Para Hernier Vilau, el 20 de enero de 2011 amaneció como un día cualquiera. Lo extraordinario llegó después, cuando fue a dar los buenos días a su madre. Sin ninguna explicación aparente, descubrió que podía hablar al revés, todas las palabras que decía o pensaba podía visualizarlas también en sentido contrario, al instante.

La habilidad alarmó a la familia. Temían que fuera síntoma de algún trastorno, o que la práctica causara daños a la salud mental del niño. En ese tiempo, apenas contaba los siete años. Por suerte las sospechas se disiparon con la visita a un especialista y decir palabras al revés comenzó a ser para él tan cotidiano, como pastorear carneros o jugar fútbol con sus amigos del barrio.

A Hernier lo conocimos dos colegas de elTOQUE Cuba durante un taller de formación audiovisual que realizamos en la comunidad de La Conchita, el poblado donde vive, a unos siete kilómetros de la ciudad de Pinar del Río.

Fui hasta allá, junto a Lázaro J. González, para impartir el último de tres talleres que hicimos en varias comunidades al interior de la Isla. La meta era presentar a un personaje del barrio en un audiovisual para la web. Su historia fue la primera que quisieron contar los participantes, y aquí la tienen.