Esta historia, apareció en la costa, y les valió a sus realizadores muchas picadas de mosquitos por filmar entre el mangle, con el agua hasta las rodillas. Es la historia de Ramón Ruiz Casanova, un vendedor de “calandracas” que había sido gerente de un hotel y que no quería trabajar más en ese sector.