Las nuevas medidas económicas anunciadas por el Gobierno cubano recientemente han sido motivo de preocupación e intensos debates entre los cubanos, tanto en las redes sociales como en los espacios físicos. Una de las principales inquietudes está dirigida hacia la apertura de tiendas en dólares para la venta de varios productos. ¿Por qué vías la población podrá adquirir esta moneda si, incluso a quienes reciben remesas, le es entregado el dinero por la Western Union en CUC? ¿A qué productos accederán los cubanos en esta nueva red de tiendas y cuáles no serán incluidos en ellas? ¿No constituye esta iniciativa de abrir comercios en USD un hecho que amplificará la significativa brecha de desigualdad existente en Cuba?

Sobre estos temas habló en el episodio 36 de El Enjambre el economista cubano y doctor en Ciencias Económicas Pedro Monreal, quien actualmente es especialista de Programas de Ciencias Sociales de la UNESCO, París.

 

“Quisiera comenzar por preguntarle, ¿son las medidas algo inesperado o estaban previstas?”, preguntó Camilo Condis, fundador y uno de los conductores del podcast.

Doctor Monreal: “La mayoría de las medidas anunciadas en la Mesa Redonda eran esperadas en el sentido de que existía una intención comunicada a la gente de que se iba a hacer algo en esta dirección, incluso antes de la crisis de la COVID-19. No eran medidas, sino proyectos e intenciones para hacer. Algunas no eran previsibles antes de esta crisis. La que más ha sonado, la apertura de estas tiendas en divisas, es porque no entraba en la lógica del proceso de unificación monetaria”.

Condis: “Usted publicó en su blog un artículo titulado “El paquete económico del verano 2020: comentarios preliminares”. En este artículo se refirió al fin de la planificación centralizada en Cuba, sustituida por una Economía más enfocada en el mercado. ¿Qué significa eso para el futuro de la Economía cubana?”.

Doctor Monreal: “Lo que dije fue que rompió con el signo de igualdad con el que tradicionalmente se habla de la planificación centralizada. Se hacía con una ecuación de igualdad, con una significación administrativa de los recursos; o sea, planificar centralizadamente era repartir recursos en Cuba según un criterio que poco tenía que ver con las señales del mercado. Entonces, al decir que existe una desigualdad entre ambas no significa que van a quitar la planificación centralizada, sino que va a ser de una manera distinta y lo que me parece interesante es la redefinición que aparentemente se le está dando. Luego, si no se distribuyen de manera centralizada los recursos de un país, hay otra única manera de hacerlo, que es el mercado, cuando el precio juega una función reguladora. Una interpretación mínima es que eso pudiera estar diciendo —porque no lo puedo afirmar— que se está pensando en insertar el mercado de manera mucho más activa al asignar recursos en el país”.

Condis: “Una de las cuestiones más comentadas fue la expansión de la red de tiendas en moneda libremente convertible y cómo poder comprar en estas tiendas. Muchos cubanos que reciben remesas se preguntan si la Western Union le entregaría dólares en lugar de CUC. Aquellos que no reciben remesas se preguntan si el Gobierno cubano comenzaría a pagarles en dólares o euros; y otros, como cuentapropistas y pequeños empresarios, se preguntan cómo podrían acceder a estas monedas para comprar en dichas tiendas, sobre todo en un momento en que ni siquiera hay vuelos internacionales de personas que puedan traerlas. Muchos se preguntan también si los precios en estas tiendas serán menores a las de CUC o iguales”.

Doctor Monreal: “Ciertamente, hay una preocupación muy terrenal por parte de los consumidores que se hacen esas preguntas concretas de procedimiento. Es el tipo de preguntas que tienen que responder quienes gestionan ese sistema. No se explicó, pero te voy a decir mi opinión sobre el asunto.

El mecanismo de compra en esas tiendas es con una tarjeta de cuenta en divisas que fue previamente creada. No creo que Western Union entregaría las remesas en dólares, pues la intención no es crear una circulación de dólares de manera física, sino de manera digitalizada. Igualmente, en los salarios, de ninguna manera se va a pagar en dólares. En cuanto a los cuentapropistas, cómo acceden a esta moneda si el tipo de negocio que tienen no se las va a generar, es una buena pregunta para la cual no tengo una respuesta; lo que identifico es una contradicción en el proceso.

