eltoque_logo

turismo

El Turismo en Cuba ha representado durante muchos años un fuerte contribuyente al estado económico de las distintas ciudades o países, sobre todo para aquellos que dependen casi en su totalidad del mismo o están buscando la diversificación de ingresos, reconociendo a esta área como fuente excepcional de inversión que indica una de las principales columnas de abastecimientos para muchos países en desarrollo, crea el empleo y las oportunidades de progreso que tanto se necesitan. En los años 80 comienza la reapertura al turismo internacional, pero es en 1990 que se produce un nuevo enfoque del desarrollo de este sector, se crean las primeras empresas mixtas y corporaciones con capital foráneo, y el turismo lideró durante los últimos tiempos la inversión extranjera en Cuba. Esto genera un crecimiento acelerado en los arribos de visitantes y en los ingresos. Desde 1996, cuando se logró por primera vez sobrepasar el millón de visitantes, Cuba se ha propuesto consolidarse como destino mundial y del Caribe.

Guías de turismo se articulan por la legalización de la actividad en Cuba
Los guías de turismo en Cuba se han articulado para que esa actividad se legalice en el país. Funcionarios del Mintur accedieron a reunirse con tres representantes para discutir sobre el asunto.
Cubanos de distintas edades, identificados o no como LGBTIQ+, han mostrado reacciones que van desde acusar al Gobierno cubano de «pinkwashing» hasta considerar que un hotel como este discrimina, sea a sus miembros o a los que no pertenecen a la comunidad.
Las imágenes de La Bodeguita del Medio recién pintada por dentro y por fuera se han hecho virales en redes sociales. Las firmas en sus paredes que distinguían este sitio dentro de los espacios turísticos de Cuba han sido suprimidas.
Una cola para comprar víveres subvencionados en tiempo de crisis (agudizada por demasiado tiempo) se comprende, aunque cada vez se acepte menos. Las colas, como medio para consumir paquetes turísticos con altos precios, no.
Para impulsar su economía, Cuba prioriza el desarrollo de la industria turística. En Varadero, principal balneario de la Isla, esa política ha conllevado al traslado de cientos de pobladores hacia localidades vecinas. Esta es la historia detrás del empeño gubernamental por contar con la “mejor playa del mundo”.
En manos del grupo Gaviota, de las Fuerzas Armadas, y de un conjunto cada vez más amplio de actores extranjeros se encuentra el próspero negocio hotelero de Cuba
Este cienfueguero tiene 28 años y se propuso recorrer Cuba por su cuenta, con o sin dinero, en guagua o en “botella”, y a como diera lugar. Lo considera un deber personal y lo hace solo, casi sin recursos.
Los cubanos que trabajan directamente con el turismo, ya sea a través de cooperativas, por cuenta propia o asociados a agencias internacionales, tienen su versión de los hechos de la “temporada alta”.
Los turistas pueden encontrar cada mañana, con pullover y sombrilla blanca donde se lee Free Walking Tour Havana, a Jaime, Frank y otros jóvenes para atravesar el Parque Central, Obispo, la Plaza de Armas, hasta terminar en la lanchita de Regla. Conocen junto a ellos La Habana.
A pesar de la COVID-19 y su impacto en el turismo internacional, los motores de Google siguen registrando a diario miles de búsquedas relacionadas con disponibilidad de vuelos, alojamiento y destinos turísticos. Entre ellos, Cuba continúa bajo la mira ansiosa de muchos viajeros.
En los últimos meses las cifras del turismo en Cuba resultan desalentadoras. Para febrero de 2021, el descenso de visitantes había sido de 95.5 % en comparación con los dos primeros meses del año anterior.
En la primera fase de recuperación los hoteles del país dispondrán de ofertas especiales para clientes nacionales. En la segunda fase los visitantes extranjeros solo podrán acceder a las instalaciones de sol y playa en los cayos Coco, Guillermo, Santa María, Cruz y Largo del Sur.
El presidente cubano Miguel Díaz-Canel anunció la regulación de la entrada por las fronteras del país. Solo quedará autorizada la llegada de los residentes en Cuba y la medida será flexible con el envío y recibo de cooperación internacional.
Hoteles de lujo, campos de golf, marinas… las autoridades cubanas parecen apostar hoy por la idea que tenían las familias mafiosas antes del triunfo revolucionario
Con las nuevas medidas migratorias cubanas aunque se solucionan parcialmente varios de esos elementos en discusión, todavía siguen vigentes notables contradicciones y al menos dos decisiones criticables.
A Amanda le gustaba la idea, desde pequeña, de darle la vuelta al mundo. Placer y negocios se unieron en la puerta de Amanda el día que una amiga le presentó a un bisnero.
Al parecer, el pragmatismo se ha vuelto un material de construcción más tras el paso de Irma.
Las nuevas resoluciones del Mintur para agencias de viajes extranjeras que deseen operar en Cuba y el nuevo reglamento para «Agencias de viajes nacionales» no esclarecen del todo cómo regirá esta actividad en el país.
La clave de los éxitos comerciales no es prohibir sino saber abrir de forma planificada e inteligente. «El sector privado aún tiene mucho que ofrecer en Cuba, y en el área del turismo hay un gran potencial. Un país lleno de prohibiciones es un país lleno de ilegalidades».
La Aduana General de la República de Cuba no ha confirmado oficialmente que prohibirá el equipaje de mano en sus vuelos cuando se abran las fronteras aéreas.
En la próxima década Cuba proyecta duplicar la cifra actual de habitaciones y abrir 216 nuevos hoteles. A la cabeza de estas construcciones está el consorcio militar
Un promedio de 20 coches tirados por caballos andan las calles de La Habana Vieja en un día de la temporada alta. Hasta hace algunas semanas estaban llenos de estadounidenses que arribaban en los cruceros a pocos metros de donde tienen su lugar de concentración. Ahora, muchos esperan vacíos.
Taxistas que pertenecen a la agencia con un auto propio o arrendado y quienes trabajan por su cuenta, libran una competencia por acceder primero a la demanda, por el derecho a existir como forma de empleo y por sus ganancias.
Para el más de un millón de cubanos residentes en Estados Unidos, el precio de la nostalgia se calcula en 670 dólares —prórrogas incluidas—. Y si ese emigrado tiene familia, multipliquemos esa cifra por dos, tres…
Otra vez, la separación vuelve, sobre las familias cubanas. De un lado y del otro del estrecho de la Florida, Donald Trump afecta por igual.