participación

El ordenamiento constitucional consagra diversas formas de participación directa de la ciudadanía en el ejercicio de poder: la participación en elecciones periódicas y referendos populares (art. 131) y en la iniciativa legislativa (art. 88). A la par, aquí considero otro canal de participación directa: el ejercicio de derechos. Las elecciones garantizan un acceso regularizado, con transparencia, celeridad y probidad a la integración del Estado. Sus resultados se entienden como indicadores del consenso político en torno al proceso revolucionario. El sistema electoral, sin embargo, no define en específico los programas de gobierno. Por su parte, el referendo popular y la iniciativa legislativa (la promovida por un número de ciudadanos) no se han empleado desde 1976 como mecanismos de participación directa. Actualmente, solo la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) puede activar referendos legislativos o ejecutivos y, también, es la única que puede promover el referendo constitucional. Aquí encontrarás historias relacionadas con la participación activa o no de los ciudadanos cubanos y su vinculación directa con la transformación de la sociedad.
Tras conocer los resultados preliminares de las votaciones del 26 de marzo de 2023, el Gobierno cubano comenzó a utilizar la etiqueta #CubaGanó para referirse a un supuesto apoyo mayoritario. Pero, ¿fueron los resultados realmente una victoria?
Las cifras oficiales sobre la participación de los ciudadanos en elecciones confirman el deterioro de la legitimidad del régimen político en Cuba.
¿Qué funciones cumple la participación política institucionalizada en un régimen político con sistema de partido único? El jurista Raudiel Peña expone cuáles son esas funciones y cómo se comportan en el caso cubano.
Las recientes votaciones en Cuba han demostrado que la participación popular en los comicios continúa en descenso.
El Partido Comunista de Cuba (PCC) sí interviene (y además, controla) en cada nivel del proceso electoral del país; aunque desde la regencia gubernamental lo nieguen.
En Cuba no hay elecciones, sino votaciones en las que la libertad del electorado alcanza solo para decidir si ratifica o no las decisiones y propuestas que han hecho, con anterioridad, quienes administran el Gobierno.
¿Cómo opera el sistema mediático cubano bajo la propiedad férrea del Departamento Ideológico del Partido?
Este primero de julio murió a los 62 años uno de los hombres de confianza de Raúl Castro y presidente ejecutivo de Gaesa, grupo empresarial que controla buena parte de la economía cubana.
Los políticos cubanos no solo no pueden ser juzgados, sino que ni siquiera pueden ser cuestionados públicamente. Una ideología en el poder al servicio de ese poder termina por producir delirios que recurrirían a la exhibición de actitudes de burla, cinismo y frivolidad.
Durante 2021, a pesar (y debido) de la pandemia de COVID-19, la sociedad civil cubana vivió y protagonizó hitos significativos de participación y protesta ciudadana. Articulaciones de diversa índole se suscitaron en todo el territorio nacional para mostrar descontento y desacuerdo con políticas y manejos estatales.
La designación de López-Calleja como diputado responde a las lógicas de empoderamiento público de los más altos funcionarios en Cuba; nada nuevo o inesperado.
El signo de la continuidad y el repaso histórico ocuparon el discurso de clausura del Congreso del Partido Comunista de Cuba, pronunciado por su nuevo primer secretario, Miguel Díaz-Canel. El presidente cubano asegura que la generación histórica puede «afirmar que la Revolución no termina con ella».
Las autoridades cubanas informaron a Carolina Barrero que el proceso penal abierto bajo el supuesto delito de «clandestinidad de impresos» había sido archivado. Anunciaban así que no continuarían con la investigación y que se eliminarían los efectos de todas las acciones legales tomadas en su contra.
Las ONG no serán jamás corporaciones o sociedades mercantiles. Cuando un proyecto legislativo les da este calificativo está incurriendo en una tautología evidente. Las asociaciones son las que constituyen la forma jurídica de organizarse y manifestarse, eso que ha dado en llamarse organizaciones no gubernamentales.
En un escenario como el cubano, en el que muchos parecen agotados por la presencia desmedida del Estado por más de 60 años, es oportuno recordar que las limitaciones al actuar privado son tan antiguas como el derecho romano que nos sirve de presupuesto histórico y científico.
Luego de la intervención policial a la fuerza en la sede del Movimiento San Isidro, en La Habana Vieja, la noche de este 26 de noviembre, artistas e intelectuales cubanos comenzaron a reunirse ante el edificio del Ministerio de Cultura (Mincult), en La Habana, para exigir diálogo y respeto a la libertad de expresión. 
Llevar alimentos más variados y nutritivos a la mesa, o no, tributa directamente a la calidad de la sociedad que los produce o los importa, según sea el caso. Este es un asunto con muchas deudas en la Isla.
La COVID-19, como discurso macro, enfrentó a la utopía y a la distopía. Como imperativo, exige volver a la pregunta ¿qué país queremos? Aprovechemos la recuperación para hablar menos de la COVID-19, y más de la política en Cuba.
La iniciativa legislativa popular es una herramienta legal que permite a un número de ciudadanos determinados en Ley -en el caso cubano 10 mil- impulsar la discusión y votación en el Parlamento de un Proyecto de Ley.
La discusión sobre las diferencias entre el pluripartidismo y el pluralismo político sigue vigente. El autor defiende que es posible el pluralismo aun sin la existencia de pluripartidismo en Cuba.
A falta de sondeos de opinión públicos o encuestas a boca de urna, una pequeña encuesta que realizamos a 90 cubanos puede ofrecer algunas señales sobre qué está influyendo en el voto popular.
Las experiencias, anécdotas y reflexiones sobrevenidas luego del tornado, al tiempo que están llenas de escombros, dramas y virtudes humanas, recuperación y solidaridad, nos invitan a leer con hondura y discernimiento a Cuba, su sociedad, su gente y las maneras de hacer política.
Es un hecho. La sala Kid Chocolate ha desaparecido. Ubicada en un espacio preferencial, justo frente el Capitolio de La Habana, la instalación deportiva perdió el pulso contra el afán de convertir La Habana Vieja en una galería de tiendas y hoteles lujosos.
En el Forum “Rebirth”/Tercer Paraíso se discutió sobre educación agroalimentaria y medioambiental en la sociedad cubana; y se trazaron geografías para la transformación.
Aunque el Decreto Ley 349 llegó en el silencio que muchas veces acompaña a la Gaceta Oficial, intensos debates ha generado en distintos espacios este documento que busca regular de manera explícita la política cultural del país.

