Un paquete de medidas destinadas a captar millones de dólares estadounidenses (USD) que se fugan del país, fue anunciado este martes en el programa de televisión Mesa Redonda.

El anuncio tiene como precedente las declaraciones, a inicios de julio pasado, del ministro de Economía, Alejandro Gil, quien mencionó que se implementarían decisiones para disminuir la importación de mercancías por las personas naturales e incrementar la captación de divisas que salen del país.

Según lo anunciado por Salvador Valdés, vicepresidente de la República, el gobierno concederá bonificaciones y exenciones arancelarias a la importación de materias primas e insumos —con prioridad para la producción nacional de bienes de primera necesidad y de gran demanda.

El sector privado podrá beneficiarse, una vez se establezcan servicios de importación a través de empresas estatales importadoras.  Se emplearán las zonas con régimen de depósito de la Aduana —las ya existentes— y, además, se crearán otras.

Se desarrollará e impulsará “al máximo”, las variantes de comercio electrónico: tiendas virtuales, venta online, la utilización de pasarelas de pago nacionales e internacionales y, al mismo tiempo, el gobierno pretende mejorar el servicio de postventa y garantía de los electrodomésticos vendidos en el mercado nacional, así como los servicios de reparación y mantenimiento.

“Será una ventaja”, dijo Mesa.

Entre las noticias que más han llamado la atención se incluye el anuncio de la habilitación en la tercera decena de este mes de octubre de más de 70 tiendas para la venta de los artículos que más importan las personas naturales; como aires acondicionados tipo “split”, televisiones de pantalla plana, fogones de gas, refrigeradores y lavadoras. La adquisición de esos productos será mediante tarjeta magnética, y en divisas extranjeras.

El vicepresidente aclaró que, con la implementación del nuevo paquete de medidas, no se prohíbe la importación no comercial de artículos. Es decir, no parece que de momento vayan a cambiar las actuales normas aduaneras.

Los precios con los que se comercializarán los nuevos productos, según palabras de Mesa, serán “competitivos” con los que los compradores pueden encontrar en otros países de nuestra área geográfica, como México, Nicaragua, Guyana y Panamá. “No serán precios fijos, pero tampoco serán precios recaudatorios”, dijo el dirigente.

Una aspiración de las autoridades es ampliar, de manera paulatina, la oferta de equipos electrodomésticos. Sin embargo, se aclaró que la venta inicial comenzará con una “cantidad limitada de surtidos”. Se comenzará con equipos electrodomésticos, ciclomotores eléctricos, televisores de pantalla plana, aires acondicionados y partes y piezas automotrices.

Se mantendrán, en paralelo, las ventas en CUC de los bienes considerados como “línea económica” —televisores de 32 pulgadas, ollas arroceras, ventiladores, etc.—, aclaró Mesa.

El contexto

“En los últimos años se ha venido incrementando la importación de mercancías sin carácter comercial (…). Después que son recepcionadas se comercializan de manera irregular”, dijo Salvador Valdés, vicepresidente de la República, que evitó mencionar el término “ilegal”.

“El dinero que está saliendo del país para adquirir estos productos se estima en cifras significativas, y debemos captarlo como fuente de divisas para reaprovisionar nuestra industria, las cadenas de tiendas y reaprovisionar nuestro mercado”, aseguró el dirigente.

Seis consejos para viajar como “mula” a Panamá

Hace un año, en un artículo publicado en OnCuba, el economista Juan Triana Cordoví realizaba un cálculo conservador. Basándose en informaciones de 2017, calculaba que los cubanos gastaban en comercio minorista, fuera de la isla, alrededor de 300 millones de dólares en mercancías que luego serían comercializadas en Cuba, a pesar de las restrictivas normas aduaneras y de los riesgos de operar en el mercado subterráneo.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, reconoció que “un segmento” de la población adquiere productos por la vía de la importación debido a una oferta deficitaria del mercado nacional. Gil justificó ese déficit y dijo que “por las características de nuestro sistema económico y social”, Cuba no siempre invierte las divisas donde dan más rendimiento.

