En la Habana Vieja, los jóvenes encuentran en el fútbol una forma de diálogo con su entorno, con su realidad. Y gracias al trabajo de Pavel, se ha creado una fuerte cantera de jugadores de fútbol sala, que hoy llegan hasta integrar la selección nacional.