participación

El ordenamiento constitucional consagra diversas formas de participación directa de la ciudadanía en el ejercicio de poder: la participación en elecciones periódicas y referendos populares (art. 131) y en la iniciativa legislativa (art. 88). A la par, aquí considero otro canal de participación directa: el ejercicio de derechos. Las elecciones garantizan un acceso regularizado, con transparencia, celeridad y probidad a la integración del Estado. Sus resultados se entienden como indicadores del consenso político en torno al proceso revolucionario. El sistema electoral, sin embargo, no define en específico los programas de gobierno. Por su parte, el referendo popular y la iniciativa legislativa (la promovida por un número de ciudadanos) no se han empleado desde 1976 como mecanismos de participación directa. Actualmente, solo la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) puede activar referendos legislativos o ejecutivos y, también, es la única que puede promover el referendo constitucional. Aquí encontrarás historias relacionadas con la participación activa o no de los ciudadanos cubanos y su vinculación directa con la transformación de la sociedad.

elecciones cuba carteles propaganda
Tras conocer los resultados preliminares de las votaciones del 26 de marzo de 2023, el Gobierno cubano comenzó a utilizar la etiqueta #CubaGanó para referirse a un supuesto apoyo mayoritario. Pero, ¿fueron los resultados realmente una victoria?
Las cifras oficiales sobre la participación de los ciudadanos en elecciones confirman el deterioro de la legitimidad del régimen político en Cuba.
El Partido Comunista de Cuba (PCC) sí interviene (y además, controla) en cada nivel del proceso electoral del país; aunque desde la regencia gubernamental lo nieguen.
Este primero de julio murió a los 62 años uno de los hombres de confianza de Raúl Castro y presidente ejecutivo de Gaesa, grupo empresarial que controla buena parte de la economía cubana.
La designación de López-Calleja como diputado responde a las lógicas de empoderamiento público de los más altos funcionarios en Cuba; nada nuevo o inesperado.
Las ONG no serán jamás corporaciones o sociedades mercantiles. Cuando un proyecto legislativo les da este calificativo está incurriendo en una tautología evidente. Las asociaciones son las que constituyen la forma jurídica de organizarse y manifestarse, eso que ha dado en llamarse organizaciones no gubernamentales.
Llevar alimentos más variados y nutritivos a la mesa, o no, tributa directamente a la calidad de la sociedad que los produce o los importa, según sea el caso. Este es un asunto con muchas deudas en la Isla.
La discusión sobre las diferencias entre el pluripartidismo y el pluralismo político sigue vigente. El autor defiende que es posible el pluralismo aun sin la existencia de pluripartidismo en Cuba.
Es un hecho. La sala Kid Chocolate ha desaparecido. Ubicada en un espacio preferencial, justo frente el Capitolio de La Habana, la instalación deportiva perdió el pulso contra el afán de convertir La Habana Vieja en una galería de tiendas y hoteles lujosos.
¿Qué funciones cumple la participación política institucionalizada en un régimen político con sistema de partido único? El jurista Raudiel Peña expone cuáles son esas funciones y cómo se comportan en el caso cubano.
En Cuba no hay elecciones, sino votaciones en las que la libertad del electorado alcanza solo para decidir si ratifica o no las decisiones y propuestas que han hecho, con anterioridad, quienes administran el Gobierno.
