Michel Boutic ha sido promotor de más de 200 artistas cubanos, muchos de ellos reparteros, la variante cubana de reggaetón. Dice ser el “jerarca” de una de las matrices principales del Paquete Semanal. Pero sus inicios en este mundo fueron muy distintos.

***

En 2014, Michel Aguilera pasaba el día escuchando música con audífonos; pertenecía a un proyecto que organizaba fiestas, trabajaba como promotor cultural y su función se resumía en repartir papeletas que anunciaban conciertos. Por cada evento caminaba 20 o 25 kilómetros, desde los municipios habaneros de La Lisa hasta Playa. Así estuvo durante año y medio. Bajó mucho de peso. Entregaba 2 000 o 3 000 papeles diarios y su paga dependía de la cantidad de personas que asistieran al evento anunciado. En muchas ocasiones no cobró.

Pasaba cada semana por algunos estudios clandestinos, recogía esa música en una memoria flash y la llevaba a los DJs de las discotecas. Mientras, intentó dedicarse al canto. Con una laptop, una tarjeta de audio y un micrófono compiló las canciones suficientes para llamarlo disco. Desistió. Un amigo le propuso vender ropas; le dio una mochila repleta de pulóveres, gorras. A los pocos días había vendido todo.

—Un día vino un chamaco a comprar. Cuando le dije los precios respondió: Ño, ¡tú eres Michel Boutic! Así que me registré con ese nombre. En aquella época los promotores se hacían llamar por su nombre y luego ponían la palabra Pro. Quise marcar la diferencia.

Su trabajo oficial comenzó con Los Tres Gatos, un grupo de reguetón underground. Luego de siete años de censura, Los Tres Gatos firmaron una versión de Sorry, de Justin Bieber, y mencionaron a Michel Boutic.

—Fue el primer tema que mencionó a un promotor. Con ese video caminé muchísimo: lo pasé de memoria en memoria, se lo di a varios DJ, fui a ver a promotores. Llegaba y les decía: “Estoy buscando espacio en tu plataforma; te traje este tema”. Sorry caminó Cuba entera.

Como productor y representante de Los Tres Gatos, Michel conoció todos los estudios musicales de La Habana. Muchos reguetoneros notaron su trabajo.

—Empezaron a llamarme porque necesitaban cámaras, modelos. Y yo se los buscaba. Querían que trabajara con ellos del mismo modo que con Los Tres Gatos, por eso me mencionaban en sus temas. Entonces decidí dedicarme completamente a la promoción. Estaba incursionando en un terreno liderado por Abdel La Esencia, Elio El Transportador, Héctor El Troyano, Thunder, Crazy Boy, Alex Promo. Tomé su trabajo como referencia y empecé a innovar.

Michel Boutic consolida su nombre en el mundo de la promoción

En 2017, Michel conoció al cantante de reparto Lobo King Dowa, mientras este grababa la canción Reebok y Nike, en Advanced Studio. Fue invitado a la filmación del clip y se encargó de darle promoción.

—Aún no había costumbre de mencionar promotores en las canciones. El éxito de Reebok y Nike me dio credibilidad ante los artistas y el público. En los siguientes cuatro discos que sacó King Dowa, nombró a Michel Boutic.

Tiempo después, ya como promotor oficial del Paquete Omega, Michel hizo amistad con Negrito, Kokito y Manu Manu (N-K-M). Cuando grabaron sus primeras canciones, entre ellas los éxitos Palito Presidiario y Coralina, Michel estuvo al frente del lanzamiento y de la “promo”. Seis meses después, N-K-M se convirtieron en los exponentes más fuertes del reparto en Cuba.

¿Qué ha sido lo más pega´o del reguetón cubano?

El Paquete: la máquina de la cultura underground

—La juventud estaba sedienta de música nueva y propia. Ahí es cuando toma fuerza el reparto y se hace oficial. Confié en el género y lo defendí desde mi espacio. En el Paquete, fui el primero que introdujo contenido de las redes sociales: “directas” (transmisiones en vivo) chismes de farándula, fotos, videos detrás de cámara. Incluí a los artistas de reparto. Los promotores que rechazaban el género tuvieron que aceptarlo porque vieron resultados.

Desde hace algún tiempo, las matrices del Paquete tienen en su poder gran parte del escenario cultural cubano. Ahora, los artistas para triunfar no necesitan salir en la radio ni en la televisión nacional; basta con pagarle a alguno de los “jerarcas” del paquete para que lo incluyan. Es ahí donde se ha desarrollado un ambiente competitivo, que recurren a prácticas polémicas con tal de llevarse cuotas del mercado, en la que Michel no ha salido inmune de opiniones críticas y negativas por parte de cantantes, youtubers y personas del gremio de la promoción y la publicidad musical. Pero, hasta ahora, ninguna ha logrado impedir que le sigan apareciendo socios y clientes.

Con 25 años, Michel Boutic es reconocido como uno de los actores más sólidos en el negocio de la promoción. Maneja DBoutic Music, su propia agencia de promoción para impulsar el género urbano. Cuenta con un sitio web, una página oficial de Facebook que suma más de 12 000 seguidores, un equipo de trabajo integrado por un diseñador y un editor web, y la visibilidad que alcanza a través del Paquete Semanal Omega.

Michel Boutic con parte de su equipo. Foto: Tomada de su página en Facebook.

Michel Boutic con parte de su equipo. Foto: Tomada de su página en Facebook.

Llevar la música a la gente

Hasta la fecha, ha trabajado con más de 200 artistas nacionales, entre ellos Los 4, Qva Libre, Los Ángeles, Jay Maly, Un Titico y El Chulo. Todos le dan crédito en sus canciones.

Otro de sus proyectos lleva por nombre Promoción Andante. Consiste en un equipo que sale a la calle, enciende la aplicación Zapya en lugares claves y todo el que se conecta a su señal recibe las 500 canciones más sonadas del momento. Dice que es una estrategia para que la música llegue a un público amplio y diverso. “Esto también me dio la diferencia”, explica.

Añade que un promotor no puede estar sentado: “Haces tu vida en la calle, de escuela en escuela, de plaza en plaza, de discoteca en discoteca”. Hay muchachos que lo hacen sin interés económico alguno: corren por los estudios, piden música actualizada y luego la difunden. Muchachos que aspiran, probablemente, a hacer lo que ha hecho Michel Boutic: llegar a vivir del pago que le hacen los artistas por difundir su obra.

“¡Abran Zapya, que traigo el tema que el Choco sacó anoche!”

—La mayoría de los jóvenes está en la calle con sus teléfonos y comparten su música con otros. Cada joven que se logre actualizar vale por dos o tres más. Hay mucha gente que quiere consumir música sin pasar trabajo para encontrarla. Cuando uno se la brinda fácilmente, le viene como anillo al dedo. Imagínate que quieras la última canción de Chocolate y que estando en la guagua alguien diga: “¡Abran Zapya, que traigo el tema que el Choco sacó anoche!”.

Así funciona.

Michel Boutic junto al cantante Alex Duvall. Foto: Tomada de la pñagina en Facebook de Michel Boutic.

Michel Boutic junto al cantante Alex Duvall. Foto: Tomada de la pñagina en Facebook de Michel Boutic.

 

Si te gustó esta historia puedes leer otras en la aplicación móvil de elTOQUE. Cada día compartimos nuevas publicaciones a las cuales puedes acceder mediante una descarga por correo Nauta o Internet. Búscala en Google Play o en CubApk.