en inversiones materiales, como la infraestructura del sector hidráulico, el desarrollo de fuentes renovables de energía, el programa estatal de construcción de viviendas y otros. También, 16 mil 930 millones de pesos cubanos se designan para el capital de trabajo, de los cuales 1 800 millones serán para brindar servicios crediticios y financieros a productores del sector agropecuario, con el fin de promover el desarrollo de programas que incentiven y aceleren la producción de alimentos para la población, precisó Bolaños Weiss.

El resto de los gastos queda distribuido de la siguiente manera con respecto al total:

Tales gastos constituyen una proyección de los recursos que necesitará el país en 2021, después de tomar en cuenta el desempeño estimado de la economía por la implementación de la Tarea Ordenamiento, los medios necesarios para hacer frente a la crisis generada por la COVID-19 y las sanciones aplicadas a Cuba por la recién finalizada administración de Donald Trump, sostiene el Decreto.

Una reducción en alguna de las categorías contempladas tendría una repercusión en los recursos disponibles para ser empleados en las áreas que dependen de esta. No obstante, una cantidad de dinero designada a un ámbito específico no necesariamente implica que deba usarse en su totalidad, más bien, estas cuantías indican el máximo que puede gastarse en un apartado determinado.

Si los gastos resultan ser menores que los previstos, la Ministra de Finanzas y Precios está facultada «para autorizar una redistribución de los sobrecumplimientos de ingresos, y las inejecuciones de los gastos», siempre que se respeten los límites en los montos para tales movimientos, establecidos en el Artículo 6.1 del Decreto, y no se incremente el déficit total.

¿Cuáles son los precios y tarifas minoristas que permanecen subsidiados?

En su discurso a la Asamblea, Bolaños precisaba que se mantienen los subsidios a un grupo de productos de alto impacto y sensibilidad para la población. Dentro de estos se encuentran los alimentos para niños, las dietas a embarazadas y pacientes con enfermedades crónicas, los medicamentos necesarios para tales enfermedades, los artículos de canastilla, así como los servicios de óptica y calzado ortopédico profiláctico. Para ello se destinó una cantidad de 26 mil 262 millones 600 mil pesos cubanos.

Vendedora de una farmacia en Cuba. Foto: Sadiel Mederos.

Foto: Sadiel Mederos.

¿Para qué se usan las reservas?

Existen cuatro reservas dentro del presupuesto. La de mayor cuantía (18 000 millones de pesos cubanos) será empleada como apoyo financiero al sector empresarial. También se usarán 1 350 millones de pesos cubanos para gastos no previstos y desastres, 716 millones para la atención a la población vulnerable, y 300 millones como reserva para gastos de capital.

¿Por qué el sector empresarial necesita apoyo financiero?

Con la unificación del tipo de cambio establecida por la Tarea Ordenamiento, el peso cubano sufrió una devaluación en el sector empresarial (de 1 peso cubano por 1 dólar estadounidense a 24 pesos cubanos por 1 dólar estadounidense).

Ello encarece las operaciones y puede afectar el funcionamiento y producción de estas empresas, por lo cual se destinó una reserva que sirviera como ayuda para aquellas entidades que necesiten mitigar los impactos de la pérdida de valor del peso cubano, además de cubrir otras necesidades.

 

TAMBIÉN TE SUGERIMOS: 

FICHA ÚNICA DEL CIUDADANO PODRÍA LIMITAR DERECHOS POLÍTICOS Y CIVILES EN CUBA

ORDENAMIENTO: ES LA PRODUCCIÓN LO QUE DETERMINA, NO LOS PRECIOS

EL NUDO DE LAS FUERZAS PRODUCTIVAS EN CUBA

 

***Este texto forma parte del Servicio de Información sobre el Coronavirus de Periodismo de Barrio y elTOQUE

 

PUEDES SEGUIR NUESTRA COBERTURA ESPECIAL EN ALIANZA CON PERIODISMO DE BARRIO AQUÍ.