eltoque_logo

pobreza en Cuba

Cuba carece de una ley reguladora para el tratamiento de la pobreza en Cuba, por ello el Fiscal General emitió una resolución, la 207 del 2015, donde se norma la facultad de la Fiscalía para atender a estas personas. Con este fin el Gobierno creó el Centro de Atención Social para ‘Deambulantes’, “que los acoge cuando son recogidos en la calle”. Mientras el salario promedio en Cuba sea inferior a 30 dólares mensuales y los precios sigan elevados, siempre habrá personas que no podrán pagar el gasto de la canasta básica, no resolverán sus necesidades básicas, tampoco tendrán un techo donde vivir y pronto se convertirán en limosneros. Los analistas coinciden en señalar que el déficit de vivienda y el hacinamiento en el hogar han creado una crisis en el ámbito familiar donde algunos de sus miembros son rechazados sin más opción que la calle. Aquí se muestra la cara la pobreza en Cuba que no aparece en los medios oficiales.

Cuba en su laberinto monetario
A finales de 2020 el Gobierno cubano emprendió la Tarea Ordenamiento, su mayor reforma económica de las últimas décadas. Buscaba aumentar el poder adquisitivo de los ciudadanos, revaluación del peso cubano como moneda oficial mediante la eliminación del peso convertible y establecer una tasa de cambio única del peso cubano frente a las divisas extranjeras. Más de seis meses más tarde, ninguno de esos propósitos se ha alcanzado.
Ante el desabastecimiento, los cubanos están buscando medicamentos en grupos de redes sociales, mercado ilegal y encargos al extranjero.
En esta entrevista realizada al economista, profesor e investigador cubano Ricardo Torres, para la revista Temas, se discuten interesantes criterios sobre los problemas con la desigualdad creciente en Cuba, las medidas contenidas en la reforma económica y los recientes pasos de “perfeccionamiento” de la llamada Actualización del modelo socialista cubano.
Ya tiene 12 años. Acaba de empezar séptimo grado y quiere ser deportista. Pero ya ha sido fregador de autos, limpiador de piscinas, mensajero, chapeador de patios…
Desde el camino se distingue un par de paredes en pie, en medio de tanto escombro, unos muebles secados por el sol y una puerta de aluminio que nada protege. Detrás de las ruinas, Orquídea y su marido Yuniesqui levantaron una habitación para dormir, con pedazos de madera vieja. Los pobres, además de pobreza, solo pueden saber de infortunio.
La cría al por menor de cerdo representa un modo de vida para muchas familias de Placetas, municipio de mayor producción porcina en Cuba. Leonel, Julia y Elsie Martínez son unas de las tantas familias que emplean gran parte de su tiempo y esfuerzo en este “negocio” que avanza y se tambalea con la misma intensidad.
En Yaguajay, allí donde más de 200 familias perdieron completamente sus viviendas por el huracán, un grupo de jóvenes ofrecen esperanza.
En Bayamo apenas lloviznó, e hizo una brisa comparada con las que se sienten en tiempo de paz en el Malecón habanero; aún así, frente a mi casa se cayeron todos los cables del tendido eléctrico.
A saber si en la mente de una loca, en lo más recóndito de sus pensamientos, existe una racionalidad más intacta que la nuestra aquí. A saber…
Estoy cansado de hablar de Cuba, de despertar en Cuba, de mirar Cuba, de analizar Cuba, de nunca haber querido huir de Cuba y de todavía no querer hacerlo.
Con 12 años, Yosdiel se ha construido su propio “parque automotor” hecho de madera y pedazos de hierro.
Olvidar y privar al necesitado de una opción de ayuda por razones “políticas” es tan cuestionable como el resto del entramado social y legislativo que obliga, incluso siendo una iniciativa laica, a acudir a organizaciones religiosas.
Construir o reparar una vivienda en Cuba es una prueba de resistencia al estrés mental y al desgaste físico, un camino que empieza pero no da señales de fin. Imara Fernandez ha vivido en carne propia esta experiencia en una lucha por su espacio e independencia. Cinco años le ha tomado conquistar un sueño de casa propia que, tras el paso del huracán Irma, promete tardar mucho más.
Alberto Manzano cumpliría 66 años al día siguiente de que los muros de la casa contigua a la suya, se le vinieran encima.
Las tiendas Tángana y Galerías Paseo -ubicadas en Malecón y Línea una, y en 1era y Paseo la otra, en Vedado- fueron saqueadas durante el huracán Irma. Aun con el viento, las inundaciones y la corriente del mar en plena calle, la gente fue y sacó lo que pudo, como pudo.
Durante esta semana compartimos aquí las historias de solidaridad, esfuerzo, coraje y también tristeza, a medida que lleguen a nuestra redacción.
“Facilitar el acceso a los alimentos saludables debe estar entre las prioridades del país para contrarrestar esta pandemia que es la obesidad”
Un lugar sin glamour, sin área de fumadores. Un lugar sin cover. Eso es la Plaza Roja de Diez de Octubre en época de carnavales.
Los pocos juguetes que sus padres les podían procurar a Yosdiel, el muchacho los desarmaba para construir tractores, camiones, máquinas para cortar caña y hasta pequeños buldóceres. Hoy reune un “parque automotor” que sobrepasa los 30 vehículos.
Una ventana como la de su casa solo puede decir: aquí viven personas pobres. De bajos recursos, diría el Estado, en esa manía que tiene de ponerle eufemismos a las cosas que no ha logrado. Una ventana de pobres es, sencillamente, una ventana que no aguanta más. La dueña de la ventana es hija de […]
En la casona perteneciente a la Dirección Municipal de Cultura de Morón ahora radica comunidad de tránsito para damnificados por el huracán Irma. Allí unos desean irse a vivir a una casa, donde y como sea; otros son mucho más exigentes.
Resistió al Huracán Irma, pero no se sabe cuánto más pueda resistir. Dicen los que habitan este edificio de Centro Habana, que Dios es el único que lo tiene en pie.
Ana es ciega, su madre tiene demencia, su casa… Y a pesar del huracán Irma… La fe…
En La Panchita, una playa ubicada en el noroeste de Villa Clara, todos se apresuran a reconstruir su casa; quien no lo haga la puede perder.
Organizaciones nacidas de las iglesias cubanas llegan hoy a donde el Estado no ha podido. Varios ancianos y discapacitados en la ciudad de Cárdenas reciben estas ayudas.