eltoque_logo

ancianos

Enma tiene 77 años y es yerbera. Las plantas medicinales han sido una alternativa para ella y sus vecinos en esta etapa de crisis de medicamentos en Cuba.
Las dudas con relación a los ingresos personales persisten a causa del lenguaje burocrático de los funcionarios públicos, entre otros elementos. Hoy DeFacto responde varias preguntas al respecto.
Cada mediodía, 92 ancianos o pacientes de patologías crónicas de la comunidad venezolana de San Isidro reciben comida caliente. Es parte del programa Una vianda por la vida, que pretende cuidar a los más vulnerables ante la pandemia de la COVID-19. Desirée Rodríguez, de 34 años, coordina el equipo que lo hace posible.
Este Día Internacional de las Personas Mayores debemos recordar que los efectos de la pandemia, el deterioro significativo en el valor real de las pensiones y de la red de protección social, configuran un presente de crisis con perspectivas de profundización. ¿Qué hacer frente a la evidencia de que cada vez es más difícil la vida cotidiana para los adultos mayores en Cuba?
En el contexto de la emergencia por la COVID-19 conversamos sobre la atención a las personas vulnerables en Cuba. Esta entrevista se realizó el 8 de mayo de 2020 en una transmisión en vivo a través de YouTube.
Las personas mayores de 60 años, y sobre todo quienes rebasan los 80, se encuentran entre los grupos de alto riesgo frente a la COVID-19.
60897 personas, después de una larga vida laboral, han vuelto a ocuparse de manera formal en Cuba. Pero el mercado de trabajo para la tercera edad no se resume a este grupo. Ancianos como Aleida Urquiola trabajan desde la informalidad, como domésticas.
Con la llegada del COVID19 al Amazonas el miedo por un etnocidio está latente. Las comunidades indígenas son las más vulnerables por esta amenaza y los taitas y mayores se están muriendo. Este es el relato de una de sus hijas.
Mi abuela nunca ha comido tacos ni sushi ni ha visto un avión por dentro. Mi madre tampoco. Dos generaciones. Trabajan y trabajan y apenas pueden comprar la comida. No han visto nada. No conocen nada.
Covidia y Pandemio es una tira cómica del artista Ramsés Morales. Está basada en las experiencias de una pareja de ancianos que viven solos y que “sobreviven” en medio de una realidad de pandemia y crisis social desatada por el coronavirus SARS-CoV-2.
Seis ancianos que viven solos se han beneficiado de esta iniciativa impulsada desde la cafetería Juanky´s Pan, el Club de Motos Eléctricas (MEC) —formado por dueños de motos eléctricas de La Habana— y de Mandao, un negocio que ofrece servicios de mensajería.
Al menos en cuatro de cada 10 hogares cubanos vive un adulto mayor. ¿Qué ocurre cuando una de estas personas pierde su movilidad e independencia a causa de una fractura?
En la economía cubana los gastos se contemplan en 374 mil 846 millones 100 mil pesos para 2021 y los ingresos netos se proyectan por un valor de 288 mil 101 millones 600 mil pesos. Al ser superiores a los ingresos, se generará un déficit de 86 mil 744 millones 500 mil pesos.
Mi madre solía repetir este dicho, muy común en Cuba, “llegar a viejo es la última carta de la baraja”. ¿Qué implica entonces envejecer como mujer en Cuba? ¿Por qué es relevante que hablemos de la vejez y las mujeres? ¿Cuánto importan los cuidados en esta etapa de la vida?
La vida de Rosa y su hijo lleva años poniéndose cada vez más dura en un caserío precario a las afueras de Santa Clara.
Si sumamos los adultos mayores y las personas de hasta 59 años que padecen hipertensión arterial (sin considerar asmáticos y diabéticos) más de 3 millones y medio de cubanas y cubanos constituyen la población de riesgo ante la COVID-19.
El caso de América, una mujer de 67 años que está sola en Cuba, es de esos que prueban lo evidente: las políticas públicas del estado cubano deben comenzar a enfocarse urgentemente, en esee grupo de personas mayores, cada año más numeroso, para proveerle una vida cómoda y una verdadera oportunidad de descansar.