Hola, amig@s, esta semana el equipo de Xel2 se acerca al tema de la Constitución en el contexto inmediato y coyuntural que estamos viviendo. Ya desde la edición anterior estuvimos barajando este tema para abordarlo después de leer el texto sobre las detenciones arbitrarias en Cuba, traído por elTOQUE Jurídico, de la mano de Eloy Viera.

Entrados de lleno en “la coyuntura”, y tras una semana más “sosegada”, retomamos el asunto donde lo dejamos, porque creemos que es de vital importancia ahondar en ciertos aspectos de la carta magna. La razón nos la daría el lunes 16 de septiembre el ministro de Educación Superior, José Ramon Saborido Loidi, cuando salió en defensa de la postura discriminatoria de la viceministra Martha Mesa Valenciano.

Como muchos deben saber, la viceministra definió las condiciones sine qua non del profesor universitario cubano para permanecer en su puesto laboral (a saber: ser un activista de la política del Partido y la Revolución). Ahora su jefe aprovechó la tribuna de los medios oficiales para justificar también algunos sonados casos de despidos por motivos políticos.

No importa que en el fondo este discurso entre en contradicción con algunos artículos de la recién aprobada Constitución. El número 98, por ejemplo, reza: “Toda persona que sufriere daño o perjuicio causado indebidamente por directivos, funcionarios y empleados del Estado con motivo de las funciones propias de su cargos, tiene derecho a reclamar y a obtener la correspondiente reparación o indemnización en la forma que establece la ley”.

Para justificar la actuación de la Administración, como hizo ver el ministro Saborido, siempre se puede acudir a otro artículo, en este caso el número 5, que reza: “El Partido Comunista de Cuba, único, martiano, fidelista, marxista, leninista, vanguardia organizada de la nación cubana, sustentado en su carácter democrático y la permanente vinculación con el pueblo, es la fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado.

“Organiza y orienta los esfuerzos comunes en la construcción del socialismo y el avance hacia la sociedad comunista. Trabaja por preservar y fortalecer la unidad patriótica de los cubanos y por desarrollar valores éticos, morales y cívicos”.

Como los temas sobre cultura jurídica no son ajenos a ninguno de nosotros y aún queda por delante un amplio proceso legislativo que definirá en gran medida los procedimientos y leyes que quedan pendientes a incluir en la actual Constitución; desde nuestro espacio estaremos pendientes de los temas más inmediatos y se los compartiremos, siempre con una dosis de sátira y humor, de reflexión irreverente, con la que pueden (o no) estar de acuerdo y sentirse libres de discrepar. Al final de las ilustraciones, tienen a disposición de ustedes la casilla de comentarios: no se limiten, que no hay que ahorrar palabras, todavía.

                                                                                                          Wimar Verdecia Fuentes