El desafío de criar a los hijos: el camino que escogimos

El desafío de criar a los hijos: el camino que escogimos

30 / junio / 2023

La crianza de los hijos es un desafío, un viaje cargado de decisiones y enfoques diferentes; una montaña rusa de emociones que nos llena de vértigo y temores, mientras intentamos disfrutar el paisaje.

En esa búsqueda interminable y constante para criar a nuestros hijos de la mejor manera, nos encontramos con distintos métodos de crianza que nos pueden ayudar en la tarea de ser padres. Estos son apenas guías que ajustamos a nuestras propias necesidades y circunstancias, porque maternar, paternar, es un acto individual que cada persona asume desde una visión muy individual.

Nos leemos un millón de manuales, vemos videos, buscamos respuestas en Google, llenamos de preguntas al pediatra, pero al final improvisamos en el camino y aprendemos en la práctica; esa práctica tan distante a la teoría, al menos para nosotros.

En medio de tanta investigación, descubrí varios métodos de crianza desde el respeto y el amor. He tomado un poco de todos según nuestras propias características como familia. Entre ellos están la crianza respetuosa y el enfoque disciplinario positivo, que se basan en la comunicación efectiva, pero tienen visiones ligeramente diferentes de abordar la disciplina y el comportamiento de los niños. Por tanto, en nuestra mapaternidad hemos aprendido de cada método y lo ajustamos a nuestras circunstancias.

El mejor estilo de crianza es el que encuentra un equilibrio entre la sensibilidad y los límites saludables, mientras educamos desde el amor y el respeto.

A veces es difícil. Hay días que nos saturan y la paciencia no da para tanto, nos equivocamos, no sabemos utilizar las palabras más acertadas o sencillamente perdemos la calma, nos atormentamos. Hay situaciones muy difíciles que nos desajustan, que no sabemos cómo manejar y sentimos que nos superan. Entonces, respiramos y pedimos sabiduría al Dios de la crianza respetuosa, al menos yo lo hago varias veces al día, especialmente en los momentos de berrinches y pataletas.

En esas circunstancias de crisis, autorregularnos es la única solución para lograr que ellos también se regulen y expresen libremente sus emociones, mientras los adultos tenemos que aprender a manejar las nuestras.

Crianza respetuosa: comunicación efectiva y límites sanos, ¿cómo lograrlo?

La crianza respetuosa se basa en el respeto mutuo, la empatía y la comunicación efectiva entre padres e hijos. Marca un énfasis especial en el respeto a la individualidad y la autonomía del niño, la no violencia y el trato digno, la colaboración en lugar del autoritarismo, y la crianza basada en el amor y la conexión emocional.

Uno de los aspectos clave de este método es la comunicación efectiva, que implica escuchar activamente a los hijos, expresar emociones de manera respetuosa y encontrar soluciones pacíficas a los conflictos. En lugar de utilizar el castigo físico o emocional, la crianza respetuosa busca establecer límites claros, utilizar consecuencias naturales y lógicas, y fomentar la autorregulación en los niños.

En vez de imponer, se busca lograr una comunicación efectiva que permita resolver los conflictos mediante el diálogo. Por ejemplo, cuando Daniel está en una de sus pataletas (a veces por situaciones que parecen absurdas para nosotros, pero que ellos no saben cómo controlar), le pregunto qué le sucede, le pido que me explique y si no quiere hablar ni escuchar, le brindo apoyo emocional sin invadir del todo su espacio hasta que logre calmarse.

Muchas veces él solo me dice: «Mamá, respira conmigo», y así ambos nos controlamos y podemos conversar calmados.

Desde la crianza respetuosa se habla de los límites claros en lugar de amenazas y castigos. Muchas veces decimos cosas como: «Si no te portas bien, no podrás salir a jugar», o «si no te comes toda la comida estás castigado».

De este modo, el niño hará lo que le decimos para lograr algo o sencillamente para evitar un castigo. Pero, en realidad, es más sano explicarle las razones de por qué tiene que hacer ciertas cosas. Por ejemplo: Si no quiere comer, explicarle la importancia de alimentarse, ayudarlo a que tenga una relación sana con la comida y no que cada bocado parezca una tortura.

