Las nuevas normas dadas a conocer recientemente por la Unión Europea (U.E.) sobre el otorgamiento de visas generaron grandes expectativas entre muchos cubanos. Sin embargo, la expedición de los visados de entrada múltiple (VEM) de larga duración se dirige específicamente a viajeros frecuentes con un historial de visados positivo. De manera que solo en estos casos se obtendrán visas de validez creciente desde un año hasta un máximo de cinco, como aclaramos posteriormente en este sitio.

En vista de las confusiones y dudas que aún persisten, la Delegación de la U.E. en Cuba ha clarificado varios puntos a través de un extenso documento con preguntas y respuestas. Un aspecto importante es el aumento de la tasa de visado de 60 a 80 euros. Según la comunicación, “la tasa de 60 euros ya no sufragaba adecuadamente los costes administrativos (personal, locales y equipos) para ofrecer un servicio adecuado al número cada vez mayor de solicitudes”.

El aumento garantizará los recursos financieros para mantener la cobertura consular en todo el mundo y reforzar su personal, agilizar el proceso de solicitud e incrementar la calidad en el servicio a los viajeros, modernizar los equipos y programas informáticos, y mejorar la capacidad de detección de riesgos de seguridad y migración irregular.

  1. ¿Cuáles serán las principales ventajas para los viajeros?

 Con las nuevas normas, el proceso de solicitud de visados será más fácil y sencillo: las solicitudes de visado podrán presentarse hasta seis meses antes del viaje previsto (nueve meses para los viajes por mar), en lugar de los tres meses de antes, lo que permitirá una mejor planificación de los viajes. Los visados múltiples con largo período de validez (de uno a cinco años) ahora serán más fáciles de obtener, con un mayor ahorro de tiempo y dinero. En la mayoría de los casos, las solicitudes podrán presentarse directamente en el país de residencia y, en la medida de lo posible, ser cumplimentadas y firmadas electrónicamente (hasta ahora solo se habían aceptado copias impresas).

  1. ¿Cuánto tiempo durará la tramitación de las solicitudes de visado?

 El plazo máximo de tramitación de las solicitudes de visado se mantendrá en 15 días. El período de tramitación podrá ser más largo en casos concretos, por ejemplo, cuando haga falta examinar más detalladamente la solicitud, y durará como máximo 45 días.

  1. ¿Cuáles serán los requisitos para solicitar un visado de corta duración?

 Para solicitar un visado de corta duración para la UE, los solicitantes deberán presentar:

– una solicitud de visado impresa, cumplimentada y firmada;

– un pasaporte expedido en los diez últimos años y con una validez de un mínimo de tres meses después del final de la estancia;

– una fotografía de identidad;

– la prueba de poseer un seguro médico de viaje adecuado y válido; documentos justificativos de la finalidad de la estancia, pruebas de medios de subsistencia durante la estancia y alojamiento.

– Los solicitantes deberán también pagar la tasa de visado y, en su caso, dejar que se tomen sus huellas dactilares.

  1. ¿A qué países de destino afectará la modificación?

 Las normas se refieren a los visados de corta duración para visitar los 22 países de la UE que forman parte del espacio Schengen (Alemania, Austria, Bélgica, Chequia, Dinamarca, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, los Países Bajos, Polonia, Portugal y Suecia), y los cuatro países asociados (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza). Un visado uniforme de corta duración expedido por uno de estos países cubrirá los viajes en los 26 países de Schengen durante un máximo de 90 días dentro de cualquier período de 180 días.

  1. ¿En qué consulado se deberá presentar la solicitud de visado?

 Los solicitantes deberán presentar su solicitud en el consulado del país que deseen visitar. Aquellos que deseen visitar varios Estados Schengen deberán presentarla en el consulado del país donde vayan a pasar más tiempo. En caso de una visita a varios Estados Schengen con duraciones de estancia similares se deberá presentar la solicitud en el consulado del país cuyas fronteras exteriores vayan a cruzar primero al entrar en el espacio Schengen. Si el Estado Schengen de destino no tiene consulado en el país en el que resida el solicitante, este deberá comprobar si está representado por otro consulado.

  1. ¿Los solicitantes de visado deben presentar su solicitud personalmente en el consulado?

 En la mayoría de los casos, las solicitudes de visado podrán presentarse en el país de residencia del solicitante (ya sea en un consulado o en la sede de un proveedor de servicios externo) y, cuando exista la posibilidad, el formulario de solicitud podrá cumplimentarse y firmarse electrónicamente. Con arreglo a las nuevas normas, los solicitantes deberán comparecer personalmente tan solo cuando se les vayan a tomar las huellas dactilares (es decir, cada 59 meses).­

  1. ¿Habrá exenciones y reducciones de las tasas de visado?

 Los menores de seis años seguirán estando exentos de la tasa de visado, como ya ocurría con la normativa anterior. La tasa de visado para los menores de edad comprendida entre los seis y los doce años seguirá siendo la mitad de la tasa general y subirá cinco euros, de modo que costará cuarenta.

En comparación con la tasa de visado de otros países, la de la UE continúa siendo baja, ya que, en el caso de los Estados Unidos, un visado de turista tiene un costo de 143 euros; para China, 126 euros; Nueva Zelanda, 146 euros; Reino Unido, 112 euros, desde enero del presente año; la India, 95 euros; Australia, 90 euros, y Canadá sigue siendo el más barato, con un coste de 68 euros.

El cambio reciente de las normas, se debe, según el Parlamento Europeo y el Consejo, a que los Estados miembros de la UE figuran entre los principales destinos turísticos del mundo: “Desde 2009, las solicitudes de visados de la UE se incrementaron en un 57%, pasando de 10,2 millones a 16 millones en 2018. Al mismo tiempo, los procedimientos de solicitud de visado no han cambiado desde 2010 y es necesario hacerlos menos engorrosos, manteniendo el mismo grado de seguridad y control. Las tasas de visado no se han adaptado desde 2006 y una tasa de 60 euros ya no sufraga los costes de tramitación de las solicitudes, sobre todo a causa de la inflación. Por último, al establecer un vínculo entre los procedimientos de visado y la cooperación en materia de readmisión, la revisión dota a la UE de nuevos instrumentos para entablar un diálogo con los países socios sobre migración. Esta posibilidad forma parte de los esfuerzos en curso de la UE en favor de una política de migración global y eficaz”.

En el caso particular de Cuba, como comentaba uno de los diplomáticos entrevistados por ElToque, “…el nuevo código no implica que ahora será más fácil para un cubano que nunca ha viajado al área Schengen. Es más bien para los afortunados que ya viajan bastante”.

El documento establece un “sistema de cascada que permite al aspirante acceder a las visas de mayor duración de forma progresiva: la visa Schengen válida por un año será para quien haya obtenido y utilizado legalmente tres visados en los años anteriores; la visa de 2 años para quien haya tenido y utilizado una VEM de un año en los dos años anteriores a la solicitud; y la visa de 5 años solo quien haya tenido y usado una VEM de dos años durante los tres años anteriores”.