Este texto fue originalmente publicado en Q de Cuir