Hola:

Esta semana Xel2 trata la temática de la apatía con la que muchas veces afrontamos nuestra realidad. Aunque no es un fenómeno nuevo en nuestro país, queremos abordarlo nuevamente.

Los cubanos solemos reírnos de nuestros problemas, como medio para encarar la realidad por compleja que esta sea; sin embargo, muchas veces tenemos que hacerlo desde el desapego al fenómeno para no dejar que nos afecte demasiado.

Desde este punto de vista, nuestra capacidad de tolerancia ante ciertas situaciones de la vida cotidiana, quizás es más alta que la de ciudadanos de otros países. Es como si el mecanismo de “dejar para después” entrara en marcha en nuestra psiquis.

Por ejemplo, si se juzga a partir de este elemento, a pocos parece afectarle el hecho de que en nuestro país cada día se hace más desigual la brecha entre los salarios y el costo de la vida. En muchos casos es imposible que nuestro mecanismo de desapego no entre en marcha. Así ocurre cuando queremos tomarnos un refresco de lata o decidimos comer algo que nos gusta y la razón nos dice: “No da la cuenta con el billete”, entonces, desconectamos el plug y tranquilamente pasamos a otros asuntos más amenos.

Cuántas veces hemos estado reunidos tratando cuestiones de trabajo o sociales y dejamos pasar la ocasión de tocar un tema candente por miedo a ser señalados; el mismo mecanismo te susurra al oído: “No te inmoles que eso no tiene solución”.

De alguna manera el dispositivo de afrontar las cosas en nuestra cabeza es muy permisivo o de otra forma cómo se justifica que ante lo mal hecho o el abuso no exijamos lo que nos toca en la tienda, en el trabajo y viendo ciertos programas de nuestra televisión.

En fin, nos interesa ver el asunto no por la orillita, viendo la historia del papelito fuera del cesto o de ayudar a los viejitos a cruzar la calle, que también es importante pero que no deja de ser la periferia del asunto, sino profundizar un poco más en él. Intentemos ver por un segundo “la jugada” aunque nos coja el arco de la soldadura. iSaludos y feliz semana!

Wimar Verdecia