libertad de expresión

La libertad de expresión en Cuba está limitada pues la Constitución cubana prohíbe la propiedad privada de medios de comunicación y todos los periodistas en activo deben unirse a la Unión de Periodistas Cubanos, que de hecho se encuentra bajo el control del Partido Comunista;  en el gobierno un poder judicial que no es independiente ni imparcial, permite que se entablen procedimientos penales para prevenir, disuadir o castigar la expresión de opiniones discrepantes. Las consecuencias de esta son nefastas tanto para los periodistas independientes que intentan hacer su trabajo como para los cubanos en general, que no pueden acceder a información u opiniones que difieran de la ideología estatal. El Gobierno mantiene en pie una férrea estructura legal, burocrática y administrativa, engrasada por años de uso, para silenciar a los opositores al gobierno, categoría en la cual se encuentran las personas que intentan informar sobre la realidad cubana. Aquí encontrarás todo lo relacionado con casos donde se vulnera la libertad de expresión de los cubanos.  
El Gobierno cubano reprime el ejercicio del periodismo independiente a través de un hostigamiento continuo para neutralizar a los reporteros, incluso los envía a la cárcel.
El censo de 2023 del Comité para la Protección de los Periodistas recoge las cifras de periodistas encarcelados en el mundo. ¿Cuál es la situación en Cuba?
Las manipulaciones de los funcionarios cubanos sobre el estado de los derechos humanos en la isla ante las autoridades de la ONU son numerosas.
Seis meses después de aprobada, la Ley de Comunicación Social en Cuba aún no está vigente.
Detenciones arbitrarias y amenazas a periodistas en Cuba. El Gobierno cubano reprime la libertad de expresión en el Día Internacional de los Derechos Humanos.
Raúl Castro afirma que los problemas de la prensa en Cuba son más viejos que Gutenberg.
El artículo censurado por «Alma Mater» asegura que uno de los principales problemas es que el estudiantado militante percibe la UJC como una organización que «no da nada».
Solo las «actividades ilegales» que constituyan delitos justifican la privación de libertad de una persona. El Gobierno cubano acostumbra a esconder la represión política detrás de argumentos legales relacionados con la comisión de delitos comunes.
El nuevo dictamen del Tribunal Supremo Popular ratifica la idea de que en Cuba los represores definen la ley, los derechos individuales y las garantías.
Un Acuerdo del Consejo de Ministros faculta a los funcionarios del Ministerio del Interior a citar a quienes consideren que necesitan ser educados o advertidos para evitar que cometan «delitos».
Mientras Leandro Pupo enfrenta la posibilidad de pasar cuatro años en un campamento de trabajo forzado, un juez no ha permitido ni siquiera que Pedro Jorge Velázquez responda en un juicio público por sus comentarios injuriosos.
Un estudio de la Alianza Regional para la libertad de expresión destaca que en 2023 aumentó la violencia y la discriminación contra las personas defensoras de los derechos humanos en América Latina.
La historia de la censura en Cuba, sobre todo en las artes, es parte constitutiva de la estructura que la propicia.
Quienes pretendan crear de forma independiente y libre en Cuba no encontrarán nunca protección ni en la ley ni en la institucionalidad, a menos que cambie el modelo político que hoy necesita la censura y el escarnio para continuar reproduciéndose.
Activistas por los derechos humanos e intelectuales con posiciones críticas hacia el Gobierno fueron detenidos de manera arbitraria, y algunos trasladados a paradero desconocido, en la mañana del 14 de junio de 2023.
El libro «75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Miradas desde Cuba» revindica el valor de los derechos humanos como herramienta legítima de la ciudadanía.
De la última versión del proyecto de ley de comunicación social desaparecieron prerrogativas como la facultad de la ciudadanía para exigir información pública a las entidades estatales y se establecieron claras limitaciones a los contenidos que pueden ser difundidos.
La prensa estatal cubana y sus periodistas no suelen confrontar o increpar a los gobernantes del país. Así lo implantó Fidel Castro dentro de un sistema que se ha mantenido durante décadas.
Desde el 2 de marzo de 2023, el activista Alejandro Garlobo se encuentra recluido en Villa Marista y acusado por el delito de otros actos contra la seguridad del Estado.
Mujeres que disienten del poder o participan en la política de forma autónoma son reprimidas de forma recurrente y diferenciada.
A Sulmira Martínez Pérez la acusan por sus publicaciones en redes sociales por la posible comisión de un delito de propaganda contra el orden constitucional.
El comunicado en nombre de un grupo de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana ha traído al debate público —otra vez— la inconformidad e impotencia de una parte de la juventud cubana con la realidad actual.
Una meta del viaje del cardenal Stella tiene carácter humanitario y se basa en la liberación de los presos políticos del 11J. Al salir de la Universidad de La Habana, el prelado dijo a la prensa: «es importante que los jóvenes que en un momento manifestaron su pensamiento de la forma que conocemos puedan volver a sus casas».
La libertad de los cubanos termina donde empieza a cuestionarse el modelo de Estado y desarrollo impuesto por el Partido Comunista.
Varios los caricaturistas que han publicado en los suplementos de humor gráfico Xel2 y Matraca comentan sobre sus obras y sobre la represión que sufrieron en Cuba debido al arte crítico que publicaban.