El país tiene inversiones ya ejecutadas que no están a plena capacidad de explotación debido a problemas de financiamiento “oportuno” y no de falta de demanda interna, dijo el ministro. Ejemplificó que el país cuenta con mayor capacidad para la producción de televisores, computadoras, bicicletas eléctricas, splits, neveras… y de su explicación se desprende que no puede producirlas porque no dispone de las divisas para importar y activar la industria.

¿Qué debes saber antes de viajar de compras a Moscú?

Una dolarización electrónica

La idea de reintroducir la comercialización de productos en moneda libremente convertible (MLC) dentro de Cuba, después de 15 años en que fue restringida a los pesos cubano y cubano convertible (CUP y CUC) es disponer de esas divisas para garantizar el reaprovisionamiento. El nuevo mecanismo de venta minorista no estará sujeto a la asignación centralizada de divisas y deberá sostenerse a partir de los recursos que recaude, dijo Gil. Eso “no lo pudiéramos hacer con las monedas nacionales” (CUP y CUC), remató.

Las medidas anunciadas, según el profesor Oscar Fernández, de la Universidad de La Habana, constituyen una “dolarización electrónica” y “(…) no es solo un movimiento para intentar capturar una mayor cantidad de los “dólares de la calle”. Apunta a un cambio trascendental en el mecanismo de asignación centralizada de divisas que nos inhibía.”

Según el economista Pedro Monreal, la decisión equivale a la creación de “un mecanismo para canalizar el ahorro individual en divisas en forma de crédito al sector estatal, a partir de la operación de un mercado en divisas ‘en frontera’”.

“Se supone—dice— que un por ciento de la divisa captada se reinvierta en el circuito económico interno, pero un por ciento grande va a “salir” (fugarse) al exterior para poder pagar niveles de importaciones que se aspira que sean estables (…) ¿Cómo conecta exactamente eso -más allá de los deseos- con un incremento de la productividad nacional y con la “liberación de fuerzas productivas”? ¿Proporciona la medida un mecanismo para la asignación eficiente de divisas?

“¿Cómo es que se ha pasado de intentar transformar estratégicamente el modelo económico a ocuparse de remendarlo en sus partes aisladas?”, se pregunta el economista en Twitter.

El ministro de Economía señaló los potenciales beneficios del paquete de medidas: mayor generación de empleo e impulso a la producción nacional de bienes —industrias que se reactivan o aumentan su volumen de producción, por ejemplo— menores costos, disminución de precios, satisfacción de demandas insatisfechas por mucho tiempo, captación de un volumen significativo de divisas y estímulo de la demanda interna.

Beneficios arancelarios y otras medidas

Las nuevas medidas incluyen beneficios arancelarios para reducir costos en el proceso productivo y, por tanto, lograr precios más bajos y competitivos, declaró Meisi Bolaños, ministra de finanzas y precios, en la Mesa Redonda.

Serán —dijo Bolaños— incentivos arancelarios para “potenciar producciones nacionales” a lo que se suma exenciones de impuestos a la importación de mercancías que se comercializarán en MLC, todo por parte de actores estatales.

Se logra una reducción de entre un 10% y un 15% solo con la aplicación de los incentivos arancelarios, aclaró la ministra.

Bolaños también mencionó que, de conjunto con las cadenas comercializadoras y el Ministerio de Comercio Interior, se busca la reducción de los márgenes comerciales de ciertos productos. Se trata de “reducir hasta un 50% los gastos de logística, distribución, administrativos en las entidades comercializadoras minoristas”, dijo.

Mencionó además la medida de disminuir el índice de formación de precios que se utiliza en la actualidad (puede llegar hasta el 240%) Específicamente para las mercancías que se van a vender en MLC bajarán “hasta el 25%”, anunció Bolaños.

La banca

 A partir del lunes, 21 de octubre, el sistema bancario cubano comenzará a recibir a las personas naturales —residentes permanentes en el país— que deseen abrir cuentas en MLC, un nuevo producto que estará disponible en las sucursales del Banco Metropolitano, BANDEC y BPA.

Las cuentas podrás ser operadas de dos formas: a título individual o indistinta (más de un titular). No tendrán un saldo mínimo y son los clientes los que decidirán los límites de operación, dijo Irma M. Martínez, ministra-presidenta del Banco Central de Cuba.

Estas cuentas podrán recibir fondos a través de transferencias desde el exterior —las remesas que una parte de la población cubana recibe pueden ser redirigidas hacia estas nuevas cuentas—, transferencias entre cuentas en divisas del mismo producto y depósitos en efectivo en dólares estadounidenses, euros, libras esterlinas, dólares canadienses, francos suizos, pesos mexicanos, coronas danesas, coronas noruegas, coronas suecas y yenes japoneses.

Sin embargo, estas cuentas estarán referenciadas en dólares por lo que a las diferentes divisas se les aplicará el tipo de cambio vigente en Cuba. Además, la presidenta del Banco Central aclaró que las nuevas cuentas no admiten depósitos en las monedas nacionales, CUP/CUC.

Martínez aclaró que, si alguien hace el depósito en dólares, en efectivo, se le aplicará el conocido gravamen del 10%.

Las tarjetas magnéticas que se emitirán (en un plazo de plazo máximo de una semana para las capitales provinciales y de 10 días para el resto de los municipios) no tendrán restricciones especiales y podrán ser usadas en toda la red para pagar bienes y servicios o hacer extracciones de efectivo (en CUC).

Dinero electrónico, ¿dinero seguro y accesible en Cuba?

El Comercio interior

La ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, aseguró en la Mesa Redonda que a partir de un “análisis integral” se decidieron los productos que seguirán comercializándose en CUC/CUP. Aceptó que la oferta de estos será inestable. “Podrán tener determinadas intermitencias”, dijo.

Lo que Díaz llama “línea económica”: ollas arroceras y multipropósito, cocinas de gas (sin horno), cocinas eléctricas, refrigeradores de gama baja, bombas de agua, ventiladores, lavadoras semiautomáticas, televisores (de hasta 32 pulgadas) y otros productos seguirán presentes —“en la medida en que las condiciones económicas lo permitan”— en la red de comercio en CUC/CUP.

La ministra mencionó un “proceso de capacitación” para el “personal que va a interactuar con la población” para que pueda “explicar” las diferencias de precios en CUC y en dólares.

“Tenemos que tener la capacidad de mantener el orden, que no haya acaparamiento, que no haya especulación (…) porque son precios que están destinados a que la población pueda adquirir esos productos y no a especular”, dijo Díaz, sin aclarar explícitamente cómo se evitarán los conocidos fenómenos de acaparamiento y reventa. También se refirió a que velarán porque no ocurran violaciones de precios, una de las críticas comunes en entidades del comercio interior.

La comercialización en MLC será un “proceso paulatino y gradual” y comenzará por La Habana y Santiago de Cuba, en una primera etapa. El plan es abrir 77 establecimientos en todo el país. De inicio se comercializarán electrodomésticos, dispositivos electrónicos y autopartes.

Empresas importadoras al servicio de personas naturales

Rodrigo Malmierca, ministro de Comercio Exterior y la Inversión extranjera, hizo referencia a la Resolución 283 de 2019 que será publicada en Gaceta Oficial en fecha próxima y que establece los procedimientos para ejecutar el servicio de importación a través de empresas importadoras designadas, en beneficio de personas naturales.

Malmierca aclaró que el valor de la importación depende no solo del valor de la mercancía. “Hay otros costos que hay que incluir”, como transportación, manipulación, inspecciones, “pero el margen comercial que tiene la empresa importadora es mínimo” porque el objetivo no es que la empresa obtenga una alta ganancia por sus servicios.

“No hay ninguna restricción para los trabajadores por cuenta propia”, aclaró Malmierca.

La lista de empresas designadas para ofrecer estos servicios de importación son: Consuminport, Transimport, Maquimport, Divep, Tiendas Caribe, Citmatel, Importadora Palco, Cimex, Copextel, SASA y Caracol.

