Foto: Jorge Beltrán

Foto: Jorge Beltrán

¿Qué sabemos sobre la hepatitis aguda infantil de origen desconocido?

20 / mayo / 2022

El 5 de abril de 2022, Reino Unido notificó un incremento de casos de hepatitis aguda de causa desconocida en niños, previamente sanos, menores de 10 años residentes de Escocia. Una semana después, se reportaron casos adicionales bajo investigación en Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Hasta el cierre de la semana anterior (viernes 13 de mayo), la cifra de casos ascendía a 450 en 27 países, e incluía 26 niños que requirieron trasplante hepático y 11 fallecidos.

En Cuba, según el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda, hasta el 13 de mayo no se ha «detectado en el país ningún caso que cumpla con el criterio de hepatitis aguda de origen desconocido», aunque se estudian «en el instituto de referencia del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK) los que pueden resultar sospechosos» y se toman medidas «para evitar la propagación» de la enfermedad «si entrase al país».

¿Qué es la hepatitis aguda?

La hepatitis es una inflamación del hígado. La causa de esa inflamación puede ser infecciosa (por virus, bacterias), inmunitaria (por una reacción anormal del sistema inmunológico) o una intoxicación por medicamentos u otras sustancias (como alcohol o venenos).

Los agentes infecciosos más frecuentes son los virus responsables de las hepatitis A, B, C, D y E. Cuando la inflamación ocurre de manera rápida y abrupta, se le denomina hepatitis aguda.

¿Por qué se describe como «de origen desconocido»?

La enfermedad actual se define como «de origen desconocido» porque las pruebas de laboratorio realizadas excluyen los agentes de hepatitis virales conocidas (A, B, C, D o E), de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Tampoco se han constatado causas tóxicas (alcohol, venenos o fármacos), ni exposición a factores de riesgo epidemiológico como viajes internacionales recientes.

Por ahora se descarta también que los casos estén relacionados con la vacunación contra la COVID-19, porque el mayor número de los casos conocidos carecían de inmunización.

¿Qué hipótesis se manejan sobre el origen de la enfermedad?

En algunos casos se detectó la presencia del virus SARS-CoV-2. En otros, se constató en los niños una infección por adenovirus. Se investigan los posibles vínculos entre las afecciones y la enfermedad actual, sin resultados conclusivos aún. Aunque no se descarta que se trate de un virus aún no identificado.

El adenovirus es un virus común que se propaga de persona a persona y suele causar enfermedades respiratorias, o vómito y diarrea. Por lo general, la infección tiene una duración limitada y no evoluciona a cuadros preocupantes. Existen más de 50 tipos de adenovirus distintos y no se conoce tratamiento específico para las infecciones que causan.

El adenovirus tipo 41, en particular, provoca gastroenteritis aguda pediátrica, que por lo general presenta entre sus síntomas diarrea, vómitos y fiebre; a menudo puede ir acompañada de síntomas respiratorios.

Se han registrado casos aislados de hepatitis por adenovirus en niños inmunodeprimidos. Sin embargo, hasta ahora no se tiene evidencia disponible de que el adenovirus tipo 41 cause hepatitis en niños sanos.

Para el doctor en Ciencias Biológicas, Amílcar Pérez Riverol, «se acumulan evidencias —aún no conclusivas— de que la hepatitis aguda en edades pediátricas que ha provocado un número significativo de trasplantes en varios países se debe a una combinación de factores y no apenas a infección por adenovirus 41F».

«La infección previa con SARS-CoV-2 + proteína S con rol de superantígeno (proteínas que generan una reacción excesiva por parte de los linfocitos T) + adenovirus 41F podría ser la clave», subraya el experto.

¿Qué síntomas se han identificado?

Los síntomas clínicos que reconoce la OMS a partir de los casos identificados incluyen una hepatitis aguda (inflamación del hígado) con una marcada elevación de las enzimas hepáticas. Muchos casos registraron síntomas gastrointestinales, como dolor abdominal, diarrea y vómitos, e ictericia —coloración amarilla de la piel y los ojos—. La mayoría de los casos no han presentado fiebre.

Otras manifestaciones clínicas relacionadas y fácilmente identificables son la pérdida de apetito y el decaimiento.

Los aquejados son menores sanos de entre un mes y 16 años de edad, aunque la gran mayoría de los pacientes reportados tienen menos de seis. La evolución clínica de los casos resulta variable.

Hasta la fecha, el 10 % ha requerido trasplante de hígado, tras contraer la dolencia y no responder al tratamiento farmacológico. El 15 % de los casos han necesitado ingreso hospitalario o en una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

¿Existe tratamiento?

El doctor Leandro Soares Sereno, asesor para la prevención y el control de las hepatitis virales en la Organización Panamericana de la Salud, ha puntualizado que el tratamiento empleado busca aliviar los síntomas antes referidos (diarrea, vómito, dolor muscular), y manejar y estabilizar al paciente en caso de un agravamiento del cuadro clínico.

