eltoque_logo

literatura

La literatura cubana es una de las más prolíficas, relevantes e influyentes de América Latina y de todo el ámbito de la lengua española, con escritores de gran renombre como José Martí, Gertrudis Gómez de Avellaneda, José María Heredia, Julián del Casal, Nicolás Guillén, José Lezama Lima, Alejo Carpentier (Premio Cervantes 1977 y propuesto para Premio Nobel de Literatura, Guillermo Cabrera Infante (Premio Cervantes 1997), Virgilio Piñera, Gastón Baquero, Dulce María Loynaz (Premio Cervantes 1992) o Leonardo Padura (Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015). Antes de Nicolás Guillén, los siguientes poetas cubanos fueron consideradosn como el Poeta Nacional: José María Heredia, Julián del Casal y Agustín Acosta. Después de 1959, esta distinción no ha sido dada a ningún otro poeta cubano. Existen también autores fundamentalmente exiliados, cuyas obras han alcanzado un enorme reconocimiento y difusión internacional: Eliseo Alberto Diego, Daína Chaviano, Antonio Orlando Rodríguez, Pedro Juan Gutiérrez, Zoé Valdés, Antonio José Ponte, Amir Valle, Armando de Armas y Norberto Fuentes.

La periodista cubana Náyare Menoyo, Premio Rey de España, junto al escritor Leonardo Padura Fuentes. Foto: EFE.
Náyare Menoyo sigue leyendo aquel mensaje y su rostro va de la resignación a la incertidumbre, luego alegría, incredulidad, euforia. Relee el correo. No lo podía creer. Dice que ha ganado un Premio Rey de España en la categoría de Televisión, con Una historia escuálida y conmovedora, su documental sobre Padura.
La antropóloga cubano-americana Ruth Behar conversa sobre sus dos novelas: Lucky broken girl (2017), y Letters from Cuba (2020): la primera es autobiográfica; la segunda, sobre su abuela materna. Dos mujeres, dos edades, dos nacionalidades, dos épocas, migraciones y aprendizajes de vida.
El café Cuba Libro ha distribuido donaciones y ayudas a personas vulnerables durante la pandemia.
A Mirta Yáñez la encumbra la narrativa, la poesía, el ensayo, la escritura para niños, el feminismo y la docencia literaria cubana de los últimos 40 años.
La lectura no es tan difícil de promover. Es posible enseñar a las niñas y niños la belleza de los libros, incluida la de los libros feos.
Le he puesto Vagabunda a esta columna porque un nombre tenía que tener. Vagabunda puede tener varias interpretaciones, yo me identifico con todas, pero si elegí este nombre es por Sin techo ni ley (1985), de la cineasta belga-francesa Agnès Varda
“Compartimos libros que ya no usamos, que ya leímos. Muchos se cuestionan cómo dejar un libro abandonado sin saber qué va a suceder con él. No todos entienden que poco importa quien tome el libro, lo importante es buscar una forma distinta para promocionar la lectura y que las personas se involucren”.
Claustrofobia: miedo irracional y enfermizo a estar en un espacio cerrado. /Proyecto santiaguero que promueve a la literatura y a los autores cubanos/ Ver además, Yunier Riquenes y Nasquicet Domínguez.
¿Quién sabe qué ha pasado con los libros?
La editorial La Maleza se centra en dar visibilidad a autores censurados por la política editorial del país. “Una vez impresos, los libros se reparten de forma gratuita en aras de generar un diálogo con los lectores”, explica el artista visual Julio Llópiz-Casal.
La revista Cuban Studies rinde homenaje a Víctor Batista Falla, gran cubano y editor exiliado, cuyo epitafio podría ser: “por sus libros lo conoceréis”.
Dos veces en la semana, el profesor Julio Fernández Estrada nos lee textos de la literatura universal.
Mayra Navarro vivía y moría para narrar. Por narrar. Narrando. Y era, en Cuba, lo más cercano a una cuentera de cuenteros.
No es fácil sobrevivir en Cuba. Uno tiene que exprimirle el quilo a todo. Este autor, al igual que Mario Conde —el persojae de Leonardo Padura—, se ha visto en el afanoso trapicheo de la compraventa de libros.
Lo de Fausto es la literatura, pero prefiere, actualmente, ser músico. No escritor. El mundo de la música es más activo y masivo que el mundo literario.
Aun arde en las manos del Tiza el niño cadáver al fondo de su cueva, en las vísceras de su loma, a un costado de su ciudad: Nueva Gerona
A sus 7 años mi hija es una lectora minuciosa de Mafalda. Cuando no entiende algún chiste, viene a mí.
Lecturas… comenzó con los audios que el profesor Julio A. Fernández seleccionaba a partir de obras de la literatura cubana y universal. Hasta el 23 de mayo habían participado en el espacio 20 colaboradores, tú también puedes formar parte de esta comunidad.
Como no vivimos solo de memes y la cuarentena invita a revisar nuestras bibliotecas personales, le traemos recomendaciones humorísticas. Todas producidas en Cuba y por nacidos acá.
Ana Andrea Cairo Ballester (1949-2019) es un nombre cuya traducción al lenguaje intelectual significa Historia y Literatura, aunque en cubano antiguo puede leerse también como Resistencia y Cimarronaje.
“Siento que La Habana y yo llegamos al final de algo. Por lo pronto, lo único claro es que queda mucho cine por delante.”, segunda entrega de la columna Vagabunda, de Mónica Baró.
No veo nada de malo en que la sociedad se desnude; pero sí me resulta alarmante que ya los instigadores de la lectura no encuentren métodos posibles para lograr que las personas se detengan ante un lomo. No obstante, para si a alguien se le ocurre acá van diez libros que bien valdría la pena leerse en cueros.
Recién graduada en Letras y llena de conocimientos para dar, decidí, como tantos jóvenes de “provincia”, probar suerte en la capital. Mi caso era distinto a muchas personas, no me fui por razones económicas; pues Morón, la ciudad donde vivo, es, lo que se dice, un “polo turístico”. Me fui como tantos otros jóvenes profesionales, a buscar opciones, caminos.
A Yosie Crespo la poesía le nace en inglés pero la escribe en español
En Ediciones Áncoras, editorial de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) de la Isla de la Juventud , se habla en términos de anterior y posterior a Daniel Zayas