eltoque_logo

Universitarios

Cuba, un país con más de once millones de habitantes, cuenta con 668 000 graduados universitarios en 48 centros de nivel superior. Al Ministerio de Educación Superior se subordinan 15 centros docentes, dentro de los cuales existen 73 centros de investigación científica y cuatro centros independientes especializados. En algunas facultades y cátedras más del 50% del claustro está compuesto por doctores en ciencias y se trabaja para que todas nuestras universidades alcancen esa proporción. Las características de la sociedad cubana contemporánea basada en la justicia social, el humanismo y la solidaridad, exige de un educador no sólo preparado en su rama del saber sino, sobre todo, una persona con sólidos principios éticos cimentados en el legado de próceres como el Padre Félix Várela y el Apóstol de la Independencia José Martí. El profesor universitario cubano, se sabe responsable y defensor de esa rica tradición y actúa, en correspondencia con esos valores generalizados en las últimas cuatro décadas.

Universidad de La Habana. Foto: David Estrada.
Cuando estudiaba en la Facultad de Filosofía de la Universidad de La Habana, Amanda Rosa Pérez entendió pronto que no era el lugar para ella. No podía imaginar un futuro allí, donde no existía el debate abierto ni los posicionamientos dispares.
Estoy acostumbrada a los trámites y a la burocracia; aún así, encontré agotador el proceso, y poco claro. Por eso, y como creo fervientemente en que las experiencias compartidas nos hacen más fuertes, te estaré contando sobre lo que aprendí en el camino. Para hacerlo con orden, he redactado esta guía de tres partes.
El tiempo apremia y la ciudanía espera resultados. Diez propuestas de medidas económicas desde la academia.
Esta semana las creaciones de Xel2 están inspiradas en el debate generado por las palabras de la viceministra de Educación Superior sobre cómo debe ser un profesor universitario cubano.
La universidad, que debería ser ese sitio sagrado para disentir, tener ideas propias y formar profesionales capaces de asimilar críticamente su realidad, ha sido, desde 1960, políticamente domesticada en Cuba. La misión para ella, desde el poder, es formar profesionales muy calificados e ideológicamente dóciles, maniobrables.
Willy y Filly se encuentran en la zona wifi otra vez. En esta ocasión: ¿alcanza el salario para vivir en Cuba? ¿cómo se pueden divertir los jóvenes? elTOQUE presenta el segundo capítulo de una serie animada de 5 capítulos, de la mano de Víctor Alfonso Cedeño y su productora La Casita del Lobo. Willy y […]
Es una realidad que la educación en Cuba es gratuita, pero tiene gastos colaterales.
Alcides Portal Alfonso apenas cumple 30. Pasó de montar a caballo, bañarse en el río o cazar tomeguines, a estar sentado frente a un aula universitaria estudiando Licenciatura en Historia.
Con el movimiento En Marche, el candidato a la presidencia francesa Enmanuel Macron sedujo a este joven cubano
El Ministerio de Educación Superior (MES) de Cuba, instruyó la postergación de la entrega y discusión de los trabajos de diploma hasta tanto la situación sanitaria lo permita, así como la suspensión del intercambio a distancia con los estudiantes en las diferentes asignaturas.
Un nuevo ordenamiento, que condiciona el derecho a la superación al cumplimiento de una disciplina ideológica que mantengan los aspirantes a posgrados, llega justo en medio de un sostenido debate sobre la discriminación política dentro de las universidades del archipiélago.
Yo confieso que he sido vencido. Han ido por nosotros al detalle, sin equivocarse. A los oportunistas y a los arribistas no los han tocado. A los mediocres y cobardes los han entronizado.
Yadiel Cepero envió una carta a la dirección de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) en la que aboga por la plena inclusión de personas homosexuales y transgénero en las universidades cubanas.
Ante la escasez de profesores, comenzó en silencio, en noviembre último, un nuevo programa de formación de Instructores de Arte con un total de 263 estudiantes en 8 de las 37 escuelas de arte del país.
Se nos repite cada septiembre que al Estado le cuesta mucho mantener la educación gratuita. Pero a la gente le cuesta más. La gente —esos padres inventores— crean toda la riqueza que hoy el Estado puede dedicar a tratar de cumplir sus planes anuales.
Lo nuevo, lo viejo y lo surreal se mezclan, para dar vida a complicadísimos artefactos.
¿Es posible sostener una familia, pagar materiales de construcción, armar una casa… con la venta de maní?
El Consejo de Dirección de la Universidad de Oriente (UO), emitió una declaración en la que reconocen que expulsaron en diciembre de 2016 al profesor titular de la Facultad de Derecho, René Fidel González García, por discrepancias con sus ideas políticas.
Catorce cubanos con diferentes grados científicos denuncian en esta carta abierta la ausencia de una comunicación del Gobierno cubano “(…) que lo distancie de este pronunciamiento que hace abierta apología a la discriminación.”
Al exigir que los profesores escojan entre ser activistas gubernamentales, o renunciar, la viceministra Martha Mesa Valenciano está discriminando por razones políticas.
“Compartimos libros que ya no usamos, que ya leímos. Muchos se cuestionan cómo dejar un libro abandonado sin saber qué va a suceder con él. No todos entienden que poco importa quien tome el libro, lo importante es buscar una forma distinta para promocionar la lectura y que las personas se involucren”.
Las elecciones cubanas, me han hecho pensar mucho en mi hijo. Nada tiene que ver con la representatividad o la real democracia del sistema electoral imperante.
Luego de varios años de que Rotilla fuera intervenido por el Ministerio de Cultura, aquellos que conocieron y disfrutaron aquel festival alternativo, ven a “Verano en Jibacoa” como una mala copia.
Resulta tan irónico como nefasto que en un país en el que adultos de 60 o 70 años no saben u olvidaron lo que es elegir directamente a su presidente, jóvenes de 18 años tengan que votar la privación de un derecho.
Todos los días me levanto con la idea de pedir la baja en la empresa. Esperaré otro poquito a ver qué pasa; pero no tanto… no tanto.