Sobre los precios entendí que se van a vender surtidos que no son similares; habría que ver si eso pasa en la práctica, pero es lo que se anunció. De manera que habría que esperar precios distintos. Lo segundo que se dijo fue que una vez que se establezcan los precios en moneda libremente convertible en estas tiendas, esos precios iban a ser modificados en función de la variación que tuvieran los precios de esos productos en el mercado internacional; es decir, si sube el precio internacionalmente por X razón, en Cuba se va a reflejar”.

Condis: “Una duda común con respecto a este tema es el desabastecimiento que estamos sufriendo también en las tiendas en CUP y CUC. Muchos se preguntan si estas nuevas tiendas en moneda libremente convertible no estarán desabastecidas de igual manera. ¿Existe alguna diferencia que permita afirmar que no habrá desabastecimiento en estos establecimientos?”.

Doctor Monreal: “En teoría el mecanismo que se debe utilizar evitaría esos baches. Supuestamente se estaría operando 100 % en un circuito de suministros que funciona sobre la misma base, que es una misma moneda dura. La empresa ingresa esa divisa y con esa misma el segmento de dicha entidad, que es comprador, puede ir a comprar y rellenar con nueva oferta. Esa es la idea.

El mecanismo actual lo que establecería en la práctica es un acuerdo con los suministradores que normalmente venden a crédito, le entregan a Cuba la mercancía y no le cobran en el momento en que se la entregan. Ese vendedor se ha buscado un crédito en su país para pagarle al industrial que es el que produce. Esa empresa comercializadora aguanta esos meses en que Cuba no le ha pagado porque tuvo acceso a ese crédito. En algún momento Cuba tiene que pagar y por esa razón tiene deudas acumuladas con suministradores. El mecanismo que se ha buscado es pedirle a los suministradores que entreguen a Cuba a crédito en plazos que son, por ejemplo, cinco o seis meses. Cuando se hace ese acuerdo, si Cuba paga antes del tiempo establecido, se le hace un descuento a lo que debe pagar por la transacción. Teóricamente debería ser de esta manera; vamos a ver cómo se comportan las cosas”.

Condis: “¿Con esto se podría decir que ya se prevé en un tiempo más corto la eliminación del CUC o todavía no hay evidencias para afirmar esto?”.

Doctor Monreal: “Yo explicaba en un artículo que estábamos asistiendo a una larga agonía del peso convertible. A mí lo que me sobra es el peso convertible. Había un plan para irlo liquidando poco a poco, pero en medio de esta inestabilidad no es una prioridad porque el peso convertible es una moneda sujeta a la misma debilidad y problemas de la otra moneda nacional. En algún momento tendría que irse porque se ha dicho que la moneda que se queda en Cuba es el peso cubano y que desaparece el CUC; pero ahora la situación es compleja, no creo que lo eliminen de un día para otro”.

Condis: “Se habló también de legalizar la pequeña y mediana empresa en Cuba. En muchos de los comentarios de cuentapropistas la principal preocupación para ellos es que la nueva posibilidad de importar y exportar dependerá de una relación con una empresa estatal que se ocupa de tramitar estas acciones. Las principales preocupaciones se centran en las trabas burocráticas que conocemos de sobra en Cuba, la intervención de las empresas estatales en la formación de precios y que las empresas estatales estén limitadas por las sanciones del Gobierno estadounidense. ¿Qué consecuencias negativas o positivas pudiera tener esto en el desarrollo del sector cuentapropista en Cuba?”.

Doctor Monreal: “Una de las medidas más importantes que se anunciaron ayer fue precisamente esa aclaración fuerte de que se va a facilitar a todo el que pueda exportar para que lo haga: es un cambio muy positivo. Ahora, el mecanismo concreto y acción específica a mí me parece un defecto de fábrica. Sin embargo, la medida es tan importante que a pesar de que existen elementos que pudieran llevar a pensar que no está muy bien diseñado, lo que realmente vale es echar a andar el mecanismo, activar esa posibilidad de que el sector no estatal busque estas exportaciones y después, sobre la marcha, la vida dirá que este mecanismo no funciona bien.

El forzar una intermediación con una empresa estatal que no necesariamente está especializada en mover mercancías, sino que tiene otra lógica de funcionamiento, parece ser una traba. Otro punto raro es el establecimiento de los precios de exportación, porque lo que entendí es que el precio se establece por un contrato entre el cuentapropista y la empresa estatal cubana, y eso debería ser entre el que oferta y el que demanda. Entonces, tampoco me convence para nada ese tipo de establecimiento de precios”.

