eltoque_logo

Revolución cubana

La Revolución cubana es el principal resultado del movimiento revolucionario cubano de izquierda que provocó la caída del régimen del dictador Fulgencio Batista, y la llegada al poder del líder del Ejército Guerrillero, Fidel Castro. Como los revolucionarios continúan en el poder desde entonces, se considera a la revolución como el período comprendido entre el alzamiento contra Batista y la actualidad. La Revolución cubana ha representado un evento importante en la historia de América al ser la primera y con más éxito de varias revoluciones de izquierdas que sucedieron en diversos países del continente. El régimen resultante de la revolución —considerado por organizaciones como Amnistía Internacional como autoritario y restrictivo— ha mantenido el gobierno en el país a pesar de la enorme cantidad de adversidades, manteniéndose a flote incluso luego de la caída del bloque socialista. Se le ha acusado de violar algunos derechos como la libertad de expresión o la libertad de circulación,si bien en términos generales ha resultado exitosa en muchas de las reformas que ha hecho, principalmente en el sistema de salud y el sistema educativo público y gratuito. Estados Unidos mantiene un embargo económico a la isla desde principios de los años 1960. Esta política es considerada como «bloqueo económico» en el marco de las Naciones Unidas y rechazada cada año por la Asamblea General de esa instancia internacional que vota a favor de una resolución denominada Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos contra Cuba. A pesar de la presión internacional, Estados Unidos sigue justificando su política anteponiendo la existencia de numerosas denuncias de violaciones de los derechos humanos en la isla. Tanto la persistencia norteamericana en las sanciones unilaterales contra Cuba como los efectos que esto trae a su población quedan reflejados en múltiples resoluciones de las Naciones Unidas desde el año 1992.

Alfredo Guevara, carteles de cine cubano. (1925-2013). Foto: Kaloian.
Uno de los juicios más filosos de Alfredo Guevara fue aquel en que aseguró: «hay demasiada ignorancia en nuestro Estado todavía, y en nuestras organizaciones sociales, incluido el Partido, hay demasiada ignorancia con poder sobre personas. Ese es un crimen de Estado».
Aunque nada que valga la pena es eterno ni infinito, Fidel construyó un orden que no le podía sobrevivir, porque ese orden era él mismo.
Los nuevos contrarrevolucionarios exhiben credenciales públicas de revolucionarios intransigentes porque son, es tan sencillo entenderlo, los oportunistas de un proyecto político revolucionario.
Los nuevos contrarrevolucionarios sospechan y señalan disidencias en cualquier átomo de pensamiento útil.
Como cada año en Cuba, este primero de mayo tampoco hubo protestas, ni demandas de los trabajadores, ni siquiera una frase que ubicara a la clase obrera cubana como un sujeto consciente y activo en los cambio futuros de país. El habitual desfiles fue una fiesta, una celebración.
El traspaso de poder en Cuba es pura noticia internacional. Aquí lo que se percibe es apatía.
Si algo quisiera inculcar en mi pequeño es la existencia de contrastes dentro de todo lo natural y humano.
En octubre de 1959 desapareció uno de los hombres indispensables de la Revolución, uno de los cubanos más encomiables de todos los tiempos.
En ningún momento de la historia de Cuba, excepto después que cayó la Unión Soviética (URSS), nuestro país ha estado tan solo para enfrentar un cambio de raíz en su política económica. Ya no tenemos cuotas de mercado norteamericano, ni suministros de la URSS, ni el apoyo incondicional del petróleo venezolano y quedan menos esperanzas […]
Antes de llegar a la Plaza de la Revolución de La Habana, la fiebre a golpe de conga era imparable, y después de pasada la Plaza, también. Así arrollaron los jóvenes este 1ro de Mayo.
La política es donde se salvará la patria o se perderá, donde se salvará la decencia o se perderá, donde alzaremos la voz o callaremos para siempre.
Todos aprenden a la perfección el arte de aparentar la unidad, que aquí se ha confundido con la unanimidad, de forma enfermiza y aberrante.
Los cubanos han creado bromas y fotomontajes sobre la elección de Miguel Díaz -Canel como una nueva forma de expresión horizontal y ciudadana que se sobrepone a la escasa espontaneidad en los espacios formales de opinión en el país.
La elección de la novena legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular genera preocupación por la limitada disposición al diálogo político de la dirección del país con el sentir popular. La gente necesitaba percibir un cambio.
Valdría meditar si el camino que ha de llevar a nuestro país al socialismo está más empotrado de ganas de erradicar la riqueza y no la pobreza. Para que el socialismo no sea de la boca para fuera.
El 11 de junio de 1962, El Cano fue declarado el primer pueblo socialista de Cuba. ¿Qué ha sido de ese lugar más de 50 años después?
Cada vez que un presidente norteño anuncia que apretará la mano, el corrientazo termina bajándole por la columna vertebral a quienes, en teoría, buscaba favorecer.
Hay tantas, tantas grietas que cualquiera sabe en esta Islita… Y yo, o tú, o él nos rompemos las chatas entendederas preguntándonos: ¿Ellos, se enterarán algún día?
Ante la exclusión y la intransigencia hacia algunos cubanos hay que regresar a José Martí, autor de una frase que define a la República: “con todos y para el bien de todos”. Así se hace la Patria.
Las consignas de este primero de mayo son: unidad, compromiso, victoria… A las mismas se les podría preguntar ¿unidad respecto a qué?, ¿compromiso de quiénes y con qué?, ¿cómo se concretan las victorias?, ¿qué relaciones guardan estas con los intereses específicos de la clase trabajadora?
La transición del poder en Cuba es pura noticia internacional. En las calles lo que se percibe es apatía mientras se transmite la elección del nuevo presidente como telón de fondo.
Nuestro gobierno insiste en llamarse revolucionario, pero hace tiempo —yo diría décadas— que ese nombre le queda demasiado grande.
El Cuarto Encuentro de Residentes Cubanos en los Estados Unidos es un evento, auspiciado por la Embajada de Cuba en los Estados Unidos, de comunicación entre miembros de la comunidad cubana emigrada con funcionarios consulares y diplomáticos de nuestra Isla, a la vez que nos permite conocer de primera mano cuestiones de la actualidad nacional.
Es esta una generación que repitió —y todavía repite— consignas hasta el cansancio: por herencia, por idealismo, por ignorancia, por obligación, por conveniencia…Su uso —y sobre todo abuso— es responsable de que muchos cubanos se sienten algo perdidos entre un discurso y una realidad completamente diferentes.
Habría que ver si, eliminando de la ecuación la logística destinada al evento, el día feriado, los compromisos sindicales y la asistencia escolar, el mismo número de almas iría a la Plaza.
¿Cuántos momentos oportunos han pasado de largo porque alguien empoderado decidió que no lo eran?