Alexander Ibar veía pasar los años sin encontrar motivación en ningún oficio o carrera profesional. Pero de repente todo cambió cuando conoció de la posibilidad de matricular en un curso para hacerse músico de la banda municipal.

Desde entonces, y enamorado del saxofón, Alexander hace su propio camino entre melodías.