Desde que las autoridades deportivas cubanas se enteraron que la Liga Callejera de Baloncesto de La Habana recibe ayudas financieras desde el exterior, el trabajo se les ha dificultado. Sin embargo, ellos van por otros caminos.