También es bueno que nuestros hijos se sientan involucrados en la toma de decisiones que estén relacionadas con ellos. Por ejemplo, nosotros permitimos que Daniel elija su ropa o que nos diga lo que le apetece hacer durante el día. Yo le propongo varias tareas para desarrollar y para que él elija, mientras entre todos intentamos planificar las actividades familiares. De esta manera, fomentamos también su autonomía e independencia, incluso en la resolución de conflictos.

Aunque Daniel y Emma son muy pequeños, en lugar de intervenir de inmediato en los conflictos entre ellos como hermanos, intentamos alentarlos para que encuentren soluciones juntos y expresen sus sentimientos de manera respetuosa.

Mientras escribía este texto, ellos empezaron a jugar juntos y en un momento querían el mismo carrito. Comenzaron a discutir, a llorar, a gritar. Emma lo intentaba en su lenguaje de sonidos que nadie entiende, a lo que Daniel le dijo: «Tata, no hay problema. Tú coges este carrito y yo cojo el barco». Yo, que iba a interceder, vi con orgullo que ellos solos solucionaron el problema y Daniel como hermano mayor supo manejar la situación.

No siempre es así. De hecho, la mayoría del tiempo les cuesta ceder, compartir y llegar a un acuerdo. Casi nunca logran solucionar los conflictos por sus propios medios, pero van teniendo algunas herramientas y, a medida que crecen, se desarrolla su autonomía y poder de gestión.

Enfoque disciplinario positivo: la importancia de una conexión emocional

Por su parte, el enfoque disciplinario positivo se centra en enseñar habilidades sociales, fomentar el autocontrol y promover el aprendizaje a través de la crianza amorosa y firme. Destaca la importancia de construir una relación sólida y de confianza con los hijos, basada en la conexión emocional y el apoyo incondicional.

Desde esta mirada positiva, ofrece estrategias para ayudar a los niños a resolver conflictos de manera constructiva, fomentando el diálogo, la comprensión mutua y la búsqueda de soluciones justas. También busca fomentar la responsabilidad en los niños, permitiéndoles asumir las consecuencias naturales de sus acciones.

En lugar de enfocarse solo en los errores, el reforzamiento positivo convida a elogiar y a reforzar los buenos comportamientos de los niños y sus esfuerzos.

Cuando surge un mal comportamiento, podemos enseñar a nuestros hijos habilidades alternativas y apropiadas. Por ejemplo, enseñarles a pedir ayuda en lugar de tomar algo sin permiso.

Como padres, muchas veces recurrimos al castigo o al aislamiento cuando el niño se porta mal. Sin embargo, justo ese momento puede ser utilizado para establecer una conexión emocional con ellos, que expresen lo que sienten, que sepan que todas las acciones tienen consecuencias, pero mamá y papá siempre serán su sitio seguro.

Un apego sano y bien establecido les ayuda a desarrollar mayor seguridad en sí mismos, fomenta su autoestima y les recuerda que pase lo que pase, siempre tendrán el cariño y el apoyo de sus padres.

Los niños no pueden adivinar lo que se espera de ellos, lo que está bien y lo que no. Nosotros somos los encargados de explicarles los límites, de ofrecerles herramientas para su educación y crecimiento sano, y dejar claras las expectativas.

Para evitar castigos como resultado final, se puede fomentar el aprendizaje y buscar soluciones conjuntas. Por ejemplo, alentar a los niños a pensar en alternativas cuando hayan cometido un error y ayudarlos a reparar un juguete si lo rompen mientras les explicamos que eso no se hace porque luego no tendrán otro.

Tanto la crianza respetuosa como el enfoque disciplinario positivo ofrecen una visión basada en el respeto y el amor para criar a nuestros hijos. Si bien tienen diferencias en cuanto a las estrategias específicas utilizadas, ambos métodos buscan promover un ambiente seguro, de amor y respeto en el que los niños puedan crecer y desarrollarse de manera saludable.