Apuestas impagables: Cuba, la dolarización y las rectificaciones del discurso oficial

Condis: “Otra de las dudas más importantes es acerca del gravamen del 10 % del cambio de USD a CUC que es eliminado a partir de este 20 de julio; una medida ampliamente solicitada por el pueblo, pero a la que el Gobierno cubano se había resistido alegando el bloqueo norteamericano como causa para la existencia de este gravamen. Sin embargo, las sanciones no han desaparecido, sino que se han agudizado en los últimos años. Así que la pregunta es, ¿por qué eliminar el gravamen ahora?”.

Doctor Monreal: “En el caso de Cuba y otros países que están incluidos en sanciones por parte de Estados Unidos, tiene un costo adicional el pagar en efectivo a esos bancos. Esos billetes que Cuba tiene los debe colocar en un banco porque las operaciones de comercio exterior no se hacen con billetes en físico, sino con cuentas bancarias. Ese acto ha tenido desde 2004 un creciente proceso de obstaculización. En la práctica, muchos bancos dejan de hacer negocios con Cuba por las sanciones de Estados Unidos y los que lo hacen, ponen un costo mucho mayor. Entonces, obviamente eso existe.

Lo que está pasando en la actualidad es que el porciento de dólares que se necesita en Cuba en el total de las divisas físicas que circulan en el país, billetes que la gente tiene, recibe y cambia, se ha reducido muchísimo. En el año 2004 el dólar llegó a ser un 95 % de la moneda física no cubana que circulaba; en épocas recientes eso es como el 25 %. Se ha reducido mucho. El cambio de posición ante este hecho tiene que ver con la coyuntura económica de agravamiento, en momentos en que hay un déficit muy grande en la balanza de pago. Se está gastando mucho más de lo que está entrando y, como no puedes hacerlo, tienes que recortar los gastos y obviamente una prioridad es ingresar dinero por donde puedas. La medida es importante porque estarías acudiendo a personas que en Cuba pueden tenerlo físicamente en un momento en que el Gobierno quiere convertir en depósito todo lo que pueda de la divisa del país; así que es un estímulo para que la saques de debajo del colchón. No tiene nada que ver con las sanciones económicas, sino que es una necesidad de balance, y puede ir incluida también la necesidad de que baje el costo de compra de las personas”.

Condis: “¿Usted cree que este conjunto de medidas anunciadas pueda influir en un incremento de la inversión extranjera en Cuba?”.

Doctor Monreal: “El problema es que los elementos que condicionan la inversión extranjera son muy complicados. Son muchos factores que tienen que ver con las condiciones que existen en un país para que funcione la inversión extranjera, las facilidades que se dan en los procesos, la promoción o las ventajas. Además de estos, se trata también de la dinámica externa y la turbulencia que hay en estos momentos en el mundo, desatada por una crisis económica conectada con la situación epidemiológica mundial. El panorama se ha modificado notablemente. Hasta donde yo conozco, no solamente en Cuba, sino en muchos lugares del mundo, el interés por invertir en el corto plazo no es muy alto”.

Condis: “Con respecto a las medidas económicas de Cuba, ¿cuáles usted considera que pudieran beneficiar a corto y largo plazo? ¿Hay algunas que considera de mayor impacto positivo?”.

Doctor Monreal: “Hay medidas y medidas. Algunas están hechas para influir en determinado aspecto de la Economía sin necesidad de transformarlo, mientras que hay otras entre las que se anunciaron que sí tienen una intención transformadora; por ejemplo: la necesidad de tratar de mantener 47 productos en peso convertible, en peso cubano, en las tiendas, o la de aumentar la distribución de determinados productos; son medidas que permiten que siga funcionando el consumo de determinada manera.

Hay otras medidas que sí son transformadoras: lo que se anuncia de la agricultura, de las exportaciones, de las pymes, son medidas que sí tienen la intención de modificar el estado de cosas. Habrá que ver si lo hacen como está previsto, si van a cambiar. Muchos elementos a mí no me parecen adecuados, pero lo importante es que eche a andar el proceso. Durante años hemos estado dándole vueltas a varios de estos temas y no acababa de pasar nada. Es momento de que empiecen a funcionar”.

Al finalizar Condis agradeció al entrevistado por la aclaración de las dudas generales que han estado circulando en los últimos días con motivo del anuncio de las nuevas medidas económicas que serán implementadas en nuestro país.

 

Puedes escuchar el episodio completo: