eltoque_logo

gobierno cubano

Cuba es un Estado socialista presidido por Raúl Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba. La Constitución de la República de Cuba, por elección y decisión soberana de su pueblo, reconoce la existencia de un solo partido político en el país, el Partido Comunista de Cuba (PCC). Este no es un partido político a la usanza tradicional de la llamada democracia liberal burguesa. No es un partido electoral. El sistema cubano es un sistema político en transición, solo que es un modelo de transición al socialismo y sus cambios no marchan en un sentido regresivo, muestra un alto nivel de gobernabilidad y se legitima permanentemente a través de un apoyo mayoritario del pueblo, expresado mediante una amplia participación popular y procesos electorales genuinos. Algunos principios que rigen el estado cubano: existencia de un solo poder: el poder del pueblo; existencia de un solo partido; un sistema de órganos del Poder Popular; todos los órganos representativos del poder del estado son electivos y renovables. Aquí encontrarás todo lo relacionado con el accionar del gobierno cubano y su impacto directo en la vida de los cubanos.

Realidad vs. presagio. La Letra del Año en Cuba (2021-2022)
En la Letra del Año de 2022 para Cuba prevalece el anuncio de múltiples enfermedades. ¿Hasta qué punto el presagio vaticinado puede convertirse en realidad?
La Cuba posrevolucionaria secuestró a la sociedad civil para la causa de la ideología en el poder. Esa realidad dio un vuelco significativo el 11 de julio de 2021. Te presentamos cuáles fueron los hitos de protesta ciudadana en el año que termina.
El modelo cubano es, hasta hoy, afín al socialismo de Estado de inspiración marxista-leninista/estalinista, y es ante todo un modelo autocrático. La fuerza política que lo dirige, el Partido Comunista, es reconocida como izquierda, pero no es más que una clase económicamente privilegiada.
Una política cultural que se basa en el juego conveniente con determinados imperativos morales acaba por fallar. La razón es que no se trata de una política, sino de un sistema intimidatorio de control; y esos sistemas acaban con la cultura.
El despliegue de las fuerzas represivas del Gobierno cubano ante la cercanía del 15N ha ido in crescendo a lo largo de todo el país.
Uno de los mayores errores del sistema (socialista) económico cubano es identificarlo como un fin y no como un medio al servicio de la persona humana. Jorge I. Guillén comenta este y otros aspectos en el siguiente texto.
«Una gran cantidad de cubanos y cubanas creímos en una vida buena que parecía posible algún día; hoy ha quedado en larva. Todos los proyectos implementados fracasaron». Un texto de Teresa Díaz para el dosier «Desafiando el "consenso"».
Carolina Barrero ha permanecido durante más de 120 días bajo prisión domiciliaria arbitraria, resultado de un esfuerzo maniático del poder estatal por controlar la voz y los cuerpos de los ciudadanos.
Para el caso de Hamlet Lavastida y Katherine Bisquet se emplea el término «destierro»; pero si nos atenemos a las definiciones técnicas de la legislación cubana, eso no fue lo que ocurrió con ellos.
Las autoridades gubernamentales afirman que los inversionistas cubanos residentes en el exterior están protegidos ante cualquier eventualidad, pero en la práctica no se ha podido constatar que esto sea del todo cierto.
Personalidades del mundo del arte del prestigio de J. M. Coetzee, Elena Poniatowska, Meryl Streep, Paul Auster y Arturo Ripstein firmaron una declaración conjunta para exigir al Gobierno cubano el cese de la represión contra los artistas del archipiélago.
Los saldos del 15N y la decisión de salida de Cuba de Yunior García, autor intelectual de Archipiélago, llevan un análisis más profundo y desprejuiciado. En este artículo ofrecemos una perspectiva al respecto.
Clément N. Voule comunicó en la mañana del 11 de noviembre a las autoridades cubanas que es su obligación proteger y facilitar la expresión en el país a través de protestas pacíficas.
La designación de López-Callejas como diputado responde a las lógicas de empoderamiento público de los más altos funcionarios en Cuba; nada nuevo o inesperado.
El 11J desafía a la sociología cubana como expresión del disenso, y obliga a romper con una práctica intelectual que ha servido como aparato de legitimación de un poder hegemónico y autoritario.
Para que las leyes sean a cabalidad garantías jurídicas en Cuba deben responder, al menos, a una lógica que identifique a los derechos como limitantes del poder, contra la arbitrariedad y el descontrol de las actividades del Estado.
La propuesta de la manifestación del 20 de noviembre fue lanzada por Archipiélago. La desregulación de este derecho en Cuba atenta contra la iniciativa y hace posible una respuesta represiva por parte del Gobierno.
Hoy solo queda una solución para hacer justicia a Luis Robles. Su inmediata liberación, su absolución y su indemnización. El daño provocado por la cárcel no es resarcible.
La Constitución de 2019 no recoge ni el principio de división de poderes ni el de unidad de poder, contrario a lo que afirmó en televisión el doctor en Ciencias Jurídicas, José Luis Toledo Santander.
La distribución normada de arroz y de leche han tenido dificultades en las últimas semanas, verificamos que han dicho las autoridades al respecto.
El único resorte eficaz del Gobierno cubano, en el corto plazo, es el terror. Contra eso deberíamos enfocar nuestras mejores ideas, iniciativas y solidaridades ante posibles escenarios el 15N. O nos salvamos todos o nadie lo hará.
¿Existe alguna forma de llegar a un consenso y a una reconciliación? ¿Se hará viable algún día construir la Cuba con todos y para el bien de todos que soñó José Martí?
David A. Martínez es uno de los firmantes de la carta del 20N en Cienfuegos. El siguiente texto de su autoría es una réplica a otro que publicara Alexis Jardines Chacón en «Cubanet».
Desde elTOQUE Jurídico te presentamos este dosier que se propone realizar un balance de las ideas expuestas en la serie de entregas de la revista «Alma Mater» a raíz de las protestas del 11J en Cuba.
Durante su gobierno, Luis Lacalle ha sido consecuente contra el Gobierno cubano y paralelamente, ha respaldado como ejecutivo acciones en favor de las relaciones comerciales, diplomáticas, migratorias, y se ha opuesto al mantenimiento del bloqueo contra a la isla.