Es importante recordar que cada familia es un mundo dentro de la galaxia enorme de la mapaternidad y, por tanto, lo más importante es encontrar el enfoque que se alinee con los valores y necesidades individuales de los habitantes de cada uno de esos mundos. Al explorar estas visiones y adaptarlas a la realidad que vivimos, podemos crear un entorno de crianza positivo y enriquecedor para nuestros hijos.

Ejemplos de situaciones cotidianas y cómo los enfoques de crianza respetuosa y disciplina positiva pueden aplicarse en diferentes etapas del desarrollo infantil

Etapa de la infancia temprana (0-3 años):

Situación: Tu hijo está llorando y se muestra frustrado porque no puede alcanzar un juguete.

Enfoque de crianza respetuosa: Te acercas a tu hijo y le brindas consuelo. Le explicas que comprendes su frustración y, en lugar de ignorarlo o tomar el juguete por él, le ofreces opciones alternativas de juego que sean accesibles para él. Fomentas su autonomía y le das la oportunidad de elegir.

Enfoque de disciplina positiva: Reconoces los sentimientos de tu hijo y le enseñas habilidades para resolver problemas. Le enseñas palabras para expresar sus emociones, como «estoy frustrado» o «quiero ese juguete». Luego, le ayudas a encontrar una solución, como ofrecerle un juguete similar o distraerlo con otra actividad divertida.

Etapa de la niñez temprana (3-6 años):

Situación: Tu hijo se niega a ponerse el abrigo antes de salir al parque en un día frío.

Enfoque de crianza respetuosa: En lugar de forzarlo a ponerse el abrigo, le ofreces una opción. Por ejemplo, le preguntas si prefiere usar el abrigo rojo o el azul. Esto le permite sentir que tiene cierto control sobre su elección y le enseñas sobre la importancia de abrigarse adecuadamente.

Enfoque de disciplina positiva: Utilizas un enfoque de enseñanza y modelado. Le explicas de manera calmada y clara por qué es importante ponerse el abrigo para mantenerse abrigado y protegido del frío. También puedes mostrarle cómo te pones tu abrigo y animarlo a imitarte. A medida que muestra cooperación, elogias su buen comportamiento y reafirmas su capacidad de tomar decisiones adecuadas.

Etapa de la niñez intermedia (6-12 años):

Situación: Tu hijo deja sus juguetes dispersos por toda la casa después de jugar.

Enfoque de crianza respetuosa: En lugar de regañarlo o limpiar por él, le pides amablemente que recoja sus juguetes y le explicas que cada uno tiene su lugar designado. Puedes hacerlo de manera divertida, estableciendo un límite de tiempo o convirtiéndolo en un juego.

Enfoque de disciplina positiva: Le recuerdas las expectativas claras y las responsabilidades que tiene como miembro de la familia. Le explicas los beneficios de mantener un espacio ordenado y cómo esto puede ayudarlo a encontrar sus juguetes fácilmente en el futuro. Juntos, establecen un sistema de recompensas o elogios por cumplir con la tarea.

toque-promo

Si crees que nuestro periodismo es relevante para Cuba y su pueblo, queremos que sepas que este es un momento crítico.

Detrás de cada publicación hay un equipo que se esmera porque nuestros productos cumplan altos estándares de calidad y se apeguen a los valores profesionales y éticos.

Pero mantener la vigilancia sobre el poder, exigir transparencia, investigar, analizar los problemas de nuestra sociedad y visibilizar los temas ocultos en la agenda pública; es un ejercicio que requiere recursos.

Tú puedes contribuir con nuestra misión y por eso hoy solicitamos tu ayuda. Selecciona la vía que prefieras para hacernos llegar una contribución.

Evalúe esta noticia

cargando ...

comentarios

En este sitio moderamos los comentarios. Si quiere conocer más detalles, lea nuestra Política de Privacidad.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MERCADO INFORMAL DE
DIVISAS EN CUBA (TIEMPO REAL)

toque_logo_white
1 EUR
340.00 CUP
-10
1 USD
325.00 CUP
-10
1 MLC
275.00 CUP
-5
Calendar iconCUBA
publicidad_banenr
test
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification