La apertura casi masiva de gimnasios privados en Cuba inició —como muchos negocios en el sector— en 2010 con el llamado “Proceso de perfeccionamiento del trabajo por cuenta propia”. Aunque parecía una moda efímera, “algo pasajero” según vaticinaban unos, casi una década después las iniciativas espontáneas y la censura de algunas de estas dan fe del impacto que han tenido en la sociedad.

***

Alejandro tenía 16 años en 2010. En ese entonces, junto a sus amigos del Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas “Vladimir Ilich Lenin”, “improvisaba un gimnasio en uno de los albergues desocupados de la escuela”. Allí comenzó una práctica “para fortalecer los músculos” que continúa hasta hoy.

El muchacho delgado que fue una vez, se transformó poco a poco pero de manera radical en alguien cuya figura despierta curiosidad y admiración, y no solo por su estatura de 1.88 metros. Pecho bien definido, brazos fuertes y espalda ancha son algunas de las cualidades físicas que exhibe.

Discreto en sus maneras y en su hablar, dice que “la realización de ejercicios no solo impacta de manera positiva en la apariencia externa, sino también en la salud física y mental”.

“Hace tiempo que asisto al mismo lugar, en 112 y 43 (municipio Marianao). He intentado probar otras opciones que me han recomendado, pero siempre regreso porque ya estoy acostumbrado a los aparatos de aquí. Además, económicamente es bastante aceptable, pues cobran cinco pesos (CUP) por cada día que uno asista”, comenta sobre el gimnasio privado que frecuenta.

Gimnasios privados organizan primer maratón de Spinning en Cuba

La comunidad importa

“Hay muchas formas de cuidar el cuerpo y el ejercicio es una de ellas”, explica Óscar Díaz, uno de los entrenadores del Gimnasio “La spinaca d’ Popeye”, ubicado en la céntrica barriada de Nuevo Vedado en La Habana.

“En estos momentos somos cuatro entrenadores distribuidos por horarios, todos graduados de Cultura Física. Siempre buscamos profesionales, porque hay muchas personas que conocen de ejercicios, pero no todos dominan la metodología; entonces aparecen las atrofias musculares u otras situaciones”, destaca Óscar mientras observa a los practicantes.

En “La spinaca d’ Popeye” la mayoría de los equipos son “criollos” porque importarlos es muy costoso, al igual que adquirirlos en los pocos establecimientos estatales que comercializan implementos de este tipo. No obstante, el instructor acota: “los aparatos hechos corresponden a medidas específicas para evitar lesiones”.

Y, de acuerdo con los trabajadores del lugar, el cuidado, el respeto hacia el individuo y la profesionalidad de los servicios que ofertan han sido las claves de éxito. “Hemos trabajado con personas recomendadas por los fisioterapeutas del área de salud a la que pertenecemos y también recibimos a adultos de la tercera edad, porque nos sentimos comprometidos con mejorar la calidad de vida y la salud de cada cliente”.

Amed practica ejercicios desde los 13 años, aunque con la madurez ha llegado a realizarlos de manera más sistemática. “En este gimnasio (“La spinaca d’ Popeye”) llevo aproximadamente seis meses. Vengo todos los días y a veces hasta los sábados porque me siento motivado, noto en mi cuerpo el progreso y disfruto mucho el ambiente que se respira”.

Con él coincide Maybelis Quesada, quien alterna sus horas como instructora con su tiempo de practicante. “El ambiente de estos lugares te invita a querer ejercitarte, una misma se impone límites, se prepara y al final sientes el beneficio”.

gimnasios

Foto: Leydis Hernández Mitjans

Sin embargo, los altos costos de algunos negocios representan uno de los principales frenos para que más personas asistan con la regularidad necesaria. Las investigaciones realizadas por elToque evidenciaron que algunos gimnasios en La Habana llegan a cobrar 30 CUC mensuales (incluso más), equivalentes a 750 CUP, cifra que en muchos casos sobrepasa el monto de un mes de salario.

El ejercicio individual, al aire libre o en casa, es una alternativa para quienes no pueden sostener los precios de un gimnasio o prefieren desarrollar su propia rutina.

“Desde muy joven practico ejercicios, pero la mayoría de las veces los hago sin entrenador ni compañía”, sostiene la estudiante universitaria Karen Lay, quien sin dejar de reconocer las ventajas que ofrece un gimnasio afirma sentirse a gusto con la manera en que ejercita.

Los espacios estatales abiertos al público como la Ciudad Deportiva o los estadios universitarios son también muy empleados, al igual que los llamados gimnasios biosaludables, que según se anunció en diciembre pasado, serán producidos por la industria cubana de conjunto con el INDER.

El fisiculturismo: la manzana de la discordia

Al parecer, el dopaje es una de las preocupaciones de las autoridades deportivas, cuya visión estigmatiza una práctica universal que en Cuba cada día suma más adeptos.

El 23 de enero de 2018 fue celebrado el primer Foro Debate Digital organizado por el INDER. El tema: Los gimnasios en Cuba.

Al referirse a los resultados y las dificultades, Dania García Fernández, funcionaria de esa institución estatal y una de las panelistas, dijo: “Lo positivo es la amplia incorporación de personas a estos gimnasios (…). La parte negativa, las dificultades que encontramos, es que en los gimnasios no estatales no todo el personal que labora está debidamente certificado. Para no generalizar, en algunos centros hay hacinamiento de aparatos, lo que puede ocasionar accidentes; también se aprecian condiciones higiénico-sanitarias deficientes por la falta de baños, taquillas, agua (…).

Asimismo, García Fernández destacó que en los gimnasios estatales es obligatoria la presentación, por parte del practicante, de un certificado médico que avale su estado de salud como punto de partida o continuidad del trabajo, además de que permite a los profesores conocer las patologías que padecen sus alumnos.

gimnasios

Foto: Leydis Hernández Mitjans

Aunque la especialista hizo la salvedad con respecto a los “gimnasios estatales”, también muchos de los privados exigen el documento oficial que avale el estado de salud de quienes pretenden iniciar, algo que, al decir de los propios ejercitantes, les brinda “más confianza”.

En dicho foro se aclaró que “el INDER emite un grupo de indicaciones cada año a sus profesores y combinados deportivos. Y a su vez mantiene diálogos con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social para aprobar definitivamente las regulaciones dirigidas a los gimnasios no estatales. El MINSAP también juega un papel esencial en lo referido a los exámenes previos de instructores y practicantes, y a la verificación de las condiciones higiénico-ambientales de los locales”.

Sin embargo, los gimnasios estatales hoy no son la opción más atractiva para los usuarios, pese a los bajos precios de sus servicios. En algunos casos los locales exhiben condiciones desfavorables en lo referente a espacio y cantidad de equipos, de acuerdo con las experiencias de quienes asistían a esas instalaciones cuando no había otra opción.

Por otra parte, los biosaludables, de gran aceptación popular, están lejos aún de satisfacer las demandas en cuanto a cantidad y, en muchos casos, se han deteriorado con el paso del tiempo.

“Las personas siempre tratamos de buscar lo mejor y, en estos momentos, lo que más se acerca a esa categoría está en el sector privado, que ha sabido ofrecer alternativa para todos los intereses. Además, ya estos espacios se han transformado en verdaderos escenarios de intercambio y socialización”. Al menos así lo cree y lo siente Alejandro, que comenzó a hacer ejercicios cuando parecía una moda.

 

Si te gustó este texto puedes leer otros en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.