eltoque_logo

Estilo de vida

En sociología, un estilo de vida es la manera en que vive una persona (o un grupo de personas). Esto incluye la forma de las relaciones personales, del consumo, de la hospitalidad y la forma de vestir. Una forma de vida típicamente también refleja las actitudes, los valores o la visión del mundo de un individuo. El término hace referencia a una combinación de unos factores claves intangibles o tangibles. Los factores tangibles relacionan específicamente con las variables demográficas, esto es un perfil demográfico individual mientras que los factores intangibles tratan de los aspectos psicológicos de uno individuo como valores personales, preferencias y actitud. Tener una "forma de vida específica" implica una opción consciente o inconsciente entre un sistema de comportamientos y de algunos otros sistemas de comportamientos. La primera vez que apareció el concepto de "estilo de vida" fue en 1939 (las generaciones anteriores pudieron no haber necesitado este concepto porque no era significativo al ser las sociedades relativamente homogéneas). Alvin Toffler predijo una explosión de los estilos de vida (denominados "subculturas") debido al incremento de la diversidad de las sociedades postindustriales. Jeremy Rifkin describe el estilo de vida y la vida cotidiana en Europa y Estados Unidos;​ en las épocas históricas, en las actuales y en la llegada de la era global, después del individualismo y el comunitarismo. Pierre Bourdieu centra su teoría en el concepto de habitus entendido como esquemas de obrar, pensar y sentir asociados a la posición social. El habitus hace que personas de un entorno social homogéneo tiendan a compartir estilos de vida parecidos. Geográficamente un ambiente rural contra una metrópoli urbana crearía resultados diferentes. Este factor es lo más importante porque dentro del ámbito urbano un barrio particular se comporta como un factor decisivo debido a variados niveles de afluencia y proximidad a espacios abiertos. Por ejemplo en las regiones con proximidad al mar, una cultura o un estilo de vida de surfear están presentes frecuentemente. El concepto de gestión de estilo de vida ha crecido bastantemente en la última década debido al enfoque en la manera en que vivimos. Aquí se recogen historias del estilo de vida propio de los cubanos con sus complejidades y fortalezas.

