Eduardo Manuel González tiene 26 años y cree que el fúbol puede salvar a los adolescentes. Su iglesia pone recursos y él dedica las horas de su tiempo libre. Porque, dice, su trabajo no es convertir a los jóvenes, es algo diferente.