Desde hace exactamente un año, Máisel López conmueve las calles de La Habana con una serie de retratos de grandes dimensiones. “Son niños muertos” -dicen unos. “Tienen poderes extraños”- repiten otros. Pero la realidad es más grandiosa que la leyenda. Descubra qué hay detrás de los trazos “místicos” de este joven pintor.