Hola:

En los últimos días hemos estado padeciendo las inclemencias del tiempo y el aumento del calor del verano en Cuba; paradójicamente pareciera avivarse la misma sensación en el ecosistema digital de la Isla.

Mientras en el espacio físico los termómetros son incapaces de recoger la sensación de humedad agobiante que acompaña las altas temperaturas, en el espectro digital los algoritmos son incapaces de entrever la atmósfera de intolerancia a ideas y posturas diferentes que comienza a arreciar y a polarizar muchas de nuestras redes sociales.

Los miembros del equipo de Xel2 siempre estamos pendientes de nuestra realidad inmediata y hemos podido percatarnos de que todo comentario o idea expresada en las redes que no esté en consonancia con el mensaje oficial, inmediatamente genera fricción y malestar. Incluso, pueden llegar a colgarte el cartelito de mercenario.

Lo normal es que dentro de una sociedad existan posturas disímiles frente a cualquier tema, que las personas se reúnan en torno a gustos o creencias similares y expresen eso que creen de forma respetuosa para con los que piensan de otra manera. Lo realmente lamentable e ingenuo es pretender que todos pensemos igual, que todos asintamos con la cabeza una decisión, aun cuando es diametralmente opuesta a nuestros beneficios como individuos.

Por años hemos masticado el mismo chicle sin sabor: debemos resistir caminando en el desierto en busca de la tierra prometida. Pero ahora con Internet se puede decir lo que se piensa aunque no esté en consonancia con los mandamientos del patriarca, tenemos que aprender a respetar la opinión y posturas ajenas y si no, como se diría en buen cubano, “comértelas con papa”. Saludos y buen fin de semana,

Wimar Verdecia Fuentes

 

 

 

 

Si te has perdido alguno de nuestros números de Xel2, te compartimos los más recientes por esta vía. 

 

La apatía nos salva y nos hunde

ETECSA: Bajen los precios del Internet

¡Llegaron los exámenes finales!

¿El últimoo?

¡Todos los derechos para todas las personas!

El día de la costumbre

¿Y si regresan los apagones?