Hola, amig@s:

La llegada de septiembre nos anuncia el fin del verano y de la sensación de vacaciones y distensión que reina durante el período estival. A propósito, hemos querido dibujar en Xel2 sobre algunos fenómenos que caracterizaron este verano de 2019.

Todos los años esperamos con ilusión las vacaciones pues es la época del año en la cual nos desconectamos de todo y nos ponemos a salvo del estrés cotidiano. Es una lástima que para la mayoría de los cubanos ese momento pocas veces llega a ser de total descanso y tenemos que ser creativos para agenciarnos un rato alejados de “la lucha”.

Pero este verano, muchas personas encontraron una diversión diferente: se proyectaron como nunca antes en el espacio digital. Allí, a veces parapetados en el anonimato o en la posibilidad de emitir un criterio directamente a los decisores, mostraron su descontento a ETECSA con los precios de los servicios de Internet. Otros aparecieron en una foto grupal en un cementerio al más puro estilo “durako” y hubo quienes, ante la posibilidad de perder un estilo de vida, intentaron oponerse a una disposición del ministerio de Comunicaciones (MINCOM) que modificó a SNET.

Fueron estos detalles los que le dieron un toque distinto al verano; fue la posibilidad de escapar un rato de nuestra realidad inmediata a través de las redes, encontrarnos allí con los  amigos y familiares en tiempo real, aprovechar ese espacio para hablar sin tapujos sobre lo que pensamos. Mientras tanto, como cada año, las largas colas en Coppelia se repetían y los ómnibus repletos para la playa parecían una angustiante procesión.

Otro verano que se marcha, que se desinfla ante la cercanía de septiembre, anunciado por las colas de los padres para comprar uniformes y el reciente debate sobre la necesidad de una verdadera autonomía de la universidad cubana. Así nos despedimos, esperamos que disfruten de nuestros dibujos y encuentren motivos para entrarle al nuevo mes con mucha energía. Chao,

Wimar Verdecia Fuentes