Los políticos cubanos no solo no pueden ser juzgados, sino que ni siquiera pueden ser cuestionados públicamente. Una ideología en el poder al servicio de ese poder termina por producir delirios que recurrirían a la exhibición de actitudes de burla, cinismo y frivolidad.
El signo de la continuidad y el repaso histórico ocuparon el discurso de clausura del Congreso del Partido Comunista de Cuba, pronunciado por su nuevo primer secretario, Miguel Díaz-Canel. El presidente cubano asegura que la generación histórica puede «afirmar que la Revolución no termina con ella».
En un escenario como el cubano, en el que muchos parecen agotados por la presencia desmedida del Estado por más de 60 años, es oportuno recordar que las limitaciones al actuar privado son tan antiguas como el derecho romano que nos sirve de presupuesto histórico y científico.
La COVID-19, como discurso macro, enfrentó a la utopía y a la distopía. Como imperativo, exige volver a la pregunta ¿qué país queremos? Aprovechemos la recuperación para hablar menos de la COVID-19, y más de la política en Cuba.
A falta de sondeos de opinión públicos o encuestas a boca de urna, una pequeña encuesta que realizamos a 90 cubanos puede ofrecer algunas señales sobre qué está influyendo en el voto popular.
En el Forum “Rebirth”/Tercer Paraíso se discutió sobre educación agroalimentaria y medioambiental en la sociedad cubana; y se trazaron geografías para la transformación.
Las recientes votaciones en Cuba han demostrado que la participación popular en los comicios continúa en descenso.
¿Cómo opera el sistema mediático cubano bajo la propiedad férrea del Departamento Ideológico del Partido?
Durante 2021, a pesar (y debido) de la pandemia de COVID-19, la sociedad civil cubana vivió y protagonizó hitos significativos de participación y protesta ciudadana. Articulaciones de diversa índole se suscitaron en todo el territorio nacional para mostrar descontento y desacuerdo con políticas y manejos estatales.
Las autoridades cubanas informaron a Carolina Barrero que el proceso penal abierto bajo el supuesto delito de «clandestinidad de impresos» había sido archivado. Anunciaban así que no continuarían con la investigación y que se eliminarían los efectos de todas las acciones legales tomadas en su contra.
Luego de la intervención policial a la fuerza en la sede del Movimiento San Isidro, en La Habana Vieja, la noche de este 26 de noviembre, artistas e intelectuales cubanos comenzaron a reunirse ante el edificio del Ministerio de Cultura (Mincult), en La Habana, para exigir diálogo y respeto a la libertad de expresión. 
La iniciativa legislativa popular es una herramienta legal que permite a un número de ciudadanos determinados en Ley -en el caso cubano 10 mil- impulsar la discusión y votación en el Parlamento de un Proyecto de Ley.
Las experiencias, anécdotas y reflexiones sobrevenidas luego del tornado, al tiempo que están llenas de escombros, dramas y virtudes humanas, recuperación y solidaridad, nos invitan a leer con hondura y discernimiento a Cuba, su sociedad, su gente y las maneras de hacer política.
Aunque el Decreto Ley 349 llegó en el silencio que muchas veces acompaña a la Gaceta Oficial, intensos debates ha generado en distintos espacios este documento que busca regular de manera explícita la política cultural del país.
bell-notification

No te pierdas nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

No te pierdas
nuestras novedades

Suscríbete a las notificaciones y entérate al instante de todo lo que tenemos para ti: breaking news, alertas de mercado, transmisiones en vivo ¡y más!

bell-notification