Hola, amig@s:

Nuevamente Xel2 retoma el tema de Internet en Cuba luego de que fuera noticia la aprobación de un Decreto-Ley que permite multar a ciudadanos cubanos por alojar sitios web en servidores extranjeros.

Los debates que generó la publicación en la Gaceta Oficial del Decreto-Ley No. 370 de 2018, asociado al manejo de la informatización en nuestro país, hizo saltar las alarmas justo cuando en el inciso f) menciona la sanción a los naturales cubanos que hospeden sitios web en servidores en el extranjero y que no sean réplicas exactas del sitio principal hospedado en servidores en el espacio nacional.

Cuba aprueba ley que multa a ciudadanos por alojar sitios web en servidores extranjeros

El gran revuelo que generó en la comunidad de internautas cubanos este nuevo intento desde el gobierno de coartar libertades del ya por sí restringido Internet, motivó un tuit del Ministerio de las Comunicaciones aclarando que la ley no se refería a los sitios personales, blogs, ni espacios informativos.

Muchos usuarios cubanos han hecho referencia a que en la redacción de la ley se refiere a sitios web sin distinguir entre ellos, lo cual daría lugar a aplicar de forma arbitraria las medidas y, por otro lado, un tuit aclaratorio no tiene ningún valor legal por lo que, si no se corrige ese inciso, “seguimos en las mismas”.

También sobre la red de redes nos llega desde elToque, en la pluma de Glenda Boza, un texto que ofrece un estimado de cuánto dinero genera la empresa estatal de telecomunicaciones ETECSA en cierto periodo, por razón de recargas. Los astronómicos numeritos nos dieron qué pensar y plantearnos que quizás nuestro gobierno tiene con Internet una relación de amor-odio.

Por un lado, le preocupa la información que se genera, la posibilidad que ofrece la red de convertirnos en entes participativos con una voz y criterios que no tienen por qué coincidir con el discurso oficial. Pero, por otro lado, este mismo fenómeno le da muchas ganancias.

En fin, es preciso estar pendientes de estos temas ahora que están en racha, recordemos que en países como China o Rusia el Internet es un espacio sumamente censurado y vigilado.

Wimar Verdecia Fuentes