elecciones

El sistema del Poder Popular, vigente desde 1976, prevé elecciones provinciales-nacionales (generales), cada cinco años. Los cubanos mayores de 16 años, incluyendo los militaresvotarán por los candidatos de su municipio para que integren las asambleas provinciales y la Asamblea Nacional (Parlamento), en nóminas cerradas, es decir, el número de candidatos es igual al de escaños. No se escoge entre varios sino que se aprueba o no al candidato. El voto es voluntario, pero no ir a las urnas es mal visto políticamente. Los opositores suelen dejar la boleta en blanco o la rayan para que sea anulada. En Cuba, de acuerdo con la constitución, el Partido Comunista (PCC) "organiza y orienta los esfuerzos comunes" para la construcción del socialismo. Es el único autorizado a existir en Cuba y supervisa el proceso electoral. Pero en las elecciones no participan partidos sino ciudadanos que, en reuniones vecinales, proponen a mano alzada a sus candidatos y luego votan por ellos en comicios directos y secretos. De los delegados municipales electos sale el 50% de los aspirantes a delegados provinciales y a diputados. El otro 50% es propuesto directamente por comisiones de candidatura formadas por seis organizaciones gremiales y estudiantiles afines al gobierno. El sistema está diseñado para que cualquier ciudadano pueda ser electo, sea o no militante del PCC. Pero también para dejar fuera a los opositores, porque los propuestos pasan tanto por la votación vecinal como por el tamiz de las comisiones de candidaturas.

Histórica falta de participación en elecciones municipales en Cuba: ¿qué hay detrás de los números?
Las recientes votaciones en Cuba han demostrado que la participación popular en los comicios continúa en descenso.
La cifra de participación de 68.58 % en las elecciones de delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular este 27 de noviembre de 2022, es la más baja desde que comenzaran este tipo de procesos electorales en 1976.
El Gobierno de La Habana necesita mantener la narrativa del apoyo popular, pero los datos de los últimos procesos de votaciones en el país indican un ascenso del abstencionismo; lo que, en escenarios como el cubano, puede ser leído como una posición política ante la imposibilidad de elegir sin marcos de constricción.
El diseño del sistema electoral cubano concibe la participación del electorado como principal elemento de legitimación y la propaganda que lo cubre como su principal fuente de titulares.
Desde Xel2 nos acercamos al tema de las inminentes elecciones presidenciales que tendrán lugar el próximo 10 de octubre. Menuda tarea, ya que nuestro escenario político es uno de los más susceptibles a que alguien se ponga nervioso o histérico con cualquier criterio fuera del guion.
La expansión del espacio público que provoca un mayor acceso a internet, ha permitido que en 2018 hayan sido cada vez más las polémicas que protagonizan y visiblizan los ciudadanos cubanos.
Los cubanos han creado bromas y fotomontajes sobre la elección de Miguel Díaz -Canel como una nueva forma de expresión horizontal y ciudadana que se sobrepone a la escasa espontaneidad en los espacios formales de opinión en el país.
La elección de la novena legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular genera preocupación por la limitada disposición al diálogo político de la dirección del país con el sentir popular. La gente necesitaba percibir un cambio.
El próximo 26 de noviembre no votaré. No me interesa participar en un proceso eleccionario en el que ya no creo, no volveré a jugar a la farsa de un voto que no decide nada. Este domingo, por primera vez, tomo una decisión política seria en Cuba: me abstengo.
El Partido Comunista de Cuba (PCC) sí interviene (y además, controla) en cada nivel del proceso electoral del país; aunque desde la regencia gubernamental lo nieguen.
Las autoridades electorales cubanas dieron a conocer los resultados del proceso de nominación de candidatos a delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular. ¿Qué se esconde detrás de los datos? ¿Pueden estos predecir lo que sucederá el 27 de noviembre?
En vísperas de las elecciones del 27 de noviembre de 2022, elTOQUE Jurídico dedicará varios materiales a responder preguntas que informen acerca de las posturas que asumen los cubanos en relación con los procesos electorales del país.
La “residencia efectiva”, o presencia física del ciudadano en el territorio nacional, como requisito para ser considerado elector, cierra definitivamente la puerta al establecimiento de un posible voto en ausencia o voto desde el exterior para la comunidad cubana que sienta y quiera manifestar su vínculo político con la Isla.
El Proyecto de Constitución no reconoce como garantía constitucional la Reserva de Ley, que asegura que desde el texto se obligue a regular determinadas materias exclusivamente por leyes dictadas, en el caso cubano, por la Asamblea Nacional.
La transición del poder en Cuba es pura noticia internacional. En las calles lo que se percibe es apatía mientras se transmite la elección del nuevo presidente como telón de fondo.
Después de publicada la lista de candidatos a la Asamblea Nacional del Poder Popular aprobada el 21 de enero se confirma el hecho: no habrá cambio, siguen los mismos dirigentes con el poder.
La democracia en mi barrio fue fugaz, duró seis minutos con veinte segundos. El tiempo suficiente para cumplir el protocolo electoral e impedirnos reaccionar. La nominación de candidatos a delegados del Poder Popular tiene, ante todo, que garantizar la permanencia del sistema. No puede haber errores.
En Cuba no hay elecciones, sino votaciones en las que la libertad del electorado alcanza solo para decidir si ratifica o no las decisiones y propuestas que han hecho, con anterioridad, quienes administran el Gobierno.
José Luis Toledo Santander, actual presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales y Jurídicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, dijo que el proceso de nominación de candidatos se había comportado bien y sin incidencias. ¿Ha ocurrido realmente de esa manera?
La designación de López-Calleja como diputado responde a las lógicas de empoderamiento público de los más altos funcionarios en Cuba; nada nuevo o inesperado.
La Constitución que está vigente desde el 10 de abril del 2019 cambió el modelo de Estado y creó nuevas instituciones y órganos estatales. Sin embargo, no cambió las formas en los que la ciudadanía puede participar políticamente a través del voto.
El proyecto constitucional en debate nos trae, en el ordenamiento político, una de sus modificaciones más drásticas: incorpora la figura de Presidente de la República. Sobre esto pareciera que lo más polémico es el límite de edad previsto, los períodos en los que puede permanecer una misma persona en ese cargo y si debe o […]
El traspaso de poder en Cuba es pura noticia internacional. Aquí lo que se percibe es apatía.
Aunque ayer lunes en la tarde se ofrecieron los resultados oficiales de las elecciones en Cuba, los datos de la Comisión Electoral Nacional han traído más preguntas que certezas.
Solo cuando hay que votar, cuando hay que ir a hacer el paripé de atravesar el recinto donde está la sábana blanca, la urna y los pioneros con su mano alzada, yo no quisiera estar en mi casa, no quisiera estar en mi barrio.