libertad de expresión

La libertad de expresión en Cuba está limitada pues la Constitución cubana prohíbe la propiedad privada de medios de comunicación y todos los periodistas en activo deben unirse a la Unión de Periodistas Cubanos, que de hecho se encuentra bajo el control del Partido Comunista;  en el gobierno un poder judicial que no es independiente ni imparcial, permite que se entablen procedimientos penales para prevenir, disuadir o castigar la expresión de opiniones discrepantes. Las consecuencias de esta son nefastas tanto para los periodistas independientes que intentan hacer su trabajo como para los cubanos en general, que no pueden acceder a información u opiniones que difieran de la ideología estatal. El Gobierno mantiene en pie una férrea estructura legal, burocrática y administrativa, engrasada por años de uso, para silenciar a los opositores al gobierno, categoría en la cual se encuentran las personas que intentan informar sobre la realidad cubana. Aquí encontrarás todo lo relacionado con casos donde se vulnera la libertad de expresión de los cubanos.  

Cuba es el peor país de Latinoamérica en libertad de prensa
El Gobierno cubano reprime el ejercicio del periodismo independiente a través de un hostigamiento continuo para neutralizar a los reporteros, incluso los envía a la cárcel.
El censo de 2023 del Comité para la Protección de los Periodistas recoge las cifras de periodistas encarcelados en el mundo. ¿Cuál es la situación en Cuba?
Detenciones arbitrarias y amenazas a periodistas en Cuba. El Gobierno cubano reprime la libertad de expresión en el Día Internacional de los Derechos Humanos.
Solo las «actividades ilegales» que constituyan delitos justifican la privación de libertad de una persona. El Gobierno cubano acostumbra a esconder la represión política detrás de argumentos legales relacionados con la comisión de delitos comunes.
Mientras Leandro Pupo enfrenta la posibilidad de pasar cuatro años en un campamento de trabajo forzado, un juez no ha permitido ni siquiera que Pedro Jorge Velázquez responda en un juicio público por sus comentarios injuriosos.
Quienes pretendan crear de forma independiente y libre en Cuba no encontrarán nunca protección ni en la ley ni en la institucionalidad, a menos que cambie el modelo político que hoy necesita la censura y el escarnio para continuar reproduciéndose.
De la última versión del proyecto de ley de comunicación social desaparecieron prerrogativas como la facultad de la ciudadanía para exigir información pública a las entidades estatales y se establecieron claras limitaciones a los contenidos que pueden ser difundidos.
Mujeres que disienten del poder o participan en la política de forma autónoma son reprimidas de forma recurrente y diferenciada.
Una meta del viaje del cardenal Stella tiene carácter humanitario y se basa en la liberación de los presos políticos del 11J. Al salir de la Universidad de La Habana, el prelado dijo a la prensa: «es importante que los jóvenes que en un momento manifestaron su pensamiento de la forma que conocemos puedan volver a sus casas».
Las manipulaciones de los funcionarios cubanos sobre el estado de los derechos humanos en la isla ante las autoridades de la ONU son numerosas.
Raúl Castro afirma que los problemas de la prensa en Cuba son más viejos que Gutenberg.
El nuevo dictamen del Tribunal Supremo Popular ratifica la idea de que en Cuba los represores definen la ley, los derechos individuales y las garantías.
Un estudio de la Alianza Regional para la libertad de expresión destaca que en 2023 aumentó la violencia y la discriminación contra las personas defensoras de los derechos humanos en América Latina.
Activistas por los derechos humanos e intelectuales con posiciones críticas hacia el Gobierno fueron detenidos de manera arbitraria, y algunos trasladados a paradero desconocido, en la mañana del 14 de junio de 2023.
La prensa estatal cubana y sus periodistas no suelen confrontar o increpar a los gobernantes del país. Así lo implantó Fidel Castro dentro de un sistema que se ha mantenido durante décadas.
A Sulmira Martínez Pérez la acusan por sus publicaciones en redes sociales por la posible comisión de un delito de propaganda contra el orden constitucional.
La libertad de los cubanos termina donde empieza a cuestionarse el modelo de Estado y desarrollo impuesto por el Partido Comunista.
Seis meses después de aprobada, la Ley de Comunicación Social en Cuba aún no está vigente.
El artículo censurado por «Alma Mater» asegura que uno de los principales problemas es que el estudiantado militante percibe la UJC como una organización que «no da nada».
Un Acuerdo del Consejo de Ministros faculta a los funcionarios del Ministerio del Interior a citar a quienes consideren que necesitan ser educados o advertidos para evitar que cometan «delitos».
La historia de la censura en Cuba, sobre todo en las artes, es parte constitutiva de la estructura que la propicia.
El libro «75 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Miradas desde Cuba» revindica el valor de los derechos humanos como herramienta legítima de la ciudadanía.
Desde el 2 de marzo de 2023, el activista Alejandro Garlobo se encuentra recluido en Villa Marista y acusado por el delito de otros actos contra la seguridad del Estado.
El comunicado en nombre de un grupo de estudiantes de la Facultad de Derecho de la Universidad de La Habana ha traído al debate público —otra vez— la inconformidad e impotencia de una parte de la juventud cubana con la realidad actual.
Varios los caricaturistas que han publicado en los suplementos de humor gráfico Xel2 y Matraca comentan sobre sus obras y sobre la represión que sufrieron en Cuba debido al arte crítico que publicaban.
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification