Javier Larrea esperaba que, como ocurrió en La Habana el pasado 7 de abril de 2019, Villa Clara pudiera ser sede de una marcha pacífica en contra del maltrato animal. Con la intención de conseguir la autorización gubernamental, este animalista y estudiante de Derecho en la Universidad Central “Marta Abreu” de Las Villas (UCLV) llegó a la Asamblea Municipal del Poder Popular del municipio cabecera, Santa Clara, para comenzar el trámite.

Aunque el antecedente de lo ocurrido en la capital con tanto éxito era su carta de presentación, o eso creía, luego de tres visitas a la institución estatal no ha recibido más que “peloteos”. Además de tener que responder a cuestionamientos constantes sobre la idea de marchar en favor de la protección animal, Larrea ha sido enviado de un Vicepresidente a otro, sin que ninguno hasta hoy le diera solución al caso.

Javier Larrea cree que todas las trabas que le han puesto para otrogarle el permiso no tienen otro objetivo que hacerlo desistir. Foto: Cortesía del entrevistado.

Javier Larrea dice que siempre ha amado a los animales. Foto: Cortesía del entrevistado.

Lo primero que le pidieron fue una fundamentación sobre los motivos de esta iniciativa y su importancia. El joven de 21 años, que además dirige por la parte estudiantil el proyecto universitario BIENAC (Bienestar Animal en Cuba), redactó el documento en unas pocas horas.

“Yo explicaba punto por punto por qué quería hacer la marcha. Hasta más, explicaba que era en alusión a la fecha del 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, que íbamos a ir desde el Parque Vidal hasta el reparto Sandino, que lo íbamos a hacer en las inmediaciones del monumento al burro Perico, que tiene un significado para el pueblo santaclareño y que íbamos a  hacer ahí, entre otras cosas, exposiciones fotográficas”, asegura.

En la carta de fundamentación, además de un recorrido histórico por los momentos significativos del movimiento de protección animal en Cuba —tanto de iniciativa privada como estatal— y referencias a las muestras de maltrato que también existen en el país, detalló todas las actividades que ha pensado pueden llevarse a cabo ese día.

“1-Realizar una peregrinación donde los diferentes activistas y amantes del Medio Ambiente porten lazos naranjas, mascotas de diferentes razas y tamaños junto a sus dueños, carteles y camisetas con mensajes en alusión al Bienestar Animal en marco del día por el Medio Ambiente.

2-Realizar exposiciones artísticas bajo el tema elegido este año por el Día del medio ambiente: “Conectando la gente con la naturaleza…”

3-Realizar un homenaje al burro Perico quien fuera un personaje muy popular en la ciudad de Santa Clara, (…) las personas entendían que no se trataba de un burro cualquiera, sino de alguien muy especial que ostentaba los mismos derechos que cualquier ciudadano. (…)

4-Realizar una feria de adopciones (…)

5-Realizar una exposición fotográfica (…)

6-Entregar a los participantes plegables con reflexiones y mensajes en alusión al cuidado del medio ambiente y de los animales”.

 

Fragmentos de la carta de fundamentación que escribió Javier Larrea para justificar la petición de autorización de la marcha animalista. Cortesía del entrevistado.

Fragmentos de la carta de fundamentación que escribió Javier Larrea para justificar la petición de autorización de la marcha animalista. Cortesía del entrevistado.

En respuesta a la preocupación de algunos amigos, luego de dar a conocer los retrocesos en el trámite, escribió en su perfil de Facebook lo que considera como argumentos que deberían entenderse para aceptar la actividad. Se trata, dice, de “Una peregrinación que cumple con todos los requisitos legales, que es pacífica y para nada atenta contra el orden público. Una manifestación que es respaldada constitucionalmente. Lo que pasa es que la luz cuando brilla molesta y más en cosas tan nobles como estas”.

La red social también ha sido utilizada por otros activistas como plataforma para brindarle apoyo y pedirle que no desista hasta obtener el permiso.

En su recuento de lo sucedido a través de Messenger, relata que el diputado a la Asamblea Nacional y Vicepresidente de Recreación del gobierno municipal en Santa Clara, Roger Benítez Pérez, lo escuchó, le comentó que conocía del proyecto BIENAC y de la labor que realizan.

Este funcionario fue amable pero tampoco resolvió la autorización, dijo que ese trámite debía hacerse con el Vicepresidente de Vialidad, quien orientaría las calles por las que podían transitar. Como este otro Vicepresidente estaba en “un reunión” no ha habido respuesta.

Javier afirma que va a seguir insistiendo porque como ciudadano tiene el respaldo del Artículo 56 de la nueva Constitución, el cual reza: “los derechos de reunión, manifestación y asociación, con fines lícitos y pacíficos, se reconocen por el Estado siempre que se ejerzan con respeto al orden público y el acatamiento a las preceptivas establecidas en la ley”.

Cuenta que ya está acostumbrado a que intenten hacerlo desistir de sus objetivos. Por su labor en BIENAC, por ejemplo, lo han criticado varias veces; incluso, le han llamado la atención por su liderazgo, por “brillar”. Desde que surgió en septiembre de 2018 y, a pesar de contar con el respaldo de muchos profesores y estudiantes, el proyecto ha estado en la mira de las autoridades universitarias, e incluso de los órganos de la Seguridad del Estado.

