eltoque_logo

empresas responsables

Los productos que MaxiBebé ofrece están elaborados con productos naturales. Foto: Pedro Sosa.
MaxiBebé ofrece en La Habana compotas para bebés elaboradas con productos naturales, galletas de avena, mantequilla de maní y otras preparaciones caseras para la familia. Como otros negocios privados en Cuba, se tambalea cada día debido a la escasez de materias primas y la subida de precios.
Quienes desempeñan el antiguo oficio de carretonero son, al mismo tiempo, los vanguardistas del reciclaje en San Martín Texmelucan, Puebla, México. Se trata de 120 personas con carretas y caballos que hacen lo que nadie más en el municipio: separan y venden.
Emprendendores cubanos han modificado sus negocios para adaptarlos a la situación por la COVID-19. En este texto puedes ver como se han adaptado algunos negocios.
La sede de la cooperativa no agropecuaria Vitria, en la calle Aguiar de La Habana Vieja, se convirtió en días recientes en un bazar, en el cual emprendedoras cubanas se unieron para mostrar sus obras y productos. 
Yosdel Vicente y Lis Powell crearon CIMA, un juego en el cual no existe el factor suerte, pues proporciona igualdad de condiciones para todos los contrincantes. El movimiento en el espacio por su tridimensionalidad es otra novedad.
Cuba Libro es un lugar tranquilo, un poco apartado del ruido de una ciudad bulliciosa, aunque el local está muy cerca de la céntrica avenida 23 en el Vedado habanero. Allí siempre puede encontrarse un jardín, una hamaca y un agradable espacio para leer y tomar café.
La fregadora La Ecológica, se encuentra ubicada en Cojímar, y desde su creación hasta la fecha solo utiliza agua 100% reciclada. El propietario Ernesto Rivero, puso en práctica sus conocimientos de permacultura tras concluir un curso en la Fundación Antonio Núñez Jimenez.
En Cuba, un país donde la cosmética natural es un camino escasamente recorrido, Sandra Aldama pone en práctica la técnica del refundido para hacer jabones. Básicamente, utiliza una base neutra y la enriquece con ingredientes autóctonos accesibles que tengan propiedades curativas o aporten algún beneficio a la salud.
Potenciar los espacios de participación, la conservación del patrimonio, la identidad cultural, la protección del entorno y la capacitación a los comunitarios como agentes facilitadores de las transformaciones sociales, son algunos de los objetivos que se propone el proyecto comunitario Akokán, en Los Pocitos.
Ante las restricciones al transporte público provocadas por la pandemia de la COVID-19 en Cuba, la startup Zaaz Bicimensajería surge como una alternativa para la entrega de pedidos en bicicleta.
Seis ancianos que viven solos se han beneficiado de esta iniciativa impulsada desde la cafetería Juanky´s Pan, el Club de Motos Eléctricas (MEC) —formado por dueños de motos eléctricas de La Habana— y de Mandao, un negocio que ofrece servicios de mensajería.
Eco-Deco propone una alternativa diferente, que “no es madera preciosa ni mucho menos. Es un mueble funcional con materiales reciclados que puede ayudar a la gente como me ayudó a mí”, dice Shallya Sánchez.
La Liga en Cuba es un torneo de fútbol sala respaldado por proyectos comunitarios como ArteCorte, en La Habana, y también por el Indiana Futsal y el emprendimiento capitalino, Mi barrio Sueña.
Oasis Nelva, más que una tienda, un bar, o una crepería, es un espacio donde se rinde culto a la naturaleza. En el punto exacto donde se cruzan las calles Habana y Muralla, en La Habana Vieja, germinó hace siete años esta tienda de jardinería integral, un lugar donde casi todo es verde.
La cubana Idania del Río y la española Leire Fernández decidieron apostar por aquello que otros desechaban, y de esa apuesta nació Clandestina, la tienda de ropa más famosa de Cuba.
Durante el 2018 publicamos en elTOQUE varias historias de emprendedores que con sus negocios y proyectos de responsabilidad social contribuyen al mejoramiento de la sociedad.
En el Forum “Rebirth”/Tercer Paraíso se discutió sobre educación agroalimentaria y medioambiental en la sociedad cubana; y se trazaron geografías para la transformación.
La COVID-19 y la cuarentena en Cuba afectaron los negocios en el sector privado. La mayoría de los cuentapropistas han usado sus ahorros para pasar el periodo. Aunque el Estado permite que pidan asistencia o tomen empleo estatal, buscan mantener sus emprendimientos a fuerza de imaginación y creatividad.
Mujeres cubanas han tomado la iniciativa de coser nasobucos que regalan a familiares y vecinos o venden a precios accesibles. Al mover el pedal, agitan la solidaridad y mueven la economía cubana.
“Innovación también para ti” fue el eslogan de Noviembre de Emprendedores este 2019, un evento realizado por el proyecto Cubaemprende desde hace cuatro años para contribuir a la visibilización del sector privado en Cuba.
Ha’BiCi, el primer sistema de bicicletas públicas de La Habana, es resultado de una alianza entre el emprendimiento Vélo Cuba e instituciones estatales como la Oficina del Historiador de La Habana (OHCH). Hasta el momento, la experiencia ha demostrado la viabilidad de iniciativas de este tipo.
Desde el 28 de enero las redes sociales digitales han sido plataformas para la coordinación y visibilización de iniciativas ciudadanas para ayudar a los afectados por el tornado que azotó La Habana recientemente. Cubanos dentro y fuera de la Isla han protagonizado los más disímiles actos solidarios.
Los jabones artesanales de D´Brujas, enriquecidos con productos naturales, son una alternativa a la cosmética tradicional en Cuba.
Divino es un restaurante ubicado en el barrio habanero Mantilla donde se les ofrece comida y atención gratuitas a los ancianos. Liderado por Yoandra Álvarez, Divino es una empresa socialmente responsable en Cuba.
Emprendores cubanos ven en la economía solidaria un camino para la evolución del emprendimiento que Cuba necesita, enfocado en las necesidades de las comunidades y en el desarrollo social.