eltoque_logo

mujeres

Andrea Doimeadiós: «Noelia resume todo lo que no me representa»
Las aguas que más ha nadado Andrea son las de las tablas, pero la pequeña pantalla la ha convertido en la comidilla del momento. En breve tiempo su interpretación de Noelia Bermellón ha levantado en los televidentes cubanos olas a favor y en contra. Envuelto en los presuntuosos aires de una supuesta erudición, el personaje ha capturado la atención pública con un programa semanal «que dura lo que puede».
Hasta el momento, más de 4 mil gestantes se han contagiado con el SARS-CoV-2 en el archipiélago. Este texto ahonda sobre los riesgos, negligencias y temores acerca de embarazo y COVID-19 en Cuba.
Un cuerpo en el cual el género se fluidifica admite representaciones muy variadas y que ganan su propio espacio-tiempo. En principio rompe con el binarismo hombre masculino/mujer femenina y descree de esas nociones, las borra en favor de una identidad sin pautas patriarcales.
Dos hemanas en medio del encierro por la pandemia convirtieron un pasatiempo en un emprendimiento familiar donde reutilizan corchos para manufacturar piezas sencillas y únicas.
Ellas encontraron en la crisis una oportunidad para emprender y en medio de la adversidad han logrado consolidar un negocio propio.
¿Cómo se manifiesta, en el entorno adolescente cubano, la violencia de género? Los insultos a las hembras, las descalificaciones, las burlas, los tabúes, la cosificación, son algunas de esas expresiones.
Cuerpo, familia, política, emprendimientos, leyes, arte… Son ámbitos en los cuales Matria, servicio de comunicación con enfoque de género, ha puesto atención a lo largo del último año, en medio de una crisis sanitaria y una precarización de las condiciones de vida, con efectos específicos sobre la vida de las mujeres.
Con el documental ¿Cómo educar a un niño?, aún en rodaje, Gretel se involucra en lo que considera un diálogo imprescindible para alcanzar «una justicia social real y la reconciliación y la fraternidad entre lxs cubanxs», después de años de «silencio e imposibilidad de debate» sobre el tema.
La discapacidad entonces no se circunscribe solamente a los cuerpos, sino que remite a un proceso social y a un ámbito político más amplio que establece la posición y el lugar de un «otro».
Finalista de Nuestra Belleza Latina 2014, ha interpretado en teatro a una anciana beata y una paciente esquizofrénica: «La apariencia era lo más alejado a los cánones de belleza a los que estamos acostumbrados».
Annalisa Gallina, mujer y extranjera en Cuba, creó y gestiona Gao, un emprendimiento para promover «algo nuevo, lindo y original».
Ser sobreprotectora es una acusación que pesa sobre muchas madres. Casi siempre sobre las madres y mucho menos sobre los padres. Si te dicen que eres descuidada con tu hijo es un insulto, pero cuando te dicen que eres sobreprotectora parecen querer insultarte también.
Una fotógrafa, actrices y diseñadoras cubanas. El proyecto de Mónica Moltó se propone mostrar la belleza de las mujeres: el estado en el que se sienten bien consigo mismas.
Cuando empezó la pandemia de COVID-19, Sixela Ametller recién había confirmado su embarazo. Durante el confinamiento creó un podcast. Le llamó Empoderadas, porque quiso conversar cada semana con mujeres cuyas historias de resistencia y superación la cautivaron.
El ajedrez es un territorio ocupado por varones, donde las mujeres están infrarrepresentadas y sobre el que algunos de los machos más consagrados, a lo largo de la historia, han contribuido a reconfirmar su supuesta superioridad frente a mujeres, niños, menos dotados o, sencillamente, personas comunes.
«Otros tatuadores o clientes cuando llegan a mi casa y ven que soy mujer, dudan de mi capacidad. Me dicen que seguro yo solamente puedo hacer florecitas, delfines, tribales a la cadera o cosas así, sencillas. La verdad es que yo puedo hacer el trabajo de cualquier tatuador, un diablo, una gárgola…».
Existe una construcción sociocultural binaria de cómo debe ser un hombre y cómo debe ser una mujer. Desde estos patrones sexistas se asignan «el rosa, el vestido y el trabajo doméstico no remunerado para mujeres» y «el azul, el poder, el espacio público, trabajo remunerado y visibilizado para hombres».
«Hace años me di cuenta de mi impotencia; a pesar de tener muchos privilegios, estaba silenciada. Tenía que aprobar el discurso que me daban, prestarme a reforzarlo y a ser premiada por ello».
Con la residencia familiar convertida en un hogar temporal de animales sin techo, hace poco más de dos años Elizabeth pasó de ser voluntaria en una de las principales organizaciones animalistas de La Habana a dirigir la suya propia.
Celia Limia partió de Cuba a los veintiséis años. Fue a Chile para continuar sus estudios de posgrado relacionados con el cáncer. Investiga para entender los mecanismos en la relación virus-célula, que provocan transformaciones celulares.
La actriz cubana Heydy González comparte detalles de su experiencia como madre y artista. En esta conversación recuerda cómo vivió el embarazo de su hija Galilea.
La Valdés cree que “Con el solo hecho de ser mujer gozamos de condiciones espirituales que nos aproximan al Creador de forma directa y sin tantos artilugios ni títulos ni ornamentación ritual. Y ese poder natural da miedo, por eso ha sido boicoteado, estigmatizado y subvalorado con cada medio posible».
El proyecto Cuenta conmigo tiene el objetivo de establecer un espacio solidario para que jóvenes con Síndrome de Down puedan compartir, destacarse y dar rienda a su imaginación guiadas por los familiares y los profesores que imparten talleres de danza, artes plásticas y más. Es un espacio para ellas y su familia.
Para 2021, los tres temas que representan un mayor desafío de igualdad son: solucionar la sobrecarga para la mujer en las tareas de cuidados; resolver las brechas de empoderamiento económico, y el combate integral a la violencia machista que incluya tratamiento legislativo.
Liana fue mi compañera durante nuestros cinco años de universidad, en La Habana. A ambas nos apasionaba la filosofía: teníamos necesidad de aprender, de entender. Luego de graduarnos, cada una tomó caminos radicalmente distintos y, por azares de la vida, volvimos a encontrarnos a través de la literatura y la propia reflexión.