eltoque_logo

mujer

La historia de las mujeres en Cuba tiene una connotación particular de protagonismo, desde las luchas por la independencia de España, la temprana conquista de la ciudadanía, el proceso y triunfo de la Revolución en 1959, hasta la promoción y defensa del derecho a elegir un modelo de desarrollo de características propias. Esta elevada participación, sin embargo, no siempre se ha reflejado en la presencia de mujeres en posiciones de poder, si bien a contar de 1975 ésta es creciente y la Constitución de 1976 proscribe y sanciona la discriminación por sexo.

Con una Federación de Mujeres creada en 1960, que reúne a la mayoría de las cubanas de 14 y más años, las mujeres han sido un pilar indiscutible de los elevados niveles de alfabetismo y educación, así como de las condiciones de salud alcanzados por la población.

A través de su Federación, las cubanas han ido conquistando una legislación no discriminatoria, y el diseño e implementación de políticas y programas gubernamentales que apuntan a una mayor igualdad entre los sexos. También han jugado un activo papel y ejercido un liderazgo significativo en el concierto internacional destinado al mejoramiento de la condición femenina, a través de su participación en las instancias de los organismos de Naciones Unidas y mediante la realización de conferencias y congresos regionales en su propio país.

Sin embargo, la dinámica familiar, la división del trabajo y las responsabilidades al interior de la familia, mantienen un marcado carácter tradicional que establece una diferencia de posibilidades desfavorable para la mujer. La trabajadora vive la tensión de la doble jornada, con las presiones de sus roles de ama de casa-madre-trabajadora que ocasionan sentimientos y comportamientos contradictorios y muchas veces culminan en una autolimitación que obstaculiza su ascenso y promoción.

Las historias de las mujeres cubanas tienen su espacio aquí.

Yasbel Rodríguez y su hijo Alí.
Yasbell Rodríguez es actriz y conductora, pero mucho antes, a la edad del pequeño Alí, ya era abogada, aeromoza, bailarina y todo lo que se le ocurriera.
La actriz cubana Heydy González comparte detalles de su experiencia como madre y artista. En esta conversación recuerda cómo vivió el embarazo de su hija Galilea.
En el año 2020 la pandemia de la COVID-19 dejó al descubierto otra: los feminicidios y la violencia de género. En Cuba, iniciativas de la sociedad civil contabilizan al menos 32 mujeres asesinadas y cuatro infanticidios relacionados durante los últimos 12 meses.
Jennifer Rodríguez estaba nerviosa como nunca antes porque Estados Unidos es un país de oportunidades misteriosas y ella vio en esa invitación el espacio para insertarse como una artista inmigrante recién llegada al «cementerio de los artistas».
Ningún bebé sobre la faz de la tierra es más hermoso que el propio. Ahora, qué sucede cuando se juntan varias madres con sus hijos en una cola del consultorio para ser medidos y pesados.
El embarazo, además de la alegría de un bebé en camino, trae consigo una serie de modificaciones en el cuerpo de la mujer. Algunas sufren más los cambios después del parto, cuando ya no hay pancita bonita pero nuestros cuerpos no han vuelto a ser los de antes.
Hará una semana, en el portal de la carnicería frente a la cual vivo, y desde un balcón que me salva de muchas cosas al tiempo que me sumerge en ellas, hubo un encuentro de jóvenes que celebraban (ellos no sabían que celebraban) el fin del toque de queda en La Habana.
Mis hijos son la primera línea de mi curriculum vitae. Ellos son mi primera especialidad, mi primera profesión y mi primer oficio. Asumir a mis hijos como centro de mi vida, también en el ámbito profesional, ha sido un camino difícil, pero genuino.
En Cuba, la telenovela de factura nacional “El rostro de los días” ha despertado debates sobre el aborto y, en general, sobre los derechos sexuales y reproductivos. En estos debates están presentes argumentos de matriz religiosa directamente antiderechos.
Esta semana dedicamos nuestro número al Día Internacional de la Mujer, en apoyo a una verdadera igualdad de género en todos los niveles de la sociedad. Aún tenemos muchísimos estereotipos por identificar, desaprender y debemos estar atentos para no legitimarlos o reproducirlos.
Yo creo en las energías del universo, en las fuerzas naturales y en la incidencia de la familia. Por eso nuestro hijo, nacido en coronavirus, no tendrá en su personalidad los rasgos de la pandemia, será y pensará como hemos sido y como hemos pensado para sobrevivir, como familia, a la crisis.
Mi madre solía repetir este dicho, muy común en Cuba, “llegar a viejo es la última carta de la baraja”. ¿Qué implica entonces envejecer como mujer en Cuba? ¿Por qué es relevante que hablemos de la vejez y las mujeres? ¿Cuánto importan los cuidados en esta etapa de la vida?
La exclusión de Antonio Pacheco de un homenaje a los peloteros santiagueros y las formas de elegir a los presidentes en diferentes lugares del mundo son dos de los temas debatidos en el episodio 45 de El Enjambre.
Si no hubiera sido por la pandemia que retrasó Tokio 2020, Anisley, a sus 18 años y una vez superados los preolímpicos, quizás habría cumplido el deseo de ir a unas Olimpiadas y luego tatuarse los cinco aros para recordar el hito.
Silvia Oramas dice que su trabajo “es visualizar conflictos que se dan en la sociedad chilena, algo que en Cuba no se hace jamás. En la isla no existen las preguntas incómodas. No se pueden hacer”.
La ausencia de estadísticas desagregadas imposibilita comprobar el estado de las garantías del derecho a la vivienda desde un enfoque de género en Cuba. ¿Quiénes son las personas beneficiarias del programa nacional de construcción de viviendas?
No llorar ni expresar algunas emociones es todavía uno de los aprendizajes más tempranos de demasiados varones. Es una condición esencial para ser o convertirse en un hombre de verdad. Pero, ¿qué significa esto? ¿Cuáles son los cánones que los hombres están obligados a seguir?
Soledad, Lorena y Maica deseaban profundamente convertirse en madres. Después de largos recorridos, intentos, tratamientos traumáticos y de seguir buscando movidas por esa pulsión irrefrenable, sus amigas, Roxana, Ana y Cata, lo hicieron posible mediante la subrogación de vientre. No son hadas. Sí madrinas.
La Federación de Mujeres Cubanas (FMC) organizó un acto de repudio contra la periodista Iliana Hernández, a pesar de que tanto las directrices internas de la FMC como las de entidades internacionales a las que pertenece o con las que colabora establecen la promoción y protección de los derechos civiles y políticos.
No, Maradona no fue feminista, ni siquiera inconscientemente. El 25 de noviembre, cuando murió, muchos, encima del dolor, debieron explicar su porqué. El cuerpo del astro no había sido aún velado cuando en las redes sociales ya lo despedazaban en “simpatizante del comunismo”, “drogadicto”, “macho horrendo” y “D10S”…
Muchas niñas cubanas han abierto cuentas en Facebook e Instagram. Es fácil encontrar fotos de perfil donde ensayan una mirada provocadora, labios entreabiertos y manos en la cabeza, a veces agarrando el pelo. La forma en que visten suele acentuar los rasgos de sus cuerpos en formación.
Entre marzo y junio, mes en el que nació mi segundo hijo, la actividad más constante de nuestra cuarentena fue el juego. Diego estuvo muy entretenido junto al papá de su hermano, que es su compañero de juegos. Nos divertimos mucho planificando, reorganizando, soñándonos como una familia renovada.
El amor no es un hecho natural, es construido históricamente, es un hecho aprendido socialmente. El vínculo entre el poder y el amor es central en la visión feminista. Quiere decir que la experiencia amorosa es también una experiencia política. Por tanto, el amor es contenido para la liberación.
Ayer terminó la telenovela cubana, “El rostro de los días”. ¿Lo que hemos estado viendo en la pantalla chica es maternidad y paternidad responsables?
Una pareja de dos mujeres, una cubana y una estadounidense, decidieron formar familia e hicieron el tratamiento de fertilidad en EE.UU. donde les asiste el derecho. De regreso en Cuba, Paulo es el primer bebé registrado legalmente en el país como hijo de dos madres.