El especialista reconoce que otras recomendaciones al protocolo de tratamiento solo se podrán realizar cuando se determine el origen de la afección.

¿Cómo evalúa la situación la OMS/OPS?

En el transcurso del mes de abril, el Centro Europeo para el Control y Prevención de Enfermedades, la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos emitieron sus alertas sanitarias sobre la presencia e incremento de casos de la enfermedad.

No obstante, el 10 de mayo, la OPS/OMS emitió una nota técnica en la que aclaró que «en este momento no está haciendo un llamado para la vigilancia universal». Aunque, «esta orientación puede cambiar en la medida que se cuente con informaciones adicionales y/o se determine el agente etiológico» causante de la enfermedad.

La autoridad sanitaria internacional declaró en el documento que prevé en las próximas semanas contar «con más evidencia que determine la etiología y que con base en ello se emitan recomendaciones de prevención, tratamiento y control».

Según ha subrayado el doctor Leandro Soares Sereno, «aún hay pocos datos para definir si hay un brote o epidemia en la región, y por ahora el riesgo mundial es considerado bajo».

¿En qué países se reportan casos?

Desde que el 5 de abril, el Reino Unido informó al sistema de notificación del Reglamento Sanitario Internacional de la Organización Mundial de la Salud un aumento de casos de hepatitis aguda de etiología desconocida entre niños menores de 10 años previamente sanos.

Se han reportado casos en un total de 27 naciones en varias regiones. Europa es hasta la fecha la región más afectada, seguida de Asia, América del Norte y América Latina.

Hasta el 13 de mayo, el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades reportaba la presencia de la enfermedad en el viejo continente en 14 países: Bélgica (12), Chipre (2), Dinamarca (6), Grecia (2), Irlanda (6), Italia (24), Países Bajos (6), Noruega (5), Polonia (1), Serbia (1), Eslovenia (1), España (26), Suecia (9) y Reino Unido (131).

Fuera de Europa y Reino Unido se registran casos de hepatitis aguda en niños en naciones como: Argentina (8), Brasil (16), Canadá (7), Costa Rica (2), Indonesia (15), Israel (12), Japón (7), Panamá (1), Palestina (1), Serbia (1), Singapur (1), Corea del Sur (1) y Estados Unidos (109).

Las muertes reportadas han sido en total 11: en Indonesia (5), Palestina (1) y Estados Unidos (5).

¿Cuál es la situación de Cuba dentro del panorama mundial?

De acuerdo con el director nacional de Epidemiología de Salud Pública, Francisco Durán García, hasta el cierre de abril «en todo el territorio nacional» no se reportaba «incremento de la incidencia de casos de ningún tipo de hepatitis en infantes del país, y menos con las características de la enfermedad desconocida».

El 13 de mayo, el ministro de Salud Pública reafirmó ante la Asamblea Nacional que la isla no reporta contagios de la patología.

Aunque no se registran infecciones, las autoridades afirman que se mantiene vigilancia sanitaria. «Cualquier caso que llegue a las instalaciones hospitalarias con síntomas como orinas oscuras, heces fecales claras, malestar, trastornos digestivos en niños sanos sin aparente causa será vigilado para descartar dicha hepatitis», ha declarado Durán García.

Cuba incluye en su Programa Nacional de Inmunización la vacuna recombinante Heberbiovac HB, creada por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) contra la hepatitis B. Se aplican tres dosis separadas por intervalos de un mes a partir de los primeros días de nacido el niño (0, 1 y 2 meses).

También se incluye la vacuna Heberpenta, creada por el CIGB contra la difteria, tétanos, células enteras de pertussis, hepatitis B y Haemophilus influenzae tipo b (Hib). Se aplica a partir de los dos meses de edad. El intervalo entre las dosis es de 8 semanas, administradas a los 2, 4 y 6 meses de edad.

¿Qué se puede hacer para proteger a los niños del contagio?

La doctora Lissette López González, jefa del Grupo Nacional de Pediatría en Cuba, recomienda «reforzar la higiene de las manos, de los alimentos; beber agua segura; así como lograr un ambiente sano para prevenir las infecciones de cualquier tipo».

Se trata de medidas similares a las aplicadas contra la pandemia de la COVID-19, como el lavado de manos frecuente, cubrirse la boca al toser y estornudar y no compartir artículos personales, las que a su vez previenen la transmisión del adenovirus.

La OPS sugiere mantener la vigilancia ante síntomas como diarrea o vómito. En caso de presentarse señales de coloración amarilla de los ojos y la piel, buscar atención médica inmediata.


TAMBIÉN TE SUGERIMOS



Promo DeFactoBot.jpg


toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

DeFacto
Servicio de verificación y datos de elTOQUE. Detectamos noticias falsas y desinformación. Verificamos el discurso público. Chequeamos hechos, frases y otros contenidos de interés público a partir del análisis riguroso de datos.
eltoque-verifica

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR175.00 CUP
1 USD175.00 CUP
1 MLC174.00 CUP
calendar_icon

CUBA

test