En una sociedad como la cubana donde el empoderamiento de las mujeres es cada vez más notable, aún quedan muchos espacios que el imaginario popular solo atribuye a los hombres. La práctica del deporte como las pesas es uno de ellos.

Con apenas 20 años Marina Rodríguez, atleta del Equipo Nacional de Pesas, tiene un sueño que pesa tanto como los prejuicios a los que debe enfrentarse para alcanzarlo.