“Cuando me presentaron el plan de estudios de la carrera de Lengua Inglesa y su perfil laboral creé grandes expectativas. Todo terminaba en Internacional: Relaciones Internacionales…todo, todo era rimbombante. Y como me gustaban los idiomas, cualquiera en realidad, la pedí en segunda opción. Mis aspiraciones decayeron por un tiempo y ahora, en un nuevo contexto para el país, parecen abrirse otras puertas”.

Después de frustrarse en la prueba de ingreso de periodismo, Luis Enrique Díaz Fundora, más conocido por Kiki, decidió ser como un primo habanero: guía de turismo. Por eso escogió la especialidad de Lengua Inglesa, aunque vaticinios no tan agradables le llegaron por todas partes: la mayoría de los graduados de esa especialidad han sido ubicados como profesores.

“Imagínate, un guajirito de Congojas -poblado del municipio de Rodas, provincia Cienfuegos- que estudia tres idiomas, colecciona mapas de todos los países: Irlanda, Australia, cada pueblo de Cuba y España, y que ve casi todos los días la Serie “Juego de Tronos”, sin traducir, ¡es ser todo un fenómeno!”, explica sonriendo, en medio de un pasillo de la Universidad de Cienfuegos, donde cursa el quinto año de su carrera, el sexto de estudios si se cuenta el curso introductorio.

Kiki duerme en la beca universitaria de lunes a viernes, llega los domingos en la noche a la residencia y pasa las semanas sustentado económicamente por sus padres. “Llegué con base del Instituto Preuniversiario de Ciencias Exactas y en la carrera he tenido muy buenos profesores, pero los problemas con los laboratorios y la bibliografía dificultan todo.

“En los primeros años existía un laboratorio que nunca se utilizó. Una donación de unos chinos, pero por problemas en la máquina central no lo empleamos. Los libros, más del 95 por ciento, son digitales, los diccionarios, bibliografía. Y requerimos de una laptop, discos duros extraíbles para guardar y compartir la información, porque sólo tenemos ocho megas para entrar a Internet en el mes, y eso lo gasto en un solo día.”

El mejor estudiante de su año, con cinco puntos de promedio y ocho exámenes de premio, asegura nunca haber pagado profesores particulares extras, ni sus compañeros.

“He realizado prácticas en hoteles, teatros, hemos intercambiado con canadienses y norteamericanos, en la Refinería de Petróleo… Sin embargo, me hubiese gustado tener un mayor vínculo con las Universidades de Santa Clara y La Habana y más roce con extranjeros. Ya nosotros estamos aburridos de la voz y el timbre de los profesores, los conocemos al dedillo.

“El sueño de guía de turismo o intérprete todavía lo analizo”

“Me gusta enseñarle mi país a las personas, nuestro patrimonio. Somos embajadores de la lengua en Cuba, mostramos la realidad a quienes nos visitan. Me interesa mucho esclarecer los conocimientos que traen de la Isla y ofrecerles mi versión, sin tergiversar los contenidos, la historia, tampoco vender lo que no es. Los cambios que hoy vive el país favorecen además el desarrollo del turismo y el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos incrementará la llegada de personas”.

¿Podrías hacer la traducción de un discurso del Presidente Barack Obama en La Habana?, le disparo a ver qué dice…

“Me gustaría mucho hacerlo. Yo o cualquiera de mis compañeros lo haríamos y lo mejor posible. Perderme ese momento histórico no es una opción”.

Foto: Marleidy Muñoz