gobierno cubano

Cuba es un Estado socialista presidido por Raúl Castro, primer secretario del Partido Comunista de Cuba. La Constitución de la República de Cuba, por elección y decisión soberana de su pueblo, reconoce la existencia de un solo partido político en el país, el Partido Comunista de Cuba (PCC). Este no es un partido político a la usanza tradicional de la llamada democracia liberal burguesa. No es un partido electoral. El sistema cubano es un sistema político en transición, solo que es un modelo de transición al socialismo y sus cambios no marchan en un sentido regresivo, muestra un alto nivel de gobernabilidad y se legitima permanentemente a través de un apoyo mayoritario del pueblo, expresado mediante una amplia participación popular y procesos electorales genuinos. Algunos principios que rigen el estado cubano: existencia de un solo poder: el poder del pueblo; existencia de un solo partido; un sistema de órganos del Poder Popular; todos los órganos representativos del poder del estado son electivos y renovables. Aquí encontrarás todo lo relacionado con el accionar del gobierno cubano y su impacto directo en la vida de los cubanos.

Las elecciones y el Partido Comunista de Cuba: la maquinaria en las sombras
El Partido Comunista de Cuba (PCC) sí interviene (y además, controla) en cada nivel del proceso electoral del país; aunque desde la regencia gubernamental lo nieguen.
En Cuba no hay elecciones, sino votaciones en las que la libertad del electorado alcanza solo para decidir si ratifica o no las decisiones y propuestas que han hecho, con anterioridad, quienes administran el Gobierno.
¿Cuáles han sido las posiciones recientes del Gobierno de La Habana en la arena política mundial? ¿Qué significan?
El acuerdo más trascendental derivado de la visita de Díaz-Canel a Argelia es la suspensión del pago de la deuda cubana con ese país y la cancelación de los intereses acumulados por ella. Sin embargo, queda a los cubanos la duda y el derecho a conocer a cambio de qué.
La romantización de la pobreza, conocida también como pobreza «digna», ha sido uno de los recursos empleados por el Gobierno del archipiélago para solicitar resistencia a los cubanos, mientras exalta la heroicidad de sus esfuerzos laborales y cotidianos.
Las aseveraciones de Ernesto Soberón deben analizarse como parte de un discurso oficial que no implica compromisos reales en materia de ciudadanía.
El aumento del precio del USD en el sector informal puede deberse a un fenómeno que describe por qué los tipos de cambio llegan a ser más inestables de lo normal en determinados contextos: el «overshooting».
La situación de la vivienda en Cuba es uno de los principales problemas sin solución desde mediados del siglo XX.
Los sucesos de Bahía Honda no parecen responder a lógicas del Derecho. Los responsables no son las víctimas. Es cierto que las personas ponen en riesgo sus vidas al lanzarse al mar, pero no esperan que se sume al riesgo del mar el irrespeto por la vida de las autoridades del país del que pretenden escapar.
El Gobierno de La Habana necesita mantener la narrativa del apoyo popular, pero los datos de los últimos procesos de votaciones en el país indican un ascenso del abstencionismo; lo que, en escenarios como el cubano, puede ser leído como una posición política ante la imposibilidad de elegir sin marcos de constricción.
Durante décadas, el Gobierno cubano ha manipulado conceptos como patria, nación, pueblo, Revolución, socialismo, Estado y Gobierno, y los ha mezclado a conveniencia en busca de legitimidad.
El diseño del sistema electoral cubano concibe la participación del electorado como principal elemento de legitimación y la propaganda que lo cubre como su principal fuente de titulares.
La desesperanza, el rechazo al Gobierno y el deterioro de los derechos de la ciudadanía se acrecientan en Cuba. Así lo confirma el V Informe sobre el estado de los derechos sociales.
La migración por mar hacia Estados Unidos atraviesa y marca la historia cubana después de 1959. Los éxodos masivos por disímiles puntos tanto al norte como al sur del archipiélago se han repetido una y otra vez.
El hundimiento de la lancha rápida ―utilizadas comúnmente para el trasiego de emigrantes― en Bahía Honda rememora hechos anteriores, como los acontecidos en Río Canímar en 1980 o el del Remolcador «13 de marzo» en 1994.
El texto profundiza en las tergiversaciones, mentiras y en el discurso manipulador que expuso Las razones de Cuba para intentar demostrar que un grupo de espacios digitales son subordinados a la política estadounidense.
Quienes están detrás de «Las Razones de Cuba» y sus cómplices de la Unión de Periodistas y el Sistema Informativo de la Televisión Cubana mostraron al mundo el maltrato a sus víctimas. La impunidad nos les alcanzará para siempre.
Las autoridades electorales cubanas dieron a conocer los resultados del proceso de nominación de candidatos a delegados a las Asambleas Municipales del Poder Popular. ¿Qué se esconde detrás de los datos? ¿Pueden estos predecir lo que sucederá el 27 de noviembre?
Los interrogatorios de la policía política cubana, disfrazados de «entrevistas» o «intercambios», han sido práctica constante de los órganos de represión de la Administración de La Habana.
En vísperas de las elecciones del 27 de noviembre de 2022, elTOQUE Jurídico dedicará varios materiales a responder preguntas que informen acerca de las posturas que asumen los cubanos en relación con los procesos electorales del país.
Cuba y varios de sus aliados comparten la violación a las libertades de los ciudadanos a través de la censura y los cortes de Internet.
A finales de octubre, Twitter etiquetó varios medios cubanos como afiliados al Gobierno. A la par con Facebook, cerró algunas cuentas centradas en la manipulación de la realidad.
Las tropas guardafronteras cubanas hundieron en el mar una lancha rápida que intentaba llegar a los Estados Unidos, el 29 de octubre de 2022.
Para aclarar dudas, desinformaciones y mitos sobre las leyes vigentes y chequear el discurso oficial en cuestiones de Derecho, publicamos Desinformaciones Jurídicas, un nuevo proyecto de elTOQUE.
Bruno Rodríguez Parrilla afirmó que, durante la pandemia de COVID-19 en 2021, ningún cubano murió debido a la falta de oxígeno médico. ¿Es cierto?