Según se mencionó en el espacio de radio y televisión, los interesados podrán chequear si el producto que demandan existe en el territorio nacional y si no lo están, solicitar su importación. En una de las primeras reacciones a las medidas, en las redes sociales, el asesor de negocios privados y emprendedor, Oniel Díaz, compartió un listado de las necesidades de productos y servicios que ha identificado en su estudio al sector privado y que podría ser tomado como una guía de las principales intereses de importación de ese sector:

Las reacciones

Desde el mismo momento de la transmisión especial, en las redes sociales comenzaron las reacciones ante el anuncio de las nuevas medidas económicas que buscan captar las divisas que se fugan del país.

En su ya mencionada reacción, el profesor universitario Oscar Fernández agregaba: “El modelo teórico está claro. Un esquema de “dolarización electrónica” viabiliza un giro hacia una planificación más financiera y menos material, que pudiera ser utilizado como rampa de relanzamiento de la industria nacional. Faltará incorporar al sector productivo al esquema. Y faltará por ver cómo se equilibran todas las variables que componen esta compleja ecuación: remesas vs repatriación de utilidades, tasa de cambio informal usd-cuc, demanda vs capacidad de respuesta importadora, entre otras de cortísimo plazo. Se ha abierto un buen camino. Es momento de construir.”

Oniel Díaz, de AUGE, también reaccionó en su muro de Facebook: “Lo anunciado en la Mesa Redonda es una decisión acertada. No es más de lo mismo, en primer lugar, porque deja a un lado la manía de poner mecanismos prohibitivos y controles excesivos para en su lugar emplear herramientas en el terreno económico. Y el riesgo en este caso de que el gobierno se enquistara en este vicio era grande porque estamos hablando, por mencionar solamente el caso Panamá, de más de 240 millones de dólares salidos del país en un año con el impacto (en una parte negativo) que ello implica para la economía nacional.

“En cambio, han decidido competir y tienen las de ganar si organizan de manera eficiente y sencilla este esquema de compras en frontera o de importación a través de una entidad estatal o incluso con participación de capital extranjero. (…) Es además un mecanismo donde pueden ganar las dos partes: el gobierno recauda divisas, lucra también (aunque se dijo que será moderado ese lucro) y reinvierte esas ganancias en reproducir y extender el mecanismo. El individuo y el cuentapropista se ahorran dinero y tiempo en satisfacer esas necesidades. Hay muchos colegas que esperaban más de estos anuncios y ciertamente me apunto en la lista de los impacientes. Han pasado muchos años de reformas, las contradicciones abundan, los resultados escasean y el tiempo se acaba”.

Sube el dólar estadounidense en el mercado informal

En su blog, el profesor titular en la Universidad Javeriana de Cali, Colombia, Mauricio de Miranda Parrondo,  señala: “No puedo negar que me causó impresión ver a la ministra de Finanzas hablando de los precios de los splits y de los televisores “con accesorios” o al ministro de Comercio Exterior decir que cualquier ciudadano podría concurrir a una de las empresas autorizadas (mencionadas una por una) a importar en el caso de que no encontrara en la oferta de estas tiendas el producto que necesitara para que entonces una de estas empresas lo importara “a pedido”. Y me vino a la mente una pregunta obligada ¿tiene sentido que estos ministros tengan que detenerse en estas minucias de la microgestión o sería más provechoso que se dediquen a proponer al Consejo de Ministros un conjunto de políticas en materia fiscal y comercial (para solo mencionar sus ramas específicas) que contribuyan al desarrollo del país?”.

“Ninguna de estas medidas contribuye a solucionar la inmensa brecha entre los precios de los bienes de consumo y los ingresos provenientes del trabajo (…) Este modelo sigue apuntando a la transferencia de recursos desde el exterior y no a la creación de riqueza”, escribió también el economista cubano en su cuenta de Twitter.

 

Gaceta Oficial en la cual aparecen las resoluciones que respaldan estas medidas GOC-2019-EX21
.