Les han señalado como aspecto negativo el impacto mediático, sobre todo en Facebook, y les han pedido estar alertas a propuestas de financiamientos extranjeros, cuando en realidad son los propios miembros los que se ocupan de mantenerlo a flote.

A propósito, confiesa que específicamente sobre él existe una vigilancia extrema, hay personas pendientes de cada uno de sus movimientos, para saber qué hace, con quiénes se reúne.

Miembros de BIENAC en las labores de desparasitasión de animales en los alrededores de la UCLV. Foto: Tomada de la página en Facebook de BIENAC.

Miembros de BIENAC en las labores de desparasitación de animales en los alrededores de la UCLV. Foto: Tomada de la página en Facebook de BIENAC.

 

“Como parte del proyecto hemos hecho vínculos con Zoonosis en Villa Clara y nos hemos puesto de acuerdo para que el camión no vaya a matar a los perritos, hemos hecho muchos vínculos con la Facultad de Veterinaria. Hemos cambiado la Universidad, empezando que cuando va un dirigente importante llaman al carro de Zoonosis para que maten a todos los perros y nosotros hemos sido una pared de contención ante esas cosas y eso ha molestado”, explica Larrea.

 

Los alumnos de una escuela primaria junto a activistas de BIENAC, luego de una charla educativa sobre la protección animal. Foto: Tomada de la página en Facebook de BIENAC.

Los alumnos de una escuela primaria junto a activistas de BIENAC, luego de una charla educativa sobre la protección animal. Foto: Tomada de la página en Facebook de BIENAC.

 

En la página en Facebook de BIENAC pueden seguirse algunas de las acciones más importantes de esta iniciativa universitaria: esterilizaciones, desparasitaciones, rescate de animales, charlas educativas en escuelas, programas de adopción de animales, entre otras. Las opiniones y comentarios dan fe del trabajo que han hecho en estos meses y del reconocimiento social.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de la inédita marcha animalista de La Habana, autorizada por el gobierno de Plaza de la Revolución, varios activistas del país se animaron a comenzar el proceso de solicitud de permiso para extender la iniciativa a sus provincias.

Según cuenta Beatriz Batista, principal organizadora del evento de la capital, la han contactado personas de Camagüey, Pinar del Río y Villa Clara, interesadas en conocer más sobre el procedimiento a seguir para lograr la autorización. Hasta el momento solo ha conocido de los avances y retrocesos del villaclareño.

Activistas marchan a favor de la protección animal (+Video)

Después de saberse que el Vicepresidente que autorizó la marcha animalista en La Habana fue destituido del cargo, suceso que divulgaron medios independientes y que Beatriz Batista confirmó a través de una fuente de su confianza que prefiere mantener en el anonimato, parece poco probable que otro funcionario se atreva a dar este tipo de consentimiento.

Los acontecimientos de Villa Clara demuestran que el proceso de otorgamiento del permiso para una peregrinación activista es discrecional.

En el ámbito de Javier ya empiezan a notarse las consecuencias de su gestión. La semana anterior, mientras disfrutaba de sus vacaciones, fueron a buscarlo a su casa en el carro de la Universidad para que atendiera a una citación de la rectora de la UCLV. Él, casi seguro de que sería una reunión relacionada con la marcha y sus visitas al Gobierno, no atendió al llamado. Todo esto a pesar de que las gestiones para obtener el permiso gubernamental no las ha realizado en nombre de BIENAC, precisamente para evitar la intervención de las autoridades universitarias en el asunto.

El activismo del estudiante de Derecho no se reduce a la creación de BIENAC y al actual proceso de búsqueda de autorización para la marcha.

Anteriormente, había promovido ideas y convocado a la acción en torno a la necesidad de una ley de bienestar animal en el país. La petición bajo el nombre “Incluir la protección de los animales en la Constitución de la República de Cuba” en el sitio web change.org reunió más de 2 mil firmas durante el proceso de debate constitucional.

Javier piensa que aunque él y sus compañeros, como participantes del proyecto, pueden contribuir con las acciones de los estudiantes de Veterinaria, el aporte principal debe estar relacionado con la legislación en este ámbito. “Cuando se habla de una ley de protección animal la gente se alarma y yo no sé por qué si eso es lo que nos toca como estudiantes de Derecho”, enfatiza.

El burro Perico, escultura en San Clara. Foto: Tomada del sitio web Cubanos Gurú.

El burro Perico, escultura en Santa Clara. Foto: Tomada del sitio web Cubanos Gurú.

Aún no sabemos si el burro Perico, uno de los símbolos de Santa Clara, recibirá la compañía de activistas y amantes de los animales el próximo 5 de junio. Según cuenta la tradición popular, Perico desandaba las calles de la ciudad tocando puertas para pedir pan y con esto se ganaba el cariño de los pobladores.

A esta altura es una incógnita si será honrado con flores como ocurrió el día de su entiero el 26 de febrero de 1947 o como le hicieron a Rinti, la mascota de la filántropa Jeannette Ryder en cuya tumba del Cementerio Colón culminó la marcha animalista de La Habana.

 

Actualización de información: El 26 de abril, durante una reunión con las autoridades en Santa Clara, a Javier Larrea le fue negada finalmente la autorización para realizar una peregrinación pacífica en contra del maltrato animal. 

 

Si te gustó esta historia puedes leer otras en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.