Foto: Marcos Paz
La que vende chucherías en carrito está hablando con el que vende periódicos del problema nuevo con los periódicos; yo, jodido del estómago, no hubiera salido de la farmacia a hacer cola en una tienda en la que solo me dejaron comprar dos paquetes de pollo, y menos hoy que todo me da náuseas. Escenas de cualquier día.
Yaquelín quiso unas fotos únicas para sus quince, alguna opción que no se encontrara repetida y no bajara de 300 CUC. También quiso una “fiestecita” con vals incluido y un paseo en descapotable por el barrio, seguido por un séquito de bicitaxis (en ausencia de cocotaxis, perdidos de la zona).
La gente de por mi casa sale temprano de lunes a viernes y limpia y lava sábados y domingos. La gente está en su mecánica. No tiene tiempo para estar mirando la parte de atrás de las guaguas. Las vallas por las calles dicen SÍ, y uno pasa y las mira pensando en cómo coge un P14.
En Cuba el movimiento de aficionados y profesionales de los videojuegos es cada vez mayor. Dentro de ese grupo las chicas gamers comienzan a resaltar, aunque aún se enfrentan a situaciones de discriminación.
Sin miedo a equivocarnos podemos asegurar que en toda la historia de la música no ha existido un género con más detractores que el reguetón. Todo el mundo ha criticado en algún momento al género en sí mismo, o a algún tema en particular, o a alguno de sus exponentes. Hay que ser muy fanático […]
!Sin pan no hay patria, Ceres! Los cubanos por estos días en que escasea el pan hacen plegarias a la diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad.
En el Forum “Rebirth”/Tercer Paraíso se discutió sobre educación agroalimentaria y medioambiental en la sociedad cubana; y se trazaron geografías para la transformación.
Cuando ninguna religión estuvo bien vista en Cuba, el Estado y el Partido se ocuparon de mantener vivos los conceptos de lo divino, inmortal y eterno. Actualmente, en un proceso de reforma constitucional, donde la sociedad comunista desaparece del proyecto, no sabemos si nos habla Dios o Iron Man.
Una escena del relato cotidiano de los cubanos, esta vez en la panadería, cuando a “un viejo loco le dio por hablar inglés”.
En las montañas de la Sierra Maestra se practican diferentes variantes del espiritismo. Los que allí lo viven, cuentan cómo ven sus creencias y por qué creen. Esta es una apuesta inmersiva y documental de elTOQUE.
La escasez forma parte de la cotidianidad del cubano. Aunque ya lo hemos incorporado, a veces nos hacemos preguntas. Pero como algunos dicen: “no es para entenderlo. Lo vives, lo sufres, lo gozas, te infartas, revives… pero no pretendas entenderlo”.
El cubano es capaz de ejecutar miles de procedimientos y brindar soluciones a las más distintas problemáticas auxiliándose única y exclusivamente de una toalla.
Se acerca un nuevo fin de año, el momento en el que los cubanos se reúnen en familia para celebrar. Sin embargo, muchos recordarán la etapa final del 2018 como un momento de particulares tensiones económicas y colas, muchas colas, colas por cualquier cosa, en cualquier lugar.
Coger un almendrón en La Habana se vuelve cada vez más una proeza ciudadana. La huelga silenciosa de los boteros ante las medidas gubernamentales, se expresa en la no renovación de licencias, el alza de los precios y las muchas condiciones que deben aceptar o rechazar los pasajeros que utilicen el servicio.
Los cubanos hemos luchado y vivido en sacrificio por ser soberanos, por no tener dueños ni amos, pero todavía hay cadenas que cargamos, como si los machetes de antaño solo sirvieran para ser conservados en vitrinas de museos.
Encontrar un alquiler en La Habana no es tarea sencilla. Los de excelentes condiciones están en su mayoría dedicados al público extranjero. Para los propios cubanos los precios son muchas veces inaccesibles, teniendo en cuenta los ingresos mensuales.
Cuídense de los que han ido a todas partes, han arreglado todo tipo de muebles, han socorrido todo tipo de lesiones, han participado en todo tipo de trifulcas, han amado a todo tipo de mujeres y hombres, han degustado todo tipo de platos y estado en las más difíciles situaciones de supervivencia, detrás de su piel de cordero sabichoso puede esconderse el hombre bobo.
En la pantalla de la computadora una mulatica de 20 años se masturba en un sofá. En el agro de la esquina queda aguacate pero a 30 pesos. Escenas que uno puede mirar desde su casa, desde su ventana o encontrarse en alguna que otra esquina de La Habana.
En Cuba se ha extendido la concepción o filosofía, de que el disfrute de las minucias es nocivo para la prestancia de espíritu y la disposición a la resistencia. Quizás por eso los cubanos, aunque no dejan de añorarlos, se han acostumbrado a prescindir de productos como las pasas, la mantequilla, el aceite de oliva…
Una sociedad inmovilizada por el miedo no podrá avanzar nunca; el país donde esta yazga irá a la deriva por los derroteros que tracen aquellos que tienen el poder.
Es un viernes cualquiera y la gente se agrupa alrededor de las neveras del mercado La Época, en La Habana. Han sacado pechuga de pollo y todos esperan para finalmente comprar el producto que, por lo general escasea.
Escribir canciones sobre tu barrio que es tu país puede tener las mismas consecuencias que hacer periodismo sobre tu barrio que es tu país. Un artista y un periodista pueden vivir escenas como estas en Cuba.
Es un día cualquiera en las calles de Santiago de Cuba; aparecen personajes insólitos y a la vez comunes que te llevan a pensar en las cosas que hacemos por dinero.
Un relato de la cotidianidad cubana, esta vez en torno a la caída de un gato en un parterre y las reacciones que provoca en quienes allí se encuentran, personajes que pudieran estar en cualquier esquina
Las personas con condiciones de vida menos favorables y las mujeres suelen ser los mayores consumidores de medicamentos según un estudio realizado en La Habana.