Los cubanos que residen en el extranjero, pero mantienen la condición de residentes permanentes en Cuba y no hayan podido regresar al país luego del 19 de marzo de 2020, podrán extender su estancia en el exterior sin perder su residencia permanente. La medida comienza a aplicarse a partir del 12 de octubre de 2020 y la prórroga estará vigente hasta el 12 de octubre de 2021, según una nota informativa del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba.

En la Mesa Redonda de este 8 de octubre, el primer ministro Manuel Marrero explicó que los cubanos deberán comunicarse con los Consulados correspondientes para solicitar la prórroga de estancia en el exterior, más allá de los 24 meses establecidos. La medida beneficia a quienes se encuentran fuera del país y se han visto imposibilitados de regresar a Cuba debido a la pandemia mundial de COVID-19.

Cuba elimina las restricciones de salida a sus residentes y reabrirá la mayoría de sus aeropuertos

“Esta nueva disposición, adoptada en el contexto de actualización del Plan de Enfrentamiento a la COVID-19, modifica la medida anunciada el pasado 19 de marzo de 2020 que permitía la estancia en el exterior sin necesidad de solicitar prórroga, hasta nuevo aviso”, twitteó Ernesto Soberón @SoberonGuzman, director general de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior (DACCRE) del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El funcionario dio a conocer que se extiende también hasta junio de 2021 la posibilidad de que los ciudadanos cubanos soliciten sus pasaportes a los Consulados cubanos en el exterior de manera no presencial, siempre que la institución esté brindando ese servicio.

La Sección Consular de Cuba en Ciudad de México replicó estas disposiciones en una Nota Informativa publicada este 9 de octubre de 2020 en su página oficial de Facebook.

Las nuevas medidas anunciadas por el Gobierno cubano en el contexto de la pandemia de COVID-19 constituyen una modificación temporal a lo establecido sobre la extensión de la permanencia en el exterior en la Ley de Migración que entró en vigor en 2013.

Según esa norma legal, las solicitudes de extensión de permanencia en el exterior después de transcurridos 24 meses deben obedecer a razones humanitarias, fuerza mayor u otras circunstancias con causas justificadas por parte de los titulares del pasaporte corriente, cuando se vieran imposibilitados de regresar al país en ese término.

Hasta el momento, las fuentes oficiales no han explicado si la solicitud de extensión de estancia será gratuita o tendrá costos y, de ser así, cuáles serán las tarifas. Anterior a la situación de la pandemia, el cubano interesado en extender su estancia sin perder la residencia, además de justificar sus razones a través de un documento dirigido al consulado correspondiente, debía pagar una tarifa por cada mes de estancia fuera de Cuba, luego de cumplirse los 24 establecidos.

Según el sitio web del Consulado de Cuba en Washington, para este trámite en condiciones normales el solicitante debe abonar $20.00 USD por la solicitud de la extensión de la estancia y $20.00 USD adicionales si no realiza el trámite de manera personal; es decir, si lo envía a través del correo postal o de una agencia que tenga contrato de trabajo con el Consulado. En caso de recibir la aprobación de prórroga por más de 24 meses, la persona debe pagar $150.00 USD por cada mes autorizado.

Ante la posibilidad de extender la estancia en el exterior por un año más, se ha activado nuevamente en las redes sociales el debate sobre lo absurdo de que los cubanos deban regresar al país cada dos años para mantener su residencia permanente. Esta condición es la que permite, entre otros derechos, mantener o adquirir propiedades en la Isla.

Actualmente, existen varias condiciones entre los emigrados cubanos: quienes se marcharon antes de la reforma migratoria de 2013 y perdieron su residencia en Cuba; quienes salieron luego de 2013, son residentes en el exterior y conservan la residencia hasta tanto regresen al país antes de transcurridos dos años; y quienes poseen permiso de residencia en el exterior y no necesitan reingresar al país en el plazo de 24 meses. En este último caso se encuentran, sobre todo, personal diplomático o cubanos en viaje de trabajo, con permiso otorgado por el Gobierno.

El asunto de la residencia ha sido un punto de fricción entre Gobierno y emigrados, el cual se podría solucionar al disponer que los cubanos que emigren no pierdan la residencia al cabo de dos años de ausencia. Este tema se suma a otros álgidos en la relación de Cuba con sus emigrados luego de 1959 como la imposibilidad de los cubanos emigrados de invertir legalmente en el país o de participar en la vida política. Según establece la Ley Electoral vigente, por ejemplo, la “residencia efectiva” es un requisito para el ejercicio del sufragio tanto activo como pasivo.

Los elevados costos del pasaporte cubano en el extranjero, su vigencia de seis años cuando otras naciones ofrecen como mínimo 10 y la imposición de prorrogarlo cada dos años con elevadas tarifas, es otro de los hechos que llevan a dudar del interés del Gobierno de Cuba por acercarse a su comunidad emigrada.

En octubre de 2019, Ernesto Soberón, el mencionado director general de Asuntos Consulares y Cubanos Residentes en el Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores, dijo durante el IV Encuentro de Cubanos Residentes en América Latina y el Caribe —con sede en México— que el Gobierno tiene intenciones de incrementar los vínculos con la emigración.

Por esa misma fecha, en una gira por Europa, el presidente Miguel Díaz-Canel afirmó que su Gobierno analiza “los planteamientos más frecuentes de la comunidad cubana en el exterior, relacionados sobre todo con trámites, precios y prórrogas de pasaporte”.

En esa ocasión, durante un encuentro con cubanos en Irlanda, Díaz-Canel insistió en que todos los cubanos, “vivan donde vivan”, se unan en lucha contra el bloqueo, al que calificó como “el mayor obstáculo” para el desarrollo de la economía nacional. “La Patria somos todos y hay que seguir defendiendo a la Patria”, fue una de las frases de su intercambio que más revuelo y críticas generó en las redes sociales.

Quedan muchos pasos por dar por parte del Gobierno para que la mayoría de los cubanos emigrados puedan identificarse con ese discurso. Lo primero sería que Cuba reconozca a su emigración y se gane su confianza con acciones concretas.

 

También puedes leer: 

PASAPORTE CUBANO: ¿EL MÁS CARO DEL MUNDO?

¿QUIÉNES Y CÓMO PODRÁN PRESENTAR DEMANDAS AL ESTADO CUBANO?

RESIDENCIA “EFECTIVA”: NUEVO CONCEPTO PARA DELIMITAR DERECHOS ELECTORALES

TWITTER COMO FUENTE DE DERECHO: